Telesecretarias

Asistente Virtual, una profesión en auge. 5 asistentes virtuales te cuentan por qué se convirtieron en AV y cómo es su trabajo

El mundo digital, el avance de la tecnología y los cambios en el mundo laboral ha causado cambios sustanciales en los intereses  y oportunidades profesionales de las persona.

Ese puesto de trabajo “estable” de antes al que aspiraban muchas personas, ha dejado de existir y no queda otra que buscarse la vida.

Hoy es más fácil que nunca, reinventarnos en una profesión nueva, totalmente diferente a lo que veníamos haciendo hasta ahora, que nos permita ganarnos la vida pero también disfrutar de nuestro día a día.

Este artículo de Antonio G. de Inteligencia viajera aporta unos datos muy relevantes  e interesantísimos sobre la realidad que vivimos, el nuevo paradigma laboral,  el nomadismo digital, los nuevos mercados laborales y los empleos emergentes o profesiones del futuro.

En el artículo también te habla del aumento de profesionales independientes y que las razones por las que esto ocurre son básicamente 10:

  1. Ser mi propio jefe
  2. Flexibilidad laboral
  3. Independencia geográfica para desarrollar el trabajo
  4. Escoger mis propios proyectos
  5. Tener un horario de trabajo que me permita disfrutar de mis otras pasiones
  6. Independencia financiera
  7. Encontrar mi propósito o trabajar en mi pasión
  8. Ser independiente de una oficina
  9. Pasar más tiempo con mi familia

La mayoría de emprendedores desean poder trabajar desde cualquier sitio y organizar su jornada como quieran.

El perfil de emprendedor que tiene un negocio unipersonal basado en su conocimiento y experiencia y le permite trabajar desde donde quiere, ha sido denominado knowmada digital.

Para que un profesional independiente o un negocio inicialmente unipersonal pueda conseguir todo lo anterior,  debe ser consciente que para hacer crecer su negocio digital, tarde o temprano necesitará delegar tareasDelegar tareas lleva un proceso que muchos emprendedores desconocen y es algo que puede marcar un antes y un después en la vida y el negocio de un emprendedor digital.

Muchos knowmadas digitales que actualmente dirigen negocios digitales de éxito lo saben. Poco a poco se han ido rodeando de un equipo con personas con diferentes perfiles y entre ellos, una figura importante es la del  asistente virtual.

Como dicen Isa y Juanmi, un asistente virtual es la navaja suiza que todo emprendedor online necesita.

5 Asistentes Virtuales te cuentan cómo es su trabajo

Con el fin de que conozcas un poco mejor esta profesión en auge, he hablado con varios emprendedores que trabajan de asistente virtual y les he hecho 4 preguntas cuyas respuestas pueden servirte de inspiración.

  1. ¿Por qué decidiste hacerte asistente virtual?
  2. ¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV?
  3. ¿Qué importancia le das a la comunicación con el knowmad y qué experiencia has tenido al respecto?
  4. ¿Qué te aporta en tu vida personal y profesional ser asistente virtual?

Esther Rodríguez

Canaria de sangre, madrileña de adopción durante 11 años, y aspirante a nómada digital. Di un giro radical a mi vida cambiando el asfalto y la oficina por los viajes y la isla hace 6 meses.

Experta en comunicación audiovisual con experiencia en social media, gestión de proyectos, y publicidad online.
Integrante del equipo Inteligencia Viajera.

¿Por qué decidiste hacerte asistente virtual? 

No es una pregunta fácil. Ha sido un proceso largo.

Cuando tenía 6 años no iba diciendo en el cole “ey, yo de mayor asistente virtual, ¿eh?”. No, la verdad es que no. De hecho creo que mis dos opciones favoritas eran ser maestra, y tener un puesto de perritos calientes.

Cuando terminé el instituto me sumergí como otros tantos en ese adorable proceso de búsqueda de carreras y universidades (en esa época, como sigue pasando en muchos casos hoy día, era lo que debías hacer si querías proyectar éxito).

Estudié Comunicación Audiovisual y tras varios saltos acabé en una agencia de publicidad online.

Allí desempeñé distintas tareas y puestos, y desde ese momento tuve muy clara una cosa: me gustaba ser un todoterreno.

Disfrutaba dedicándome a tareas distintas, sabiendo hacer un poco de todo, toqueteando por aquí y por allá sin especializarme ni encasillarme demasiado.

Conforme fue pasando el tiempo empecé a tener otros intereses y motivaciones. Quería contar con más flexibilidad horaria, tener más tiempo para encontrarme a mí misma, vivir un poco más la vida, y ganar mayor libertad geográfica para viajar y estar más con la familia.

Empecé a investigar caminos con la ayuda de Ángel Alegre y descubrí que la blogosfera y la asistencia virtual podrían ser perfectos para mí.

No sólo podía ofrecerme toda esa libertad y flexibilidad que buscaba, sino que se movía en un entorno profesional que me gustaba y en el que sabía que podía sentirme cómoda y crecer.

Mientras iba haciendo mis pinitos y afianzando un poco mi decisión, Ángel publicó el curso para Asistentes a Knowmadas de Mamen Pérez, en el que ofrecían unas prácticas y una posible plaza para nada más y nada menos que Antonio G, mi otro referente.

Me metí de cabeza. 

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV? 

Lo mejor para mí sin duda es la libertad, la flexibilidad y todo el potencial que esconde.

Libertad y flexibilidad porque puedo gestionar mi propio tiempo sin importar mi localización, teniendo las jornadas que decida en los días de la semana que quiera, y sin trabajar más de 100 horas al mes.

Potencial personal y profesional porque te ofrece un abanico inmenso de opciones para crecer personal y profesionalmente.

Lo que más me ha interesado siempre en mis trabajos es aprender y crecer. Estar alrededor de personas que tienen tanto que enseñar y tantas ganas de transmitir es un auténtico regalo.

Lo peor en mi caso puede ser el arranque del aprendizaje en algunas tareas que nunca había llevado a cabo, y los cambios de organización y comunicación.

Llevo mucho más tiempo trabajando en empresas tradicionales que de forma independiente, por lo que tengo que mejorar mi organización y comunicación en remoto. Esta última parte quizá es la más complicada. 

¿Qué importancia le das a la comunicación con el knowmad y qué experiencia has tenido al respecto? 

Para mí es lo más importante. Sin comunicación “apaga y vámonos”.

Al trabajar en proyectos muy personales, llevando a cabo tareas que no suelen ser estándar, la comunicación es un must.

Mi experiencia hasta el momento es realmente buena. En mi caso tengo la suerte de tratar con un knowmad de lo más directo, y sinceramente esto es de agradecer.

Quiero que me digan cuándo mi trabajo está bien hecho, cuándo está mal, y qué se espera de mí.

Me gusta que me involucren en las ideas de los proyectos, y que también tengan en cuenta mis motivaciones y mis inquietudes, así que no puedo quejarme ya que tengo la suerte de contar con todo esto.

Durante mucho tiempo trabajé con un responsable que decía que el éxito o el fracaso de muchas de las cosas que desarrollábamos estaba en la comunicación. Cada día que pasa estoy más de acuerdo. 

¿Qué te aporta en tu vida personal y profesional ser asistente virtual?

Me permite vivir la vida que quiero vivir. Me aporta libertad, tiempo, movilidad.

Hablando de hechos, me ha aportado volver a casa y estar más cerca de la familia tras once años fuera.

Me ha permitido satisfacer las ansias de viajar más. En los últimos dos meses he conocido cuatro nuevos países de una forma totalmente diferente, desde dentro, mientras generaba ingresos.

Cada día que pasa me hace crecer un poco más profesional y personalmente. Todos los días aprendo algo nuevo, conozco una nueva historia que me sigue impulsando a vivir una vida más cerca de los valores y las motivaciones que persigo.

Mamen Pérez

Convertirse en asistente virtual le ayudó a salir de sus bloqueos y comenzó un apasionante viaje. Es creadora de colaboracionknowmada.com  desde donde ayuda a otras personas a reinventarse como asistente virtual sin perder el equilibrio. Es también creadora del curso online equipoknowmada, el primer curso sobre asistencia virtual y autoconocimiento.

¿Por qué decidiste hacerte asistente virtual?

Decidí convertirme en asistente virtual porque llevaba tres años con mi proyecto propio en Internet y no terminaba de arrancar.

Me encontraba en un momento de crisis profesional y con un gran vacío creativo cuando se me presentó la oportunidad de incorporarme al equipo de Antonio G. de Inteligencia Viajera.

Comenzar a trabajar y aprender de un proyecto como este, supuso un gran cambio de rumbo profesional y me devolvió el foco y la motivación que necesitaba. 

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV?

Lo mejor es formar parte de esta nueva mentalidad knowmada con la que conecto el 100%. Trabajar con personas con un mismo concepto del trabajo es fantástico.

Podría citar muchísimas cosas buenas: la flexibilidad, la cooperación, la ausencia de jerarquías, las ganas de aportar valor y dar un sentido a lo que hacemos más allá del dinero, la posibilidad de ayudar a otros y de explorar cada día temáticas que nos hacen disfrutar.

Lo peor es el estrés, que viene cuando no tienes determinadas cosas claras.

Si quieres ser asistente virtual y trabajar en un entorno cambiante e innovador como este, es necesario que trabajes a fondo tus creencias limitantes, tu autoconocimiento, y tu capacidad organizativa.

La confianza en una misma es fundamental para poner en valor tu tiempo en un perfil profesional en el que, al menos sin combinar con otro cosa, sólo ganas dinero cuando estás ante la pantalla.

Esto, en ocasiones, choca con el concepto de lifestyle de los knowmadas pero puede compensarse con acciones como las siguientes:

  • Poner un precio justo a tus servicios.
  • Comunicarse con asertividad y eficacia con tus clientes.
  • Convertir una buena organización y la semi automatización en tus aliadas.
  • Ser muy constante con hábitos como una buena alimentación, el movimiento, la autoescucha, meditación y tiempo de ocio.
  • Desarrollando otras fuentes de ingreso alternativas.

¿Qué  te aporta en tu vida personal y profesional ser asistente virtual?

Ser asistente virtual me ha hecho aprender y mejorar mucho en asignaturas que tenía pendientes desde hace mucho, por ejemplo:

  • Confiar más en mi misma y valorar mi trabajo.
  • Aprender a decir no.
  • Revisar mis conceptos sobre el éxito o el fracaso.
  • Mejorar muchísimo mi manera de organizarme.
  • Cuidar más mi salud y mis emociones para compensar las horas ante la pantalla.
  • Salir de mi “cueva” y conocer a mucha gente muy interesante, creando relaciones sólidas con ellas.
  • Poner en valor y reciclar mis habilidades y talentos.
  • Más estabilidad económica.
  • Ayudar a más personas a lograr lo mismo, fundando mi propia escuela de asistentes.
  • Buscar la manera de emprender de un modo equilibrado.

Maggie Rojano

Maggie es una madrileña trotamundos es creadora de soysocialmaggie.com. Después de varios años de su vida trabajando en empresas tradicionales, un día dijo adiós al trabajo que realizaba entre cuatro paredes y desde entonces defiende intensamente la idea de que todos deberíamos dedicar las mejores horas del día a una labor que nos haga felices.

Ha combinado su profesión y este nuevo y apasionante paradigma laboral y ahora tiene como misión ayudar a emprendedores digitales knowmads a hacer crecer su proyecto mediante estrategias de social media.

¿Por qué decidiste hacerte Asistente Virtual?

Decidí empezar a trabajar como Asistente Virtual para reinventarme laboralmente. Aunque a día de hoy también tengo mi propio proyecto y trabajo mi marca personal, la Asistencia Virtual me permitió salir de la oficina y empezar una andadura más alineada con mis valores y con las nuevas tendencias en el mundo laboral.

Llevaba ya años trabajando por cuenta ajena y algo dentro de mi cada vez gritaba más fuerte “¡¡¡esta forma de trabajar ya no tiene sentido!!!!”. Hacía un trabajo digital bajo un montón de normas absurdas propias del siglo pasado.

Estaba tan segura de que las empresas tradicionales se iban a ir a la mierda en el nuevo paradigma laboral que comencé a leer libros y blogs sobre reinvención y transformación digital. Todo mi foco se fijó hacia una misma dirección y empecé a fijarme en la necesidad que estaba empezando a surgir entre los bloggers knowmadas:

  • Vivían muy bien de su blog
  • La vida no les daba para más ya que estaban solos haciendo mil tareas
  • Necesitaban delegar o su destino sería morir (de éxito o de un ataque de estrés)

Semanas después de darle vueltas a esta idea ¡zas! uno de los bloggers que más leía entonces empezó a buscar Asistente Virtual, lo que me hizo creer aún más en que este era el momento de buscar trabajo como AV.

Meses más tarde empecé a trabajar con una de mis bloggers favoritas, ¡a las 3 semanas dejé mi trabajo!

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV?

Lo mejor es poder trabajar desde donde quieres y en proyectos que te encantan, ya que eres tú quién eliges en qué sector trabajar.

Lo peor sin duda es la gestión del estrés, el miedo a hacerlo mal o la sensación de tener siempre hay algo que hacer debido a las millones de tareas que surgen de un negocio online.

Pero con una buena comunicación entre ambas partes y bien enfocado, este trabajo creo que es uno de que tendrán más demanda en la próxima década.

¿Qué importancia le das a la comunicación con el knowmad y qué experiencia has tenido al respecto?

La comunicación con el knowmad es TODO. Sin comunicación este trabajo no puede salir bien. Más bien diría que sin una buena relación entre Knowmad y Asistente, este trabajo no tiene razón de ser.

Piensa que tú te conviertes de la noche a la mañana en su “mano derecha virtual” y tienes que conocer perfectamente su proyecto, la filosofía del mismo, la personalidad del knowmad que está detrás, todas las tareas que hay entre bambalinas… ¿Cómo sacar eso adelante si ambas partes no tienen buena relación y se comunican a diario? Simplemente imposible.

También pienso que tiene que haber unas “normas” a la hora de comunicarse, que ambos establezcan para que el Asistente no tenga la sensación perpetua de “estar al servicio de”.

Por poner algunos ejemplos: “La comunicación se hará mediante el email”, “Whatsapp solo para algo rápido que se pueda resolver en menos de dos minutos”, “Nunca habrá emails más tarde de las 20.00 ni los fines de semana a no ser que sea una urgencia”. Supongo que cada tándem knowmad-AV tendrá sus propias normas, y eso es lo bueno, que el trabajo y la forma de hacerlo se adapte a ambos.

Reconozco que mi experiencia ha sido maravillosa y considero que he tenido mucha suerte, he estado desde febrero de 2017 trabajando con Cintia Castelló de cintiasloveinaction.com y no puedo estar más contenta y agradecida por ello.

¿Qué te aporta en tu vida personal y profesional ser Asistente Virtual?

En mi caso particular, desde muy pronto tuve claro que quería emprender así que no he dedicado el 100% de mis horas a la AV. Pero me ha aportado experiencia y herramientas para desenvolverme mejor en el mundo del emprendimiento online.

A día de hoy me dedico a diseñar estrategias de Social Media Marketing y a crear e implementar campañas de publicidad online en Redes Sociales (sobre todo Facebook e Instagram), en soysocialmaggie.com

Apoyo la AV y animo a todas aquellas personas que trabajen en oficina y les guste su trabajo, a que se formen como Asistentes Virtuales, ya que tendrán todo lo bueno de un trabajo de oficina y todo lo bueno de ser autónomo: trabajar desde donde quieres, en proyectos que te encantan. ¿Qué más se puede pedir?

Mar bravo

Mar es una apasionada de las nuevas tecnologías. En el 2014 creó Innova Assitant, desde donde ayuda a dueños de negocio a disfrutar  del lifestyle que siempre habían querido, a través de sus servicios como asistente virtual.

 

¿Por qué decidiste hacerte asistente virtual?

En 2014 fue un año muy difícil para todos, ya que estábamos en plena crisis económica, y para mí no fue una excepción.

Trabajaba en un estudio de Diseño Gráfico y Comunicación, y junto con dirección gestionaba todas las áreas de la empresa. Cada vez había menos trabajo y me aburría mucho, así que tomé una gran decisión: dejar mi trabajo. No fue una decisión fácil y mi entorno tampoco estaba conmigo, pero decidí no hacer caso de esa voz interna que todos llevamos dentro ni de las negativas de mi entorno, y monté mi propia empresa de asistente virtual.

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV?

Lo mejor de ser AV, son mis propios clientes. Soy una persona que necesito estar en constante aprendizaje y con retos, y ellos no dejan de aportarme lo que necesito. Además, es una satisfacción muy grande cuando ves que ellos crecen y tú, junto a ellos.

Ahora que tengo mi propio equipo de asistentes virtuales aún es más satisfactorio porque realizando todo eso en equipo, es lo ¡más!

Lo peor, cuando llega un cliente que no tiene ninguna organización en su empresa y no sabe delegar pero tampoco se deja a que le podamos ayudar, entonces esa situación te arrastra a una estar en una constante sensación de descontrol: quieres hacerlo lo mejor posible pero no tienes las herramientas, esas situaciones me producen mucho estrés personal.

¿Qué importancia le das a la comunicación con el knowmad y qué experiencia has tenido al respecto?

Lo más difícil de la comunicación con un knowmad (o trabajadores del conocimiento) quizás son los horarios, ya que son profesiones que están conectados las 24h, entonces delimitar los tiempos de descanso son difíciles.

Son empresas que su organización es horizontal, y aunque cada miembro del equipo sepa sus funciones, todos están informados de hacia donde va la empresa y te sientes partícipe de ella. Es una manera colaborativa de trabajar que me siento muy cómoda y disfruto mucho aportando valor.

¿Qué te aporta en tu vida personal y profesional ser asistente virtual?

A nivel personal ser Asistente Virtual me aporta muchas satisfacciones, como te decía, cuando ves un logro de un cliente que hemos estado trabajando en ello codo con codo, es un logro tuyo también y esa sensación es indescriptible.

Yo a nivel personal necesito estar en constante formación y crecimiento personal, y esta profesión me lo da 100%.

¡Y además no te puedes imaginar lo que me divierto siendo AV! Cuando lo analizo veo que en lo profesional, no puedo pedir nada más.

Laura

Laura  no es asistente virtual pero sabe mucho de esto. Hace tiempo eligió vivir su propia vida y cometió la gran y apasionante locura de emprender. Creó Healthy Freedom  desde donde ayuda a mujeres  a emprender.

Sabe muy bien lo que supone tener un negocio online y por eso ha reunido a expertas en temas de emprendimiento online   y juntas forman el equipo de Asistente Virtual para Emprendedoras.

 

¿Qué cualidades y aptitudes debe tener una persona para trabajar de AV?

Podría decir un montón pero si soy sincera las dos cualidades principales que busqué cuando formé el equipo de asistentes virtuales fueron:

1) La buena disposición. Se nota cuando a una persona le apasiona su trabajo y lo hace con gusto. Al final todo cuenta y acaba repercutiendo en el resultado del servicio que se ofrece, a veces es lo que marca la diferencia.

2) La organización y la comunicación. Lo normal es trabajar en varios proyectos a la vez y muchas veces con diferentes miembros del equipo que no necesariamente tienen la misma zona horaria. Por lo que, para garantizar un buen flujo de trabajo es muy importante que el asistente tenga una comunicación fluida y sea una persona muy organizada.

 ¿En qué beneficia un AV aún negocio digital?

Una asistente virtual es literalmente tener un par de manos extra para realizar las tareas que un negocio requiere.

En el mundo ideal el empresario debería centrarse solo en las tareas principales de su negocio, las que generan valor. Pero muchas veces resulta costoso contratar a una persona fija. Un asistente virtual puede resultar muy beneficioso ya que te aporta:

1) Tener la flexibilidad de contar con ese apoyo cuando lo necesitas, sin necesidad de incurrir en gastos fijos que supondría un empleado. Por ejemplo, hay clientes que deciden beneficiarse de los servicios de un asistente virtual cuando existen picos altos, otros que los necesitan semanalmente pero solo unas horas y otros que lo necesitan diariamente y varias horas.

2) Productividad y tiempo: tener una persona experta te ahorra tiempo (y también estrés). Además de ser más eficiente, el resultado también es más profesional.

3) Rentabilidad: es más rentable centrar tu energía en actividades que generan valor en lugar de querer hacerlo todo y retrasar el proceso.

4) Conocimiento: una AV te ayuda a implementar lo que necesitas para mejorar tu negocio. Porque… es imposible saberlo todo.

 ¿Que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un AV?

Lo primero es ver si la persona tiene los conocimientos específicos para desarrollar las tareas que tú necesitas delegar. Aunque todos sean asistente virtual cada uno tiene sus conocimientos y habilidades concretas. Por ejemplo, hay perfiles más técnicos y otros que son más administrativos, por eso es importante tener claro qué tareas son las que vas a necesitar delegar y qué conocimientos requieren antes de encontrar al asistente virtual perfecto.

Lo segundo es que haya buen feeling. Al final es una persona con la que vas a trabajar, la comunicación y el entendimiento tienen que fluir para que todo salga bien y esto es mucho más fácil cuando hay ese feeling y entendimiento muto.

La profesionalidad y la experiencia también son puntos importantes a valorar. Conocer su método de trabajo y el perfil de personas con las que ha trabajado con anterioridad te puede dar ciertas pistas para saber si es la persona adecuada para ti.

Marián Picazo

Marián juntó su experiencia en atención al cliente, organización de eventos y reuniones,  con su deseo de hacer cambios en su vida y se convirtió en asistente virtual.

Ahora ayuda a responsables de negocio a optimizar su tiempo, planificar eficazmente sus tareas y que puedan delegar para avanzar en su negocio.

Es creadora de marianpicazo.com

¿Por​ ​qué​ ​decidiste​ ​hacerte​ ​asistente​ ​virtual?

Decidí embarcarme en el mundo digital hace poco tiempo. Cada día empleaba 3 horas para desplazarme hasta un lugar físico y desarrollaba un trabajo que podía realizar desde mi casa. Además, tengo dos hijas pequeñas, que aún dependen bastante de mí, y necesitaba plantearme un trabajo que pudiese gestionar desde cualquier lugar. Lo único que necesitaba era un dispositivo portátil y conexión a internet. Otro hándicap eran las vacaciones escolares, que no siempre coinciden con la de los adultos. Me gusta mi trabajo, ayudo a personas a que se sientan felices con lo que hacen gracias a que tienen un soporte en el que pueden delegar tareas y sentirse confiados teniendo todo bajo control.

¿Qué​ ​es​ ​lo​ ​mejor​ ​y​ ​lo​ ​peor​ ​de​ ​tu​ ​trabajo​ ​como​ ​AV?

Lo mejor, es no desaprovechar tiempos en desplazamientos. Y la flexibilidad horaria, aunque esto puede ser bueno o malo, según se organice uno mismo. Lo peor, quizás, es perder el contacto directo con las personas. Para evitar esto, participo en reuniones de networking, quedadas de emprendedores y asisto a ponencias (marketing digital, infoproductores, herramientas digitales, etc.)

¿Qué​ ​importancia​ ​le​ ​das​ ​a​ ​la​ ​comunicación​ ​con​ ​el​ ​knowmad​ ​y​ ​qué​ ​experiencia​ ​has tenido​ ​al​ ​respecto?

El aprendizaje permanente es parte de ser emprendedor. Por un lado, puede llegar a ser abrumador, quieres aprender tanto en tan poco tiempo, que tienes la sensación de no llegar. Pero es que a todo es imposible llegar. Hay que ir poco a poco, planteándote objetivos a corto y medio plazo para poder cumplirlos, y de este modo no pensar en…”esto no lo voy a conseguir”. Hay que comenzar organizándose muy bien. Rodearse de mentores y de profesionales para aprender de ellos. Por último, delegar aquellas tareas que, o bien no sabemos, o bien no podemos, porque nuestro tiempo ha de emplearse en el foco de nuestro negocio.

¿Qué​ ​te​ ​aporta​ ​en​ ​tu​ ​vida​ ​personal​ ​y​ ​profesional​ ​ser​ ​asistente​ ​virtual?

Realmente me aporta mucho en ambos sentidos. Me ofrece libertad de trabajar desde cualquier parte del mundo, me gano la vida haciendo algo que me gusta, además de la satisfacción de poder ayudar a mucha gente. Por otra parte, poder estar con mi familia todo el tiempo que puedo, ahora que aún puedo! (Los hijos crecen demasiado rápido y ahora es cuando se puede disfrutar de ellos). Espero haber ayudado con mi pequeña aportación. Muchas gracias a Ana Escudero por brindarme esta oportunidad.

Javier Santos

Después de 1 años trabajando como administrativo, decidió convertirse en asistente virtual. Actualmente ayuda a emprendedores  a que puedan dedicarse a aquello en lo que realmente aportan valor y hacer crecer sus negocios digitales delegando en él las tareas rutinarias del negocio.

Es creador de administracionvirtual.es

 

¿Por qué decidiste hacerte asistente virtual?

Desde hacía mucho tiempo tenía la idea de querer emprender algún proyecto propio y había intentado algunas cosas sin demasiada determinación. En 2015 conocí la figura del asistente virtual en el podcast de Joan Boluda que habló sobre la posibilidad de emprender este tipo de proyecto. La verdad es que para mí fue una revelación porque me di cuenta que era algo en lo que yo sí que podía aportar valor. No en vano ya contaba con bastantes años de experiencia como administrativo offline y me defendía muy bien con la tecnología, Internet y demás herramientas necesarias, así que por eso decidí apostar por ser asistente virtual.

¿Qué es lo mejor y lo peor de tu trabajo como AV?

Lo mejor es sin duda poder ayudar a otros emprendedores. Yo soy una persona bastante multidisciplinar a la que le gusta llevar varios proyectos adelante (sin entrar en la multitarea, cada cosa en su momento), por lo tanto ser AV me permite desarrollar esta faceta. Cada cliente necesita una cosa distinta. Cada cliente tiene un proyecto distinto y a mí me encanta conocerlos y sumergirme en ellos como si fueran proyectos propios.

Lo peor que podría señalar como AV es la falta de escalabilidad, ya que, básicamente, se trata de un intercambio de tiempo por dinero. Esto hace que el crecimiento del proyecto esté limitado porque como es bien sabido el día solo tiene 24 horas para todo el mundo y como los asistentes virtuales también somos humanos necesitamos dormir, relacionarnos con otras personas, atender a nuestras familias y demás cosas, jeje.

¿Qué importancia le das a la comunicación con el knowmad y qué experiencia has tenido al respecto?

Una buena comunicación con el cliente es absolutamente fundamental. Entender lo que la otra persona necesita de ti es para mí la clave para poder hacer bien mi trabajo. Evidentemente esto tiene un período de adaptación, pero todos sabemos que hay personas con las que, por mucho que lo intentes, no llegas a conectar nunca, y obviamente no hablo de herramientas de comunicación sino de la conexión personal.

Mi experiencia al respecto ha sido, en general, fantástica. Con la inmensa mayoría de mis clientes la comunicación ha sido muy fluida y creo que siempre hemos llegado a un punto de entendimiento en el que las dos partes nos encontrábamos muy cómodos. Tan solo con una persona he tenido mala experiencia ya que desde el principio vi que no terminábamos de entendernos. No quise cerrarme y aún así empecé a trabajar con ella para ver si con el tiempo y el trato la cosa empezaba a fluir mejor. Pero la verdad es que no fue así, más bien lo contrario. Así que, con todo el dolor de mi corazón, tuve que decirle que era mejor que no siguiéramos trabajando juntos. Me costó muchísimo, no te creas, porque además era una de mis primeros clientes y ya se sabe que al principio siempre se está más necesitado de generar ingresos. No obstante, no me arrepiento nada porque aquello no nos iba a llevar a buen puerto a ninguno, así que es mejor dar un pequeño paso atrás para poder dar diez más hacia adelante.

¿Qué te aporta en tu vida personal y profesional ser asistente virtual?

Bueno, tener mi propio proyecto como asistente virtual me ha cambiado mucho el panorama tanto personal como profesional. Tener un proyecto propio te cambia la perspectiva del trabajo absolutamente. En mi proyecto yo puedo tomar las decisiones de hacia donde me dirijo, para lo bueno y para lo malo. Ya no me puedo excusar en otras personas ni echarle la culpa de mis resultados a nadie. Lo bueno y lo malo es por mí. Esto me ha hecho más responsable si cabe, aunque la verdad es que considero que la responsabilidad ya la tenía adquirida de antes.

Además, desde que soy emprendedor soy mucho más consciente de que si quiero cambiar algo soy yo el primero que tiene que dar un paso para cambiarlo. Hace tiempo de deje de quejarme por las cosas, si algo no me gusta intento mejorarlo, si no hago nada por cambiarlo es porque quizás no me desagrada tanto.

Ser asistente virtual me ha permitido conocer a muchas personas increíbles. Proyectos maravillosos que no tenía ni idea de que existían y que ahora tengo la oportunidad de aportar mi granito de arena. Te sientes parte de un equipo. Algo que siempre me ha gustado ya que he jugado al balonmano durante muchísimos años y para mí el equipo es algo muy importante.


Como has visto, ser asistente virtual es una profesión en auge que cada vez será más requerida por los emprendedores digitales y es una forma de emprender o reinventarse en sí misma.

¿Conocías la profesión de asistente virtual? ¿Qué te han parecido los testimonios de Maggie, Mamen, Esther, Javier, Laura y Marián? Te espero en los comentarios.

Un artículo escrito por Ana Escudero

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas