Cómo ganar dinero como profesor online (5 pasos muy sencillos)

Seguro que tienes alguna pasión o hobby en tu vida. ¿Sabías que esos conocimientos pueden ser de valor para otras personas y que además puedes ganar dinero con ello? Hoy en día ser profesor de cualquier tema es una posibilidad gracias a Internet.

De esto nos hablará hoy Marian Sánches, de ClassOnLive, quien te desvelará algunas claves para potenciarte como profesor online.

En la mayoría de las ocasiones no valoramos nuestros propios conocimientos y creemos que sólo los mejores ganan dinero en Internet, o solo aquellos que invierten mucho dinero en sus cursos online.

La verdad es que esta afirmación está muy alejada de la realidad. En la actualidad, con los recursos que la tecnología pone a nuestra disposición cualquiera con un poco de esfuerzo e interés puede generar ingresos.

Uno de los campos en los que esto se hace más evidente es la educación, o la formación online (lo que llamamos e-learning), ya que presenta infinitas ventajas tanto para profesores como para alumnos que quieren aprender sobre cualquier cosa.

Convertirte en profesor online supone ganar dinero, y puede ser mucho si lo haces bien.

Tal vez puedas decir que no tienes las herramientas didácticas, ni la formación académica que se necesita para impartir clases. Y si bien es cierto, tienes lo más importante, los conocimientos.

Y es que en Internet los usuarios quieren aprender los conceptos, técnicas y habilidades más variadas, que van desde aprender recetas de cocina hasta arreglar problemas en casa, o un nuevo idioma, y quizás a reparar ordenadores y hacer manualidades, cócteles, punto de cruz, o lo que se te ocurra.

¿Qué se te da bien? ¿En qué te consideras un experto? ¿Tienes algún hobbie que puedas enseñar? Si respondiste asertivamente a estas preguntas, tienes lo que necesitas para ganar dinero cómo profesor online. Vamos a enseñarte a hacerlo en este post, así que sigue leyendo.

 

1. Trabaja tu marca personal

No vamos a mentir, la competencia en el campo de la formación online es fuerte, y cada vez está asentándose más gracias a las ventajas del e-learning (es muy flexible, rápida, barata, fácil de producir, reciclable, etc).

No obstante, hay espacio para todos. Antes de empezar a publicitar tus cursos online (incluso diríamos que antes de crearlos), tus alumnos potenciales deben saber quién eres y lo que eres capaz de hacer.

Para ello, lo mejor es trabajar tu marca personal y darte a conocer mediante los recursos que te ofrece Internet.

 

1. Crea perfiles profesionales en las redes sociales en las que puedas tener presencia

Fíjate que decimos “puedes”. No vayas a crear perfiles en todas las redes y luego mantenerlos desactualizados o sin contenidos. Facebook, LinkedIn y Twitter te servirán para empezar.

Intenta ser activo (sin spamear, por supuesto) y ten siempre en cuenta que hablas como marca, no como usuario (no entres en temas polémicos como fútbol, política o religión). Comparte contenidos que puedan ser de interés para tu audiencia y que sean variados y atractivos.

 

2. Crea un blog

Es muy fácil y no necesitas conocimientos técnicos para ello.

Te servirá como tu página web donde tus alumnos pueden encontrar información sobre ti, tus trabajos, tus opiniones, y contenido de utilidad.

En el blog es más habitual promocionar tus propios contenidos, tus cursos online, y tus logros.Además, puedes colocar accesos a tus redes sociales, banners a tus cursos, popups con publicidad, etc.

3. Haz networking

La comunicación con otros profesionales del sector en el que impartes formación online puede traer nuevos alumnos y más visibilidad profesional.

Conoce a la personas que trabajan en los mismos campos que tú y colabora intercambiando con ellos posts, menciones, e incluso puedes pedirles que hagan una charla en tus cursos online para hacerlos más dinámicos e interesantes.

2. Aprende sobre tu público objetivo

Sea cual sea la temática del curso online que vas a impartir, necesitas conocer el perfil del público al que te diriges lo mejor que puedas. Su edad, su sexo, sus intereses, sus gustos, los lugares donde se encuentra, su formación, etc., son características fundamentales para elaborar la formación que demandan.

Aunque no te pedimos que hagas un estudio de mercado a gran escala, puede ser de ayuda fijarte en tu competencia—dónde está, qué contenidos comparte, el tono de su conversación, sus perfiles en redes sociales, cómo se comunican con sus usuarios, qué tipo de cursos elaboran y en qué formato, etc.

Otra tarea que puede ayudarte bastante es unirte a grupos de Facebook sobre la temática de tu curso, o estudiar los hashtags (temáticas de discusión) relacionadas con lo que vas a enseñar. En unos días, sabrás qué les gusta a los usuarios y qué no para hacerte una idea de cuál debe ser la temática de tu formación y cómo enfocar los contenidos.

3. Elige tu plataforma de formación online

Puede ser un punto definitorio en tu estrategia formativa, así que tómate el tiempo que necesites para elegir una plataforma de e-learning que reúna todas las características y funcionalidades que consideras de interés.

Hay muchas en las que tienes un periodo de prueba gratuito. ¿Cuáles de estas características consideramos más importantes? Te enumeramos lo que tienes que tener en cuenta:

 

1. Costo

Hay plataformas de e-learning que cobran por alumno y otras tienen un precio mensual. Existen las que limitan el número de formaciones online que puedes impartir y las que no.

La mejor opción es contar con una plataforma que permita formaciones ilimitadas a un precio mensual. Pagar por alumno o por alojamiento puede llevar un costo mayor.

2. Soporte

Puede parecer de poca importancia, pero nos parece vital para dar un buen servicio a nuestros alumnos.

Una plataforma con un buen soporte técnico nos reducirá mucho el trabajo extra y reducirá los problemas que puedan aparecer al inicio de la formación online.

3. Usabilidad

Es muy importante que sea fácil de usar tanto para ti como para tus alumnos, y que no requiera conocimientos técnicos.

En cualquier caso, informa a tus usuarios de cuáles son los requisitos técnicos necesarios para acceder a la formación antes de que se inscriban al curso (puedes incluir estos datos en la descripción de los contenidos de tu curso online).

Por supuesto, intenta también que la plataforma que elijas para formar online no requiera la descarga de plugins o programas en el ordenador, ya que la mayoría de los internautas nos mostramos reacios o desconfiados con este tipo de tareas.

4. Distintos formatos

Cuantas más modalidades formativas puedas crear, más interesarán tus cursos online. La posibilidad de hacer webinars, clases particulares, subir documentos, insertar vídeos, audios, etc; harán más atractivas tus formaciones online. Además, es importante que sea adaptable a cualquier dispositivo.

Recuerda que el m-learning (el aprendizaje a través de móvil) ha cobrado mucha importancia en la actualidad y son muchos los alumnos que aprenden ahora a través de este dispositivo.

 

5. Gestión de pagos

Los instructores deben dedicarse a impartir sus contenidos principalmente y no a administrar los pagos de sus formaciones.

Es también una tarea que requiere bastante tiempo, por eso es mejor delegarla en la administración de la plataforma. Por supuesto, vigila las condiciones de seguridad y elige una plataforma con varias formas de pago para poder abarcar a un mayor número de usuarios.

 

4. Crea tu contenido

Aunque tus conocimientos están “en tu cabeza”, tendrás que elaborar contenidos para tus alumnos. Te aconsejamos hacerlo independientemente de cuál sea el formato elegido para impartir tu formación (webinar, vídeo, audio, etc).

 

1. Webinar

El webinar es un formato popular. Es una conferencia o seminario que se retransmite a través de Internet en tiempo real.

Normalmente, hay un profesor al que vemos y escuchamos, y muchos alumnos (a los que el profesor no ve, pero se comunica con ellos a través de chat o puede darles voz y vídeo según la plataforma de e-learning que utilice).

Para hacerlo, elabora un guión con el contenido que vas a tratar en el curso y puedes apoyarte en presentaciones en PowerPoint, o PDF, para fijar y hacer entender mejor lo que vas a contar.

2. Vídeo y Audio

Quizás para estas opciones necesites un guión más elaborado que para la opción anterior. Ambos son formatos muy atractivos para el público actual ya que pueden consumirse en cualquier momento y lugar, sin muchas limitaciones técnicas.

 

3. Documentación

Si vas a impartir un curso online a través de documentos escritos, PDF, PowerPoint, etc; te recomendamos que sean visualmente muy atractivos para que el alumno no se aburra y que te apoyes también en otros formatos más dinámicos que beneficien la interacción con tus usuarios.

Sea cual sea el formato que escojas, incluso si decides hacer una combinación de varios, ten muy en cuenta que el equipo que estés usando cumpla los requisitos necesarios para que el audio y el vídeo funcionen de manera óptima.

Normalmente, con un ordenador con webcam suele ser suficiente, pero te ayudará mucho contar también con un micrófono y unos auriculares de calidad.

Ganar dinero con cursos on-line

5. Otros detalles que definen el éxito

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el lugar que escoges para impartir tu formación.

Recuerda que mucho mejor si es un sitio sin adornos innecesarios (que puedan crear una imagen de ti que no quieras proyectar), serio, alejado de ruidos molestos o distracciones (teléfonos, mascotas, etc) y bien iluminado.

Por supuesto, es muy recomendable hacer pruebas antes de impartir tu curso online, así verás si todo está como deseas y evitarás fallos que darán una mala imagen a tus alumnos y que podían haberse prevenido haciendo alguna prueba.

Aunque parezca un aspecto trivial, tu sonrisa es tu mejor carta de presentación. Si estás nervioso/a, impaciente, o dudoso/a, proyectarás esos sentimientos en tus alumnos.

Al principio del curso online es normal que surjan dudas, por eso empieza explicando qué vas a hacer, cómo se imparte la formación, y cómo funciona la plataforma.

La puntualidad también es muy valorada por los estudiantes. No llegues de último, sino de primero, aunque tengas que dar un tiempo a rezagados.

Si tus alumnos se conectan y no te ven, empiezan a desconfiar, a sentirse frustrados, y nerviosos. En este tiempo puedes charlar con ellos sobre lo que te apetezca (sería interesante conocer bien porqué se apuntaron al curso, sus intereses, etc).

Si puedes, divide tus cursos por niveles de aprendizaje, edad, lugares de residencia, etc., así tus usuarios serán más parecidos y será más fácil impartir la formación online.

Cuida la extensión de tus formaciones. Normalmente, nuestra capacidad de atención es limitada, al igual que nuestra retención de información.

No tiene sentido utilizar vídeos o audios de 30 minutos, ya que los alumnos suelen aburrirse en los primeros 5 minutos. Formatos cortos con las ideas principales que se fijan en la mente de los alumnos es la mejor opción. El microlearning (aprendizaje en pequeñas píldoras formativas, en cualquier formato) es el futuro de la formación online.

Además, a los alumnos suelen gustarle más aquellos cursos online en los que hay interacción entre los participantes y el profesor, en los que pueden preguntar, opinar, debatir y contar sus propias experiencias.

Aunque realices un curso completo en vídeo, realiza varios webinars en forma de tutorías o debatespara ver la comprensión de los contenidos y solucionar las dudas en directo que hayan podido surgir durante el aprendizaje.

En definitiva, la planificación es la clave. Seguir los pasos adecuadamente y con sentido común te ayudará a crear cursos de calidad que tendrán muchos alumnos inscritos. Las generalidades o ambigüedades sólo fomentan la desconfianza del estudiante.

Como ves, ganar dinero como profesor online es fácil con una mínima inversión, pero por supuesto, debes hacerlo bien si quieres triunfar y vivir de ello, pero si se puede, y hay muchas personas que ya lo están haciendo.

Es importante que prestes atención a cada paso que des y que no te lances a la ligera a impartir formación online, porque seguramente fracasarás si no planificas y dedicas un tiempo a pensar cuál es la mejor opción para tus características y necesidades.

Si echas un vistazo a la red, puedes aprender de muchas personas que están implementando formación online en sus negocios.

Por supuesto, antes de ser profesor, no estaría mal que te convirtieras en alumno de algún curso online(hay muchos gratuitos de los temas que te apetezca aprender).

Eso te ayudará a saber qué es lo que te gustará hacer y lo que no, cuáles son los errores que a tu entender están cometiendo los demás y que tú no cometerías.

¿Te atreves a enseñar lo que sabes?

 

Descripción del autor: Marian Sánchez es Periodista, responsable de contenidos, comunicación y community manager de ClassOnLive. Siempre le ha apasionado escribir y contar historias, y hacerlo para enseñar cómo utilizar la red le hace feliz. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas