Telesecretarias

Un estudio revela que solo el 2% de la actitud tiene que ver con la edad

Si tu misión es gestionar la incorporación de millennials a tu empresa, un estudio señala lo fundamental de no tratarlos como tal, haciendo hincapié en la escasez de diferencias generacionales en relación a la actitud laboral.

Aunque existan diferencias de consumorelación con la tecnología o creencias y preocupaciones entre millennials, baby boomers o miembros de la generación Z, en realidad no somos tan distintos como creemos. El 98% de cómo pensamos, sentimos y actuamos no tiene nada que ver con nuestro grupo de edad, o así lo afirma un estudio publicado en la revista Journal of Managerial Psychology.

Los investigadores estudiaron a más de 600.000 personas en un lapso de ocho años y determinaron que “la magnitud de las diferencias generacionales es pequeña o cercana a cero”, atribuyendo únicamente el 2% de la actitud de un individuo a la generación a la que pertenece. O lo que es lo mismo: probablemente dos millennials tengan más diferencias entre ellos que un millennial y un baby boomer, o en todo caso, dichas diferencias no están motivadas por la edad. 

De esta manera, a la hora de gestionar a los miembros de un equipo de trabajo, estudios como el citado en este artículo invitan a optar por un enfoque más personalizado y centrado en las circunstancias del individuo y en su propia personalidad, no tanto en suposiciones estáticos o rasgos considerados definitorios de las exigencias de cada generación, como la flexibilidad y la movilidad en el caso de los millennials o sueldos más elevados y promociones en el caso de los miembros con más experiencia del equipo.

Cada persona aporta a una empresa o proyecto un conjunto diferente de metas, experiencias, habilidades, talentos y perspectivas, arroja una mirada diferente sobre el mundo y posee su propia forma ideal en la que le gustaría ser mentorizado, tratado y gestionado. Por tanto, cada persona busca una distinta autonomía, flexibilidad, oportunidad de ascenso o aspiración de movilidad, y lo mismo se aplica a la formación, al salario, a la motivación intrínseca y extrínseca o a la orientación laboral.

El secreto de la gestión de personal reside en el poder de la personalización

Así, si estás buscando la mejor forma de dirigir u orientar a un empleado millennial, empieza por olvidar su edad, ignorar los estereotipos y declinar las generalizaciones. Algunas personas precisan escuchar elogios en público, mientras que otras se repliegan al convertirse en focos de atención. Unas precisan feedback para avanzar, otras recibir la concesión de mayor libertad creativa. ¿Cómo saberlo? Preguntando, probando, cuestionando y haciendo cambios. Solamente así sabrás qué produce el mayor impacto positivo en cada individuo y lograrás captar y retener su talento. 

En este sentido, no existe una adecuada estrategia de personalización sin invertir el tiempo suficiente en conocer a cada miembro del equipo. De esta manera, tu estilo de liderazgo permitirá cuadrar los intereses y aspiraciones de los miembros del equipo con las necesidades y objetivos del proyecto.

Fuente | Inc

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas