Branding y autopromocion

Dónde poner los testimonios en tu web para conseguir un mayor impacto

Te estás currando tu nueva web y te has empapado de todo lo que hay que saber sobre copywriting.

Has entendido que la prueba social es importante y te preparas mentalmente para pedir testimonios a tus clientes.

No lo has hecho nunca antes, así que la primera vez te da un poco de corte. Solicitar el testimonio, y además una foto o incluso un vídeo, se te hace un mundo.

Pero una vez superado el primer mal trago te das cuenta de que no es para tanto.

Aunque no te contesta todo el mundo y tienes que “perseguir” a más de un cliente, logras unos cuantos testimonios y eso te anima para seguir. Perfeccionas el sistema para pedir a tus clientes su opinión de forma sistemática sin que te lleve tanto tiempo.

Y ahora viene el siguiente paso: incluir los testimonios en tu web.

La pregunta es: ¿Dónde?

¿En qué sección es mejor mostrar los testimonios?

¿Es más efectivo repartirlos por toda la web o funciona más concentrarlos en una sola sección?

Quitando las página del aviso legal y la política de cookies, hay pocas secciones de tu web donde no puedas incluir testimonios.

Tampoco es cuestión de repartir los testimonios sin criterio alguno, porque estarías desaprovechando una de tus mejores armas de persuasión. Los testimonios son la mejor forma de quitar miedos antes de la contratación o compra, pero hay que utilizarlos bien.

Para empezar, necesitas pedir testimonios de forma estratégica para que sean potentes y resalten lo mejor de tu producto o servicio. Y después editarlos para que muestren el antes y el después de tu cliente.

Si no sabes a qué me refiero con el antes y el después, piensa en los anuncios de la teletienda que ves de madrugada cuando no puedes dormir. Son cutres, pero en el uso de los testimonios los guionistas de la teletienda son unos cracks.

Siempre muestran a una persona hablando en primera persona de cómo era su vida antes de comprar, y cómo ha mejorado después. Son relatos personales y destacan beneficios concretos, sin quedarse en vaguedades.

Si has estado recopilando testimonios, puede que estés en una de estas situaciones:

  • Llevas un tiempo en el mercado, te has puesto las pilas para solicitar testimonios a tus clientes y tienes opiniones de sobra para tu página. Quieres aprovechar este recurso sin inundar tu web con las opiniones de clientes.
  • Has empezado hace poco tu negocio o a pedir testimonios, y todavía no tienes tantos como te gustaría. Necesitas utilizarlos bien mientras consigues más.

¿En qué secciones de tu web deberías incluir testimonios?

Ahora tienes varias opciones para usar los testimonios, aunque podríamos reducirlas a dos:

  1. Utilizar las secciones habituales de la web, como son las páginas de servicios o de venta, el inicio, el sobre mí o las páginas de captación.
  2. Crear una página específica de testimonios y recopilarlos todos allí.

¿Es mejor una opción que otra?

A mí me gusta más la primera, pero en algunos casos también recomiendo la segunda. Todo depende de tu objetivo y de tu situación de partida.

#1. Distribuir los testimonios por las diferentes páginas de tu web

Esta es la alternativa que recomiendo en el 90% de los casos, porque el lector encuentra los testimonios de forma natural mientras navega y lee.

Eso te permite situar los testimonios en su contexto, y buscar la página dónde puedes sacar más partido a cada uno de ellos.

Sobre todo al principio, es posible que tus testimonios no hablan de una forma específica de un servicio o producto, sino que hablan de ti o de tu marca de una forma más general. También es probable que tengas comentarios positivos de redes sociales, y quieras aprovecharlos de alguna forma.

Si estás en ese caso, te aconsejo que los distribuyas así:

  • Página de inicio o home: aquí te aconsejo usar los testimonios de las personas con mayor renombre o autoridad para tus clientes, mejor si son reconocibles y si llevan foto.
  • Página de sobre mí: al igual que en la home, aquí funcionan bien los testimonios de personas de autoridad. También los que hablan de forma de ser y de tus habilidades. Si todavía no tienes muchas historias de clientes, pero sí has conseguido testimonios de otros profesionales o antiguos compañeros de trabajo, este puede ser el mejor lugar.
  • Páginas de ventas: lo ideal es introducir aquí los testimonios que se refieran al producto o servicio concreto que estás vendiendo. Este también es un buen sitio para introducir capturas de pantalla de redes sociales, porque se da por hecho que son comentarios más auténticos y espontáneos que los testimonios normales.

Si quieres utilizar esta opción, te aconsejo que empieces por contar el número de testimonios que tienes y que analices el contenido de cada uno. Después, puedes ver en qué sección puede funcionar mejor cada uno de ellos, y si es necesario, pedir más para donde te hace falta.

#2. Agrupar todos los testimonios en una sola página

En algunas webs todos los testimonios se reúnen en una sola sección. La mayor ventaja de hacer esto es que puedes dirigir tráfico desde Google.

Por ejemplo, si alguien quiere contratarte, es normal que antes se lo piense y haga una búsqueda de este tipo:

  • “Fulanita Pérez opiniones”
  • “Fulanita Pérez experiencias”
  • “Fulanita Pérez reseñas”

Si creas una página específica para posicionar con estas palabras clave, va a ser muy sencillo aparecer entre las primeras posiciones del buscador.

Veo difícil que alguien se pare a leer todos y cada uno de los testimonios con detalle, pero el hecho de ver muchas opiniones juntas ya demuestra que eres un profesional con experiencia.

#3. ¿Y si no sé cuál de las dos elegir?

En realidad, puedes utilizar las dos opciones a la vez si tienes muchos testimonios: los repartes por las diferentes secciones, y luego creas una página específica para meterlos todos, dentro o fuera del menú.

Así puedes ofrecer los testimonios de la mejor para dos tipos de público:

  1. El usuario que va navegando por la web de sección en sección.
  2. El usuario que está más avanzado porque ya te conoce, y hace una búsqueda en Google sobre ti.

Para acabar, me gustaría recordarte lo importante que es incluir testimonios en tus propuestas de venta. Muy poca gente lo hace y es una herramienta superfectiva 😉

¿Con qué opción te quedas tú?

Ahora que tienes tus testimonios listos, solo te falta empezar a sacarles partido.

¿Ya sabes cómo lo vas a hacer? ¿Has decidido en qué secciones vas a utilizarlos?

¡Cuéntame en un comentario!

Un artículo escrito por

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: