Correo y Agenda

Los asuntos de email que no deberías usar nunca más

La primera impresión es muy importante, y esto también se aplica a los correos electrónicos que envías a nivel personal o profesional. En lo tocante a la línea de asunto, existen ciertos contenidos muy poco recomendables.

El correo electrónico es una de las herramientas de trabajo más usadas junto al software de trabajo colaborativo y las aplicaciones de gestión de tareas. Cuidar como lo manejas, el vocabulario y las estructuras que empleas al enviar un email o las estrategias para que los destinatarios de tus mensajes te respondan es muy importante. Entre todos los elementos básicos que componen un correo electrónico, hoy destacaremos uno especialmente interesante que debes trabajar: se trata de la línea de asunto.  Continue Reading

Correo y Agenda

10 palabras que sobran en un correo o documento de empresa

¿Te has percatado alguna vez de la gran cantidad de vocablos innecesarios que utilizas a la hora de redactar un correo electrónico? En este artículo te hablamos de algunas palabras que deberías tachar (casi) para siempre de los emails.

El experto autor de la revista Inc, John Brandon, señala diez palabras que casi siempre sobran a la hora de redactar un correo electrónico para que este resulte más efectivo, obtengas un mayor índice de respuesta y sea más claro y preciso para tu destinatario, ya sea o no conocido. En muchas ocasiones sobrecargamos nuestra redacción de adverbios, dificultando la comprensión del mensaje final y haciendo más farragosa la lectura.

Lo que debes tener claro es que no es que debas suprimir para siempre las siguientes palabras en emails, textos, documentos de negocio o proyectos empresariales, sino reflexionar acerca de su capacidad para agregar información y aportar valor añadido a tu mensaje. Normalmente, los siguientes diez vocablos son totalmente superfluos y prescindibles. 

10 palabras que no aportan nada a tus emails

  • Posiblemente: Antes de escribir esta palabra, trata de encontrar la respuesta a la cuestión que plantea, de esta manera tus correos electrónicos y documentos serán mucho más claros y directos.
  • De verdad: ¿Ayuda esta expresión en algo? No, de hecho puede generar más confusión. Si quieres añadir énfasis, explica la importancia del tema o reunión a tratar desarrollándola en un pequeño párrafo. 
  • Muy: No pasa nada por utilizarla una vez, pero si tu email o texto está repleta de este adverbio, corres serio peligro de hacer el tema más confuso, saturar a tu receptor y parecer demasiado motivado o enérgico.
  • Ciertamente: Es otra forma perezosa de no desmenuzar los detalles, por lo que es mejor esperar a una reunión en persona o realiza una breve explicación.
  • Tal vez: De nuevo, denota inseguridad y no es precisa ni genera confianza. “Tal vez podría hacer prácticas en su empresa” suena sin duda mucho peor que “estaría encantada de hacer prácticas en su empresa”. 
  • Probablemente:  De nuevo, solamente sugiere vaguedad y no fortalece el texto.
  • Podría: Otra muestra de lenguaje débil como “quizás”, “a lo mejor” o “acaso”.
  • Definitivamente: Énfasis innecesario que dificulta la lectura, En la mayoría de los casos, exponer claramente la cuestión es lo que te hace parecer más definido.
  • Bastante: Esta es una palabra totalmente innecesaria que no suele agregar nada a la conversación. De hecho, puede quitarse en casi todos los casos según la opinión de John Brandon.

Vía | Inc