Branding y autopromocion

Cómo venderte y dar una buena impresión en 30 segundos

Un evento de networking es una buena oportunidad para hacer contactos, pero si de verdad quieres aprovecharla vas a tener que aprender a venderte bien. Hoy te explicamos como preparar un “pitch personal” y dar una buena impresión en 30 segundos.

Los eventos de networking son clave para hacer contactos, ya sea para encontrar trabajo, acordar colaboraciones o incluso montar un negocio. Eso sí, si quieres triunfar vas a tener que aprender a venderte bien.  Se tratan  de encuentros fugaces y si no convences a la contraparte probablemente no tengas otra oportunidad.

Las primeras impresiones se forman más rápido de lo que crees. Mientras que con el tiempo las opiniones pueden cambiar, si se trata de un evento puntual vas a tener que esforzarte para venderte bien de primeras.

Por ello, hoy vamos a facilitarte una serie de consejos para venderte y dar una buena impresión en 30 segundos. Una vez captes la atención de la otra persona te será mucho más fácil establecer una buena conversación que puede convertirse en una fructífera relación en un futuro.

  • Nada de presentaciones enlatadas: El objetivo no es enseñarte como preparar un “pitch personal” único que puedas usar en cada evento al que acudas, sino mostrarte cómo hacerlo de manera individual para cada ocasión. Es muy importante que lo personalices, explica Dorie Clark, experta en marketing estratégico, a Business Insider. Encuentra un punto en común con la persona con la que vayas a mantener la conversación y empieza por ahí. Tu objetivo es que se acuerden de ti, si pueden relacionarse con lo que les cuentas les será más fácil.
  • El pitch no va primero: Posiblemente estés pensando como puedes encontrar puntos en común con una persona que no conoces…la clave está en que no tienes que venderte de primeras. Antes de nada habla con la persona, pregúntale por sus intereses y trayectoria, y después suelta tu discurso personal cuando tengas suficiente información para hacerlo.
  • Limitarte a 30 segundos es importante: No te enrolles. No estás intentando dar un monólogo, sino empezar una conversación. Si te extiendes más allá de los 30 segundos la otra persona perderá interés, ellos también quieren venderse. A medida que transcurra la conversación podrás entrar más en detalle, ahora tu objetivo es usar un elemento en común como gancho.
  • No lo memorices: Es difícil memorizar tu pitch si quieres adaptarlo a cada persona, pero además no es recomendable. Soltar tu discurso como si te hubieras aprendido un guión le transmitirá falta de interés a la otra persona, que sentirá que solo te interesa hablar sobre ti y no mantener una conversación.

Escrito por Christiane Drummond

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas