Herramientas de Comunicación

El poder de la sencillez para lograr más engagement en redes sociales

¿Cómo conseguir que los internautas reaccionen ante lo que las páginas corporativas publican en redes sociales? Esta es una de las grandes preguntas que se hacen los responsables de redes sociales, para quienes esto se ha convertido en un elemento crucial. La respuesta de los receptores de los mensajes no es solo crucial porque implica que están viendo lo que se les está ofreciendo y que están por tanto procesando lo que marcas y empresas quieren que vean, sino que además se ha convertido en un elemento decisivo a la hora de marcar la actividad a ojos del algoritmo.

A medida que más y más redes sociales están empleando algoritmos para organizar los feeds que reciben sus usuarios, el engagement se ha erigido en un elemento crucial. Si las actualizaciones no tienen el suficiente engagement, el algoritmo las considera mucho menos relevantes y les retira importancia. Si a eso se suma que de entrada las actualizaciones de páginas corporativa ya se consideran mucho menos importantes que las actualizaciones de amigos y conocidos, se puede comprender por qué lograr que los usuarios de las diferentes redes sociales respondan a lo que se está publicando es crucial.

A lo largo de los últimos tiempos se han ido lanzando análisis y estudios sobre lo que funciona en las redes sociales, especialmente en Facebook. Facebook es el terreno más árido para las marcas y para sus responsables de comunicación en redes sociales, ya que su algoritmo ha hecho que colarse en el feed de forma orgánica y sin haber pasado antes por caja resulte muy difícil, prácticamente imposible. Los community managers tienen que trabajar duramente y tienen que acumular estrategia tras estrategia para ser capaces de posicionar sea como sea los mensajes que desean que lleguen a sus consumidores.

Los estudios han ido demostrando el potencial de ciertos contenidos para conseguir mejores ratios de respuesta. Los vídeos, por ejemplo, son muy eficientes a la hora de lograr un engagement, ya que los usuarios son especialmente receptivos a los mismos. A esto se suma que el algoritmo de Facebook premia este tipo de contenidos y les da una mayor relevancia, haciendo que estos se cuelen con más facilidad en el feed.

Pero lo cierto es que no solo importa el tipo de contenido, sino también otros elementos. Los responsables de redes sociales pueden echar mano de la psicología y de ciertos principios para posicionar sus contenidos y para lograr mejores respuestas. Y uno de esos principios es el de apostar por lo sencillo y lo simple.

Por qué los usuarios responden mejor a lo no complicado

Una de las estrategias psicológicas que recomiendan los expertos para posicionarse mejor en redes sociales, especialmente en Facebook, está en, como apuntan en Entrepreneur, trabajar en lo sencillo. “Todo el mundo ama lo simple”, señalan en el análisis. Las audiencias quieren contenidos sencillos que se puedan comprender de forma rápida y no les hagan perder el tiempo. Construir este tipo de contenidos es, en realidad, un trabajo muy complicado, ya que hay que lograr que las cosas complejas puedan ser vistas de forma sencilla.

Esta es, por ejemplo, una de las grandes virtudes de los vídeos de recetas que tanto triunfan en Facebook ahora mismo: han logrado simplificar un proceso de producción de una comida en un par de pasos. Una receta de cocina es algo, al final, complejo, que implica trabajar en muchas cosas y muchas veces al mismo tiempo. Contarlo es igualmente difícil. Estos vídeos han logrado presentarlo de forma sencilla.

El atractivo de lo sencillo en redes sociales no solo funciona porque permite consumir contenidos mucho más rápido y con mucho menos esfuerzo por parte del receptor, sino que además también se puede explicar por un principio asociado a cómo funciona nuestro cerebro. La mente humana está preparada para tomar decisiones en segundos. Es decir, aunque no nos demos cuenta, nuestra mente ha tomado una decisión en el momento en el que ha visto algo. Y esto funciona también con el contenido que comparten en redes sociales otros y con nuestra reacción ante él.

Un contenido sencillo hará que tomar decisiones sea mucho más fácil y, sobre todo, que tengamos claro los puntos básicos desde el principio. Un contenido complejo hace que nuestro cerebro pase rápidamente de él y que tome igualmente rápido la decisión de ignorarlo y no responder ante él.

Un artículo publicado en Puro Marketing

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: