Cómo almacenar en frío tus Bitcoins para protegerlos [GUÍA]

Hace algunas semanas una amiga me llamó para pedirme un consejo de vida o muerte. Bueno, quizá no era tan grave el asunto, pero supongo que en ese momento ella lo sintió así.

Ella quería saber si realmente era seguro comprar Bitcoins y guardarlos en la web.

Puedo jurar que justo ahí tuve una especie de deja vú (una de esas experiencias en las sientes que ya has pasado por ese momento antes).

Esa era la primera vez que Gabriela (mi amiga) iba a comprar Bitcoins y me hizo recordar a mí hace 4 años, la primera vez que hice lo mismo.

Recuerdo que mi principal preocupación era saber si de verdad mis Bitcoins iban a estar seguros. A decir verdad, el hecho de guardarlos en la web no me hacía sentir muy confiado.

Pero, como papá Google todo lo sabe, comencé a investigar en Internet sobre las opciones para tener mis criptos bajo llave (literalmente hablando).

Mientras me convertía en una especie de agente 007 en la web, me di cuenta de que la mayoría de los blogs y sitios que hablaban de este tema decían que el elemento más importante para tener bien seguras las criptomonedas es el monedero digital.

El caso es que al contrario de lo que muchas personas piensan, no existe solo uno, sino 6 tipos de monederos digitales.

Algunos de ellos dependen directamente de la web, otros, por el contrario, son completamente independientes y permiten que tus criptos estén más protegidos.

Pero hay uno de estos monederos que quizás no conozcas, y es precisamente del que te voy a hablar hoy aquí: del almacenamiento en frío de Bitcoins.

Me he dado cuenta de que esta duda es bastante común entre las personas que invierten en monedas virtuales, y por eso hoy aquí te voy a enseñar todo lo que necesitas para utilizar este tipo de “armario” para tener protegidas tus monedas mucho mejor.

Todo lo que tienes que hacer es prestar atención y leer hasta el final.

¿Qué es el almacenamiento en frío de Bitcoins?

El almacenamiento en frío de Bitcoins es aquel que te permite guardar tus criptos fuera de la web.

Si pensabas que estaba relacionado con meter tus monedas en la nevera o algo similar déjame decirte que estabas fuera de onda, aunque debo confesar que fue lo primero que se me vino a la mente cuando escuché el nombre.

¿Recuerdas que antes te estaba hablando de los monederos digitales?

Pues bien, entre los 6 tipos de carteras virtuales que existen actualmente hay varias que te permiten almacenar tus Bitcoin directamente  en la red.

Los más famosos son los monederos web, estos almacenan tus criptomonedas y te permiten hacer operaciones con ellas, todo desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.

Esta clase de monederos que dependen de la web son los más comunes, sin embargo, también son los más criticados por tener que almacenar gran parte de tu información en servidores.

Esto quiere decir que en cierto grado se pierde la confidencialidad de las operaciones porque un servidor externo guarda un registro de tus movimientos y datos personales.

Ahora, a diferencia de los monederos web, también existen un grupo de monederos que no dependen de la red para guardar tus monedas, por supuesto, esto hace que estén más seguras.

Este tipo de almacenamiento “offline” o “fuera de línea” es conocido como almacenamiento en frío.

Se conoce por este nombre porque de cierta manera tus Bitcoins quedan blindadas dentro de un dispositivo de difícil acceso, lo que quiere decir que nadie (que no seas tú, por supuesto) debería poder entrar en él.

Sí, cuando digo nadie, es nadie…

¿Cómo funciona el almacenamiento en frío de criptomonedas?

Una vez que tienes claro que no es necesario que coloques tu computadora en el refri para almacenar tus Bitcoins en frío, puedo explicarte en que consiste todo este asunto.

Existen 2 fines principales por los cuales una persona decide comprar Bitcoins o cualquier otro tipo de monedas digitales.

El primer fin es el de gastar las monedas inmediatamente o en un futuro cercano, esto incluye hacer compras cotidianas con tus criptos o revenderlas para ganar dinero rápidamente.

Por ejemplo, si compras hoy un Bitcoin en $7.200 podrías venderlo en alguna casa de cambio virtual hoy mismo por $7.400, de esa forma generarías $200 de ganancias en solo un día.

¿A quién le cae mal ese dinero solo por hacer un par de operaciones en Internet?

Ahora, el segundo fin por el que una persona puede comprar criptomonedas es el ahorro o inversión a largo plazo.

¡Sí! Cada vez es más común que las personas busquen invertir en criptomonedas para aprovechar las ganancias dentro de algunos años.

Por si no lo sabías, desde magnates multimillonarios como Bill Gates hasta actores muy famosos como Ashton Kutcher aplican esta técnica de ahorro.

Así que si eres admirador de Bill o fan de las pelis de Ashton, ya sabes cuál es uno de sus secretos para incrementar los milloncitos que tienen guardados.

El caso de todo esto, es que para cada uno de estos fines hay un tipo de almacenamiento ideal.

Si vas a gastar tus criptos rápidamente lo mejor es que uses una cartera digital web, esto te va a dar una mayor comodidad para hacer todo tipo de operaciones y hace  que tus monedas digitales estén más accesibles para ti.

Ahora bien, si quieres guardar tus criptos para aprovecharlas en algunos años, lo mejor que puedes hacer es utilizar un monedero que no dependa de la web.

En otras palabras, si quieres guardar tus monedas por un largo tiempo la mejor opción es recurrir al almacenamiento en frío.

Pero ¿cuáles son las diferencias? Si usas un monedero web para guardar tus ahorros o grandes cantidades de Bitcoins, puedes correr ciertos riesgos.

Recuerda que este tipo de monederos almacenan tu información personal y la información de tu cuenta dentro de un servidor externo.

Esto quiere decir que otras personas o incluso delincuentes informáticos pueden tener acceso a toda esta información.

¿Has escuchado antes de grandes fraudes en plataformas electrónicas bancarias?

Pues, aunque la mayoría de los monederos digitales web cuentan con cifrados especiales para hacer más segura tu cuenta, podría pasar más o menos lo mismo que con los bancos.

¡OJO! No estoy diciendo que los monederos web sean inseguros, sin embargo, necesitas saber que el riesgo que corres con ellos es mayor.

Por otro lado, el almacenamiento en frío te permite guardar tus criptomonedas directamente en dispositivos digitales compactos que no necesitan de Internet.

Discos duros, pendrives o incluso códigos en papel son algunas de las opciones que este tipo de almacenamiento tiene para ofrecerte.

Por esta razón en un principio te dije que podrías guardar tus Bitcoin en una caja fuerte LITERALMENTE. 😉

No te preocupes si tienes alguna duda en este momento, más adelante te diré de qué manera funcionan estos monederos e incluso te enseñaré a crear uno.

Por ahora, lo más importante que debes tener en cuenta es que el almacenamiento en frío es ideal para guardar las monedas que no quieres utilizar pronto, tus ahorros o incluso grandes cantidades de criptos.

Aunque con este tipo de almacenamiento pierdes un poco de accesibilidad (ya que no depende directamente del acceso a Internet), ganas más seguridad  y confianza.

Y créeme, cuando se trata de grandes cantidades de criptos o de tus ahorros, lo que más necesitas es seguridad y confianza.

¿Qué necesito para crear un almacenamiento en frío de Bitcoins?

Lo primero que necesitas para crear un almacenamiento en frío para tus Bitcoins es conocer los tipos de monedero entre los que puedes elegir, y luego tener a mano una computadora y un disco duro o un pendrive. ¡Así de fácil!

La clave para crear un almacenamiento en frío, está en escoger un tipo de cartera digital que no dependa de Internet.

Si, sé que parece algo de la época de las cavernas que te recomiende usar un dispositivo que no tenga Internet, pero créeme, en este caso es más seguro y hasta actual. 😉

Existen solo 2 tipos de monederos digitales que no dependen directamente de la web: los monederos de hardware y los monederos de papel.

Los monederos de hardware son aquellos que te ayudan a almacenar tus Bitcoins en dispositivos compactos que no tienen acceso a Internet.

Un ejemplo muy común son los discos duros y las memorias USB o pendrives.

Debes recordar que todas las criptomonedas, a pesar de tener valor y permitirte hacer compras de cualquier tipo, son códigos digitales.

Esto quiere decir que pueden ser guardadas en casi cualquier dispositivo electrónico que tenga la capacidad de almacenar información.

Por supuesto, en el caso de los monederos de hardware tienes que optar por aquellos dispositivos que no tengan acceso a Internet. Por esta razón los discos duros y las memorias USB son la mejor opción.

También podrías usar alguna computadora portátil que tengas sin acceso a la red, sin embargo, trasladar un USB o un disco duro siempre será más sencillo. 😉

Los monederos de hardware son los más comunes dentro del almacenamiento en frío porque son un buen equilibrio entre seguridad y comodidad.

En el caso de los monederos de papel la cosa cambia mucho.

Estos monederos son ideales para almacenar cantidades grandes de Bitcoins y que básicamente nadie se dé cuenta del lugar en el que están.

Las carteras de papel, como su nombre lo indica, están compuestas únicamente por un código impresoque representa la dirección electrónica de tu monedero.

Normalmente estos códigos tienen forma de códigos QR o códigos de barra, aunque esto puede cambiar según el programa que escojas para generar tu monedero de papel.

La impresión puede ser realizada en una máquina común (como la que usarías para imprimir los ensayos de la universidad) o  en impresoras particulares  que tengan la capacidad de imprimir en otras superficies que no sean papel, como plástico, por ejemplo.

El único problema de estos monederos, es que a pesar de que estén completamente fuera de la web e incluso de dispositivos digitales, pueden ser bastante frágiles.

¿Alguna vez has roto un documento que no debías romper, por accidente? La verdad a mí me pasa todo el tiempo.

Exactamente lo mismo podría pasar con el monedero de papel, piensa que no es un dispositivo o algo de lo que puedas tener respaldo.

Si algo le pasa a esa impresión, perderás tus Bitcoins para siempre.

Ya que sabes cuáles son los tipos de monederos entre los que puedes elegir para guardar tus Bitcoins en almacenamiento en frío, necesitas pocas cosas más.

En caso de que quieras tener un monedero de hardware necesitas una memoria USB o un disco duro disponible para guardar tus monedas.

Por supuesto, si quieres crear un monedero de papel, este instrumento no será necesario, en este caso lo único que necesitarás será una impresora y una hoja de papel en buen estado.

Lo último que necesitas en un programa que te ayude con la creación del monedero que hayas elegido.

En Internet hay muchísimos programas que son confiables y que te pueden ayudar sin ningún problema, por lo que conseguir uno no va a ser un problema para ti.

Una que vez que escojas el programa el resto dependerá de las instrucciones de ese sistema y de su funcionamiento.

Recuerda que a pesar de que todos los programas te ayudarán a crear tu monedero, cada uno funciona de manera diferente y tiene una interfaz particular.

¡Y listo! Esto es todo lo que necesitas saber y tener antes de colocar tus criptos en almacenamiento en frío.

Seguro pensabas que la cosa sería más difícil, pero como puedes ver no es nada complicado.

Con muy pocas cosas puedes tener más seguridad y almacenar mejor tus Bitcoins.

Cómo crear un monedero en frío para tus criptomonedas

El proceso para crear un monedero en frío para tus Bitcoins va a depender del tipo de cartera que quieras crear.

Si has prestado atención a todo lo que te he dicho hasta ahora, a estas alturas ya debes ser casi un experto en el tema del almacenamiento en frío.

Te estoy dando todos los conocimientos que he acumulado en 4 años de experiencia invirtiendo en Bitcoins. Ahora que lo pienso deberías darme un premio o algo. 🤣

Como te expliqué en el punto anterior, solo hay 2 tipos de monederos que se incluyen dentro de este tipo de almacenamiento: los monederos de hardware  y los monederos de papel.

Ahora, una vez que tienes lo que necesitas para crear tu cartera digital, lo más importante que debes tener en cuenta, es el programa que usarás para la creación de tu monedero.

Una cosa que debes saber es que no todos los programas te pueden ayudar a crear ambos tipos de carteras.

Existen programas particulares tanto para los monederos de hardware como para los de papel.

Más adelante haré un apartado exclusivo para explicarte cómo crear un monedero de hardware, pero como la idea no es olvidar a nuestros amigos, los monederos de papel, en este caso los usaré como ejemplo para decirte cómo puedes crear uno.

La idea es que cuando termines de leer esto puedas decidir cuál es el que más te conviene y crear tu monedero en frío como todo un pro.

También necesitas saber que además de utilizar el programa adecuado, por tu seguridad debes estar en un ambiente seguro.

Esto quiere decir que debes contar con una computadora libre de virus, ya que de haber un software malicioso en el equipo, el atacante podría robar tus criptos.

Tanto para crear un monedero de papel como para crear uno de hardware necesitarás en algún punto del proceso una computadora con acceso a Internet.

Sin embargo, en el caso de los monederos de papel, es muy recomendable que una vez que hayas descargado el programa, hagas el resto del proceso sin conexión a la web. Esto te dará mayor seguridad durante la creación de la cartera.

Ahora bien, quiero recomendarte algunos programas con los que he tenido buenas experiencias en el campo de los monederos de papel.

Uno de los programas más comunes para abrir estos monederos se llama Bitaddress, este funciona como un generador de claves que utiliza JavaScript y no hace uso del Internet.

Lo que hace Bitaddress es utilizar el mouse de tu computadora para realizar una mezcla de caracteres que generan claves públicas y privadas, que posteriormente se mostrarán en tu pantalla para imprimir.

Este sistema es uno de los más famosos y también es fácil de usar.

Otro de los programas más comunes para la generación de monederos de papel es Mycelium.

Esta plataforma cuenta con una de las formas más seguras de generar monederos de papel.

En este caso, Mycelium utiliza un USB que se conecta directamente a una impresora sin necesidad de tener contacto directo con una computadora.

Por supuesto, esto minimiza los riesgos de virus y otros agentes virtuales, lo que permite que sea una opción segura.

En cualquiera de los casos es necesario que descargues el programa para poder hacer uso de él sin la necesidad de tener conexión a Internet.

Recuerda siempre que cada plataforma o programa funciona de manera diferente y que algunos pasos del proceso pueden variar.

Por esto es muy importante que investigues bien las instrucciones y requerimientos del sistema que quieres usar.

 

Cómo guardar tus Bitcoins en un pendrive

 

1. Selecciona y descarga el programa que elegiste

Este es un paso muy personal, tú mismo puedes decidir qué programa quieres utilizar para crear tu monedero y descargarlo.

En la web puedes conseguir una gran cantidad de sistemas que te pueden ayudar, aunque uno de los más conocidos es Electrum.

Este es un sistema que te permite crear monederos de hardware de una forma muy sencilla.

Además, su descarga es gratuita y solo cobra unas pequeñas comisiones por cada transacción que realices.

Sin embargo, como te mencioné antes, esta es solo una de las muchas opciones entre las que puedes elegir.

Ten siempre en cuenta que los pasos de proceso pueden variar según la plataforma que uses e incluso según el sistema operativo de la computadora que utilices.

 

2. Instala el monedero en tu pendrive

Una vez que descargaste el programa en tu computadora, el próximo paso que debes seguir es instalarlo directamente en tu pendrive.

Para esto, al igual que con el monedero de papel, te recomiendo que desconectes tu computadora de la conexión a Internet, esto te ayudará a evitar virus y otros riesgos.

Debes tener presente que las memorias USB son bastante propensas a este tipo de agentes externos.

Lo que te recomiendo es que cuando hayas descargado el programa, desconectes la señal de Internet y reinicies tu equipo.

Una vez que tu computadora haya reiniciado el sistema puedes conectar la memoria USB con completa confianza.

Cuando hayas conectado el pendrive, abre la carpeta de la unidad USB en tu computadora y abre el programa de instalación del monedero.

Como no estas conectado a internet no podrás conectarte a la red de Bitcoin, sin embargo tendrás la opción de crear un monedero nuevo.

En este punto solo necesitas seguir los pasos que indique el sistema que escogiste para abrir tu carteradentro de la memoria USB.

¡PERO CUIDADO! Los programas para crear monederos de hardware tienen una pestaña o ventana dedicada al aspecto de seguridad.

En este apartado debes crear una contraseña que sea segura y en algunos casos escribir una frase clave para aumentar la seguridad.

Ten presente que si olvidas la contraseña o la frase clave no podrás recuperar tus Bitcoins.

3. ¡A llenar tu monedero!

Una vez que ya has asegurado tu cartera digital, todo lo que debes hacer es disfrutar de ella. Y ¿cuál es la mejor manera de disfrutar de un monedero digital?

Pues, ¡GUARDANDO TUS BITCOINS!

Al igual que los monederos web, los monederos de hardware cuentan con 2 componentes: la dirección pública y la dirección privada.

Al momento de crear tu cartera digital, el sistema que hayas elegido deberá arrojar un código numérico que te servirá como dirección pública o una especie de “número de cuenta”.

Cada vez que quieras hacer transferencias a este monedero desde cualquier otra cartera, todo lo que debes hacer es facilitar esta dirección pública para que los Bitcoins se hagan efectivos de inmediato.

De esta manera tendrás un sitio seguro e independiente de la web para almacenar tus ahorros en Bitcoins.

En otras palabras, tendrás un cochinito de dinero, pero esta vez con criptos… Un cochinito mucho más feliz.

Cómo generar una clave privada para tus Bitcoins

Cuando creas un monedero Bitcoin, este maneja 2 tipos de claves: una pública y otra privada. Ambas van de la mano y trabajan juntas.

Son como un dúo dinámico que nunca se puede separar.

La clave privada es esa que te permite autorizar cada transacción o movimiento que sea realizado desde tú monedero.

Para que lo entiendas mejor, cada vez que recibes una transferencia en tu monedero, un registro de tu dirección pública y el monto que recibiste queda grabado en la cadena de bloques.

Sólo tu clave privada puede coincidir o desbloquear esa dirección pública en la que fueron depositados los Bitcoins.

Esto quiere decir que solo tú puedes hacer movimientos desde tu monedero.

Generalmente las claves privadas son un conjunto de números largo, que son generados al azar por el programa que usaste para crear tu monedero.

Por supuesto, cada sistema de creación de carteras virtuales respeta ciertas reglas de encriptación que hacen que la clave sea segura.

Algo muy importante que debes saber, es que cuando abres un monedero Bitcoin uno de los pasos que debes seguir para su creación, es escoger una especie de semilla (también conocida como “seed”).

Esta semilla es un conjunto de palabras que el sistema usa para generar la clave privada.

Por supuesto, debes escoger palabras que puedas recordar  y que de una u otra forma estén relacionadas contigo.

Esta semilla es bastante importante, porque cumple la función de pregunta de seguridad en caso de que pierdas el dispositivo en el que está tu monedero.

Si esto llega a ocurrir y no recuerdes las palabras claves que usaste, no podrás recuperar tus Bitcoins.

Para evitar que se pierda esta semilla hay personas que optan por guardar uno o varios respaldos de esta información.

Honestamente, no creo que esto esté mal, sin embargo, si lo vas a hacer debes tener mucho cuidado.

El motivo principal por el que las personas optan por el almacenamiento en frío, es la seguridad que este puede brindar.

En caso de que quieras guardar un respaldo de esta información, debes procurar que sea en dispositivos que no tengan acceso a la web: pendrives, memorias SD, MP4 o incluso CDs.

Por nada del mundo guardes un respaldo de esta información en plataformas como correos electrónicos, redes sociales o en cualquier servicio en la nube.

Si lo haces podrías correr un riesgo mucho mayor a que si usaras un monedero web.

Como puedes ver, crear una clave privada para tus Bitcoins es muy sencillo, con el simple hecho de abrir un monedero ya la estarás generando.

Lo realmente retador es mantener esta clave segura y libre de riesgos.

¡Pero no te preocupes! Si sigues los consejos que te acabo de dar, no tendrás ningún inconveniente a largo plazo.

Cómo vender tus Bitcoins desde el almacenamiento en frío

Muchas personas piensan que vender Bitcoins desde un pendrive o desde un papel es mucho más complicado que venderlas directamente en la web.

Pero, como una buena noticia para ti, debo decirte que esto no es cierto. 😉

Tener tus Bitcoins en almacenamiento en frío es un método que los mantiene protegidos de la intervención de terceros (como las compañías de servidores, por ejemplo).

Por esta razón se dice que es más seguro mantener las grandes cantidades de criptos guardadas en almacenamiento en frío.

Ahora bien, a la hora de vender tus monedas desde un monedero de hardware o uno de papel tienes dos opciones disponibles.

La primera opción es conseguir un comprador cercano y de confianza con el que puedas realizar tus transacciones.

Hacer esto te evitará tener que recurrir a una plataforma de intercambio o casa de cambio virtual.

En este caso solo necesitas abrir tu monedero de hardware desde una computadora o abrir el programa con el que abriste tu monedero de papel para realizar una sola transacción.

Para realizar la operación solo necesitarás la dirección pública del monedero de tu comprador.

Ten en cuenta que normalmente este tipo de monederos cobra una pequeña comisión por cada transacción que realices.

Dependiendo del programa que uses para crear tu monedero puede que la comisión se vuelva más pequeña si la cantidad de monedas que vas a transferir es mayor.

La segunda opción y posiblemente la más segura, es transferir tus Bitcoins a tu monedero web dentro de alguna casa de cambio virtual.

En estas plataformas puedes vender tus criptos casi inmediatamente y de una forma muy sencilla.

Lo bueno de esto es que estos sistemas normalmente tienen ciertas normas y reglamentos que hacen que sus operaciones estén reguladas y seas más confiables.

Yo, por ejemplo, prefiero irme por lo seguro  y mando mis Bitcoins desde mi monedero de hardware a mi monedero web en LocalBitcoins, una plataforma de exchange muy buena y con muchos beneficios.

Lo único malo que puedo resaltar, es que al usar una plataforma de intercambio puedes terminar pagando una doble comisión.

Recuerda que estás pasando tus criptos de tu monedero en frío a tu monedero web y posteriormente este último también te cargará una comisión por la operación que realices.

Esto significa que pagarás comisiones en dos plataformas diferentes para poder vender tus monedas.

Eso sí, como diría mi abuela “Mijo, la seguridad le gana a la confianza”.

Si lo piensas bien resulta mucho mejor usar un exchange que correr un riesgo innecesario con cualquier desconocido.

Es que las abuelas siempre tienen la razón

Te puedo asegurar que el almacenamiento en frío para Bitcoins es la cura para tus preocupaciones si aún tienes dudas sobre los monederos digitales web.

Desde que comencé a usarlos no puedo negar que siento un mayor nivel de seguridad y confianza sobre mis criptomonedas.

La mejor parte, es que muy al contrario de lo que muchas personas piensan, abrir un monedero en frío y manejarlo es algo muy sencillo y hasta mi abuela que es algo mayor y le tiene algo de fobia a la tecnología está aprendiendo a usarlo. 😉

¿Has pensado en abrir un monedero en frío? Déjame tu opinión aquí abajo en los comentarios, estaré leyendo y respondiendo.

Un artículo escrito por Marco Granado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas