4 películas para desarrollar tu inteligencia financiera | Teletrabaja.me
>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Ingresos en linea

4 películas para desarrollar tu inteligencia financiera

En demasiadas ocasiones se nos olvida que el cine es una industria. Y que como tal debe responder a una lógica de mercado. En este contexto no es fácil crear un relato audiovisual que “venda” y que, al mismo tiempo, nos sorprenda, nos emocione y nos motive a dar a luz nuestra mejor versión de nosotros mismos. Más complicado aún cuando hablamos de encontrar películas de un tema como el que te proponemos hoy: inteligencia financiera.

Por eso en el Instituto Pensamiento Positivo celebramos por todo lo alto con nuestros alumnos de los Seminarios Vivir con Abundancia y Vivir sin Jefe, cada vez que llega a la cartelera una de esas películas que nos ayudan a conocernos mejor y nos impulsan a desarrollarnos personalmente; a ofrecer al mundo nuestro mejor yo. Sin embargo, el mes pasado se nos ocurrió que queríamos llevar esta labor de difusión del BUEN CINE un paso más lejos y proponerlo a todas las personas que nos acompañáis en el blog.

Queremos ser partícipes de tu educación.

Por eso os proponíamos un reto: una película de superación a la semana durante todo un año. En total 50 películas de desarrollo personal, 50 películas para emprendedores, 50 películas inspiradoras a lo largo del año. ¿Cómo te suena? ¿Te apuntas al desafío…? ¿Te apetece continuar en este reto con nosotros?

¡Fantástico! Porque a lo largo de esta entrada te proponemos cuatro nuevos títulos especialmente escogidos para incrementar tu coeficiente de inteligencia financiera a lo largo de las cuatro próximas semanas. El mes que viene incorporaremos otras cuatro pelis al listado. Y así sucesivamente… Y, por supuesto, estamos abiertos e interesados en que nos hagáis sugerencias en los comentarios para ir incorporando títulos de desarrollo personal a nuestra lista de películas.

¡Que las disfrutes!

CONCURSANTE [Rodrigo Cortés| 2007]

Esta película no sólo impacta por su ritmo vertiginoso y por constituir una evidente denuncia de la farsa sobre la que se sustenta todo el tinglado financiero mundial (un tema que, dicho sea de paso, estamos divulgando en el Instituto Pensamiento Positivo). Lo chocante de esta película no es que ganase el premio de la Crítica del Festival de Cine de Málaga y vaticinase el caos de las hipotecas subprime y la peor crisis financiera de los últimos tiempos. Lo verdaderamente sorprendente de CONCURSANTE es que llegase a estrenarse una película en la que se habla de cómo se crea el dinero.

Si alguna vez necesitas un cursillo audiovisual acelerado para comprender la lógica oculta tras lo que se denomina dinero, te recomendamos recurrir a la escena en la que el personaje interpretado por Chete Lara explica magistralmente al protagonista (un profesor de economía, interpretado por Leonardo Sbaraglia, que gana un concurso televisivo) cómo los bancos se dedican a prestar un dinero del que realmente carecen. Es sencillamente excepcional. Es Imprescindible.

La historia de Concursante es la de muchos “agraciados” con premios millonarios que, en lugar de traerles la felicidad, les hacen padecer una pesadilla: ropa, electrodomésticos caros, coches de lujo, una mansión, un viaje alrededor de mundo… Gastos y más gastos, entre seguros, consumos, mantenimientos, impuestos, etc… Para cuando el protagonista de este relato se quiere dar cuenta, no sólo se encuentra en la bancarrota financiera, sino también desahuciado moralmente.

WALL STREET [Oliver Stone| 1987]

Dicen que el dinero corrompe a las personas, pero nosotros no podemos estar más en desacuerdo con esta afirmación. El dinero no es más que un repositorio de nuestra energía vital para que podamos almacenarla y utilizarla cuando nos sea más conveniente. El dinero es únicamente una herramienta. Una muy poderosa. Llámale potenciador si quieres, pero el dinero es algo neutro. Como la energía atómica: que la empleemos para la detección precoz de enfermedades o para autodestruirnos no es cosa suya. Es cosa nuestra.

Películas como Wall Street muestran el lado más oscuro del mundo de los negocios. Una faceta que en nada contribuye a dibujar el emprendedurismo que fomentamos desde el Instituto Pensamiento Positivo. Pero precisamente por eso es tan necesario contemplar este film de Oliver Stone, para ratificarnos en que no queremos ser como Gordon Gekko, un hombre sin escrúpulos que sería capaz de hacer todo lo posible para conseguir sus objetivos, por muy espurios que éstos fueran.

TUCKER: UN HOMBRE Y SU SUEÑO [Tucker, the man and his dream – Francis Ford Coppola| 1988]

Película basada en la biografía de Preston Tucker, empresario y diseñador de automóviles estadounidense, esta película traduce de forma genial la perseverancia de un hombre que se lo jugó todo por sacar adelante su idea, su sueño.

La historia se remonta a los EE.UU. de 1948. Apenas acabada la II Guerra Mundial, el joven ingeniero Preston Tucker (interpretado por Jeff Bridges) tiene una visión del futuro: un futuro lleno de automóviles de precio asequible dotados de una tecnología revolucionaria. Y se lanza a diseñar un prototipo de ese coche futurista y lo bautiza con su apellido.

Los tres grandes tótems de la empresa automovilística: Ford, Chrysler y General Motors aúnan esfuerzos para oponerse legalmente al proyecto de Tucker. Pero entre los planes del joven David no está el dejarse “atropellar” por Goliat y decide echar el resto con tal de construir los primeros cincuenta ejemplares de su modelo.

Una inspiradora película que demuestra que un sueño puede llegar a ser un caballero más poderoso que “don dinero”.

ZEITGEIST ADDENDUM [Peter Josheph| 2008]

Si este mes sólo pudieras ver una de estas cuatro propuestas audiovisuales, quédate con esta película documental, que es la continuación de Zeitgeist: The Movie. Su visionado es absolutamente imprescindible, porque no solamente identifica las causas de la actual corrupción social dominante, sino que (¡EXTRA! ¡EXTRA!) se atreve a plantear una solución.

El documental se divide en cuatro partes que, aunque están relacionadas entre sí, pueden contemplarse de forma absolutamente independiente. Y de las que destacaríamos la primera y la tercera por su especial interés.

  • En la 1ª parte, abunda sobre ideas que quizás no quedaron del todo bien expuestas en la precuela y que en esta ocasión alcanza cotas magistrales, al denunciar de una forma amena y trepidante la indecente práctica bancaria de reserva fraccionada y la creación de dinero a través de créditos.
  • En la 3ª parte, describe al Proyecto Venus, fundado sobre la idea de que la pobreza es causa del sofocamiento del progreso tecnológico, por lo que plantea independizar el progreso de la tecnología de todo beneficio económico, de manera que se lograrían más recursos disponibles para más gente. Este proyecto se basa en el mismo paradigma de abundancia en el que creemos en el Instituto Pensamiento Positivo. Estamos convencidos de que la abundancia de recursos reduciría la tendencia humana hacia la corrupción y la codicia, frutos de la escasez. Y, en su lugar, habría más gente dispuesta a la ayuda mutua.

El Equipo del Instituto Pensamiento Positivo

One comment
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.