Cómo ganar dinero con una página web: Las 10 fórmulas más usadas

Te hayas planteado tu web como un negocio desde el principio o no, a todos los propietarios de sitios web nos llega, tarde o temprano, el momento en el que nos planteamos cómo podemos generar ingresos con nuestra web.

Pues bien, tengo una buena noticia: no es tan complicado y hay muchas fórmulas diferentes de hacerlo.

El quid de la cuestión es que no todas se adaptan a todos los proyectos y todos los nichos.

Así que en este post te voy a hacer un resumen de las 10 fórmulas que, a mi modo de ver, serían las más importantes.

Mi objetivo es que tras leer este post tengas claro cómo funciona cada una, cuándo va a funcionar bien y cuándo no lo va a hacer.

Junto con esto, te daré también referencias para profundizar más con otras lecturas en aquellas fórmulas concretas que más te interesen.

Antes de continuar, recuerda que las fórmulas de monetización en Internet ni mucho menos se agotan en estas 10 que presento aquí; hay muchas más.

De este post vas a tener una primera visión muy completa del tema monetización de páginas web, pero también te animo a seguir investigando.

Recuerda también que esto es un tema altamente creativo, siempre hay espacio para nuevas ideas que pueden ser una excelente alternativa de generar ingresos para tu caso particular.

Dicho esto, vamos a ello 🙂

¿Cuánto dinero se puede ganar con una página web?

Como te puedes imaginar, la horquilla de potenciales ingresos con una página web es enorme. Empieza en cero si haces las cosas mal y llega hasta los casos de los “solopreneurs” (emprendedores en solitario) convertidos en millonarios.

Casos de solopreneurs millonarios en EEUU como Tim FerrisJohn Lee Dumas o Lewis Howes y los ejemplos similares en España como Euge Oller o Isasaweis no son fruto de la casualidad.

Prueban que Internet tiene potencial para crear negocios extremadamente rentables, incluso a nivel individual.

Ahora bien, pocas personas conseguirán llegar tan lejos como los protagonistas de estos ejemplos, también tenemos que mantener una perspectiva realista, claro está.

¿Cuál sería entonces un término medio realista?

Una referencia muy buena para verlo son las entrevistas “Bloggerview” de sitios web “normales” que hemos hecho aquí en Ciudadano 2.0, gente como tú y yo que son suscriptores de nuestro blog (miembros de la “Zona VIP”).

Los casos que puedes encontrar aquí van desde pequeños proyectos “side projects” (pequeños proyectos a tiempo parcial) que generan unos pocos de cientos de euros al mes hasta proyectos convertidos en profesión como Fitness Revolucionario de Marcos Vázquez, con ingresos de seis dígitos al año.

Todos estos casos se encuentran dentro de lo que considero una horquilla de ingresos realista.

¿Qué tipo de web es la mejor para generar ingresos?

Si estás creando tu proyecto con el objetivo en mente de que sea un negocio online, la pregunta evidente es qué tipo de web es la mejor para la generación de ingresos.

Es una pregunta muy complicada… Incluso diría que no tiene respuesta, y es que hay muchos más factores de peso implicados que la web en sí.

Veamos algún ejemplo:

En primer lugar, mucho más que el tipo de web, lo que verdaderamente importa es el tema (el nicho) que elijas. Hay actividades que, a priori, son más “monetizables” y otras que lo son menos. Luego, un poco más abajo, profundizamos más en el tema “nicho elegido”.

Otro aspecto, decisivo para mucha gente, es la dificultad técnica para crear la web y hacer marketing con ella. Para algunas personas, una dificultad técnica excesiva se convierte en una barrera infranqueable que mata el proyecto antes de nacer.

Hay muchos aspectos más, pero creo que ya vas viendo por qué digo que es una cuestión muy relativa y complicada de argumentar objetivamente.

No obstante, me voy a atrever con una clasificación (por supuesto, totalmente subjetiva) de “más fácil a más difícil” de las cuatro opciones principales:

1. Ganar dinero con YouTube

YouTube es una opción excelente para montar un negocio online. Además, me parece la opción más asequible porque es bastante fácil y rápido crear un canal y empezar a hacer vídeos.

Por otra parte, YouTube tiene un potencial de audiencia gigante. Lo puedes ver fácilmente en los YouTubers consolidados: incluso en español, ya hay muchos con más de 100.000 suscriptores y cientos de millones de reproducciones de sus vídeos.

Estamos hablando de canales que consiguen millones de reproducciones de sus vídeos cada mes.

Como te puedes imaginar, con estos números, las cifras económicas que manejan también son importantes.

El mayor inconveniente que le veo es el de estar dentro de una plataforma de otro (de Google en este caso). Una de las consecuencias más importantes de ello es que el control sobre tus suscriptores lo tiene Google, no tú.

Esto, por una parte, te limita en las acciones de marketing (no tienes su email para contactarles, por ejemplo) pero también supone un riesgo estratégico para tu negocio.

Un cierre de tu cuenta, por ejemplo, implicaría perder todos tus suscriptores de un plumazo, literalmente habrías “desaparecido” de Internet de un día para otro.

Sin llegar a estos extremos, las plataformas van cambiando sus condiciones para los creadores, estos cambios no siempre serán favorables a tus intereses (reducción del alcance orgánico, por ejemplo).

2. Generar ingresos con un blog

Un blog es otra opción excelente para crear un sitio web que genere ingresos.

Aquí puedes estar también dentro de una plataforma (BloggerWordPress.com, Squarespace, etc.) o tener tu propia plataforma, para lo cual necesitas hosting y WordPress.

Te puedes imaginar que para un negocio te recomiendo, como norma general, la segunda opción.

En este caso, se trata, sobre todo, de una cuestión de potencial de marketing, es decir, el máximo potencial en flexibilidad; herramientas que puedes usar para hacer marketing, etc. las vas a tener en un blog con WordPress y hosting.

La disyuntiva blog versus canal YouTube es muy frecuente. Por eso quiero mencionar, al menos, estos aspectos imprescindibles a tener en cuenta, junto con mis consejos sobre qué hacer:

  1. Vídeo vs. texto: hay gente a la que se le da mejor escribir que hacer vídeo y viceversa. Supera la vergüenza inicial que todo el mundo tiene con el vídeo y prueba las dos cosas para descubrir qué medio te va mejor.
  2. Un blog tiene menos potencial de tráfico…: esto es también una afirmación muy genérica, pero las cifras de decenas o millones de reproducción que muchas canales YouTube han conseguido en pocos años, normalmente, es casi imposible que las consigas con un blog.
  3. …pero es más fácil convertir: sin embargo, en el medio vídeo lo tienes mucho más complicado para conseguir clics (que es el pilar de los ingresos en casi todas las fórmulas). En el texto escrito el clic es mucho más natural porque el enlace está ahí mismo, en el vídeo tiene que pedirle al usuario que realice la acción. Esto te exige motivarle mucho más para que lo haga y para que no se olvide al final de ello al final del vídeo.
  4. Si vas por YouTube, crea un blog también: si te decides por YouTube fantástico, pero crea sí o sí también un blog en el que publicas también tus vídeos y dónde captas suscriptores en email. Así te independizas de YouTube, tus suscriptores serán tuyos. Incluso puedes plantearte contratar la transcripción de tus vídeos a posts de un blog y captar tráfico por ese lado también.

También es importante recalcar que un blog y un canal YouTube se complementan a la perfección.

Esto es así ya no solo por la cuestión de los suscriptores, sino también por otros aspectos, como poder embeber vídeos tuyos en tu blog, lo que aumenta mucho el valor añadido de tus posts del blog.

3. Generar ingresos con un podcast

Los podcasts son un formato que personalmente me encanta por lo cómodos que son (puedes escucharlos en cualquier parte desde tu móvil) y conectan más con el autor que los blogs.

De cara a generar ingresos tienen problemas parecidos a YouTube: al no ser un formato texto (que permite clic en los enlaces), conseguir buenas conversiones requiere estrategias más complejas lo que, sobre todo para principiantes, va a ser una dificultad añadida.

Por otra parte, hay que adquirir algunos conocimientos técnicos básicos para trabajar con audio para producir los capítulos. No es tremendamente difícil, pero hay que salvar este obstáculo.

En cuanto a la difusión masiva, ésta se hará principalmente vía plataformas como iTunes o iVoox.

En cuanto a los inconvenientes, el principal problema que le veo a empezar con un podcast es el tema audiencia. Es muy complicado conseguir audiencia de cierto tamaño con un podcast de manera orgánica.

Google lleva visitas a los blogs y el buscador propio de YouTube a YouTube. Estos son los dos principales buscadores del mundo, a años luz de los siguientes.

No existe algo similar para los podcasts y conseguir tráfico Google es complicado por el propio formato.

Ahora bien, un podcast con una gran audiencia tiene también muchas posibilidades de monetización con fórmulas habituales como patrocinios, marketing de afiliación (abajo veremos más sobre esto), etc.

Especialmente en EEUU, hay casos increíbles como el podcast de John Lee Dumas, por ejemplo, que supera mes tras mes los $100.000 de ingresos.

Pero también en España existen casos de éxito sonados como el de Víctor Martín, por ejemplo.

En definitiva, a mi modo de ver, por este motivo un podcast no lo veo tanto como primer proyecto, sino como un segundo paso ideal, después de haber creado una audiencia grande con un blog o canal YouTube.

Así, es relativamente fácil llevarte al menos una parte de esta audiencia a tu podcast y crear esa masa crítica de audiencia para que empiece a crecer solo.

De hecho, en Ciudadano 2.0 estamos barajando esa posibilidad desde hace un tiempo.

4. Crear una tienda online

Este punto, vaya por delante, es la opción que menos conozco; por tanto, lo que diga aquí cógelo con pinzas y contrástalo con opiniones de terceros.

No obstante, por lo que he podido ver, mis opiniones tampoco son muy diferentes a las de autores más expertos en este tema.

En resumen, en principio, para pequeños emprendedores individuales, que es la audiencia a la que nos dirigimos en Ciudadano 2.0, no me parece demasiado aconsejable.

Mis razones te las detallo abajo en el apartado que habla de tiendas online.

Eso sí, hay una variante que sí te recomiendo encarecidamente que estudies y es vender directamente vía Amazon con su programa Amazon FBA, más sobre ello también más abajo.

Y más sobre ello también en el apartado de tiendas online de este post.

3 Condiciones imprescindibles para poder monetizar un sitio web

Lo primero que debes entender son las condiciones previas que se deben dar para que puedas empezar a pensar en monetizar una web. Te aseguro que, si no las cumples, como mucho vas a conseguir ingresos anecdóticos.

Debes encontrar un buen nicho de mercado para tu web

Encontrar un buen nicho de mercado para tu sitio web tiene su miga y merece un post dedicado en exclusiva a este tema, pero ya te adelanto algunas de las claves aquí:

  • Tiene que ser una temática con demanda
  • Debería ser algo que motive y/o algo que sabes hacer especialmente bien.
  • Debes encontrar la manera de diferenciarte de tu competencia.

El post está orientado a blogs, pero las técnicas e ideas aquí expuestas son también perfectamente extrapolables a los tres otros tipos de webs que he mencionado antes.

Tienes que conseguir visitas a tu web

Este punto es obvio, pero mucha gente no centra lo suficiente el foco en él. Centran el foco en crear muchos contenidos, pero no en la estrategia de visibilidad que debe acompañar la creación de los contenidos.

¿De qué sirve tener mucho contenido si nadie lo ve?

La fuente más potente de tráfico en la que te debes centrar es, sin duda, el tráfico proveniente de los buscadores: Google y el buscador de YouTube.

Eso quiere decir que debes aprender cómo posicionar tu web en Google y/o YouTube o lo que es lo mismo: tienes que aprender SEO (posicionamiento web), sí o sí

Te recomiendo que hagas del SEO tu prioridad número uno para generar tráfico, pero como los resultados del SEO tardan meses en llegar en una web nueva, no debes dejar de lado otras fuentes de tráfico como las redes sociales (especialmente en los grupos afines a tu temática) y el tráfico de pago.

Necesitas motivación y constancia

Y, por último, necesitas mucho tesón y paciencia.

Aunque eso tampoco quiere decir que no te preocupes de ir a buen ritmo en tu proyecto.

Aún así, no aspires en los primeros meses o el primer año más allá de meramente simbólicos.

Estos primeros ingresos tienen más una función motivadora, de demostrarte que esto de generar ingresos online es real, para darte gasolina para continuar desarrollando tu proyecto con fuerza.

Como has podido ver con los ejemplos de arriba, se puede ganar muchísimo dinero en Internet, olvídate de pensar en el corto plazo para esto.

Todos los emprendedores que han tenido grandes éxito, han pasado primero por años de duro trabajo antes. No existen atajos, créeme.

10 Formas de ganar dinero con una página web, sus pros y sus contras

Con este preludio ya estamos preparados para ver las fórmulas más populares para ganar dinero en una web. Algunas son muy obvias, como la publicidad online; y otras, como el marketing de afiliación, tan sutiles a veces que ni las detectarías en una web si no las conoces.

Por eso, después de leer este apartado, verás las webs con nuevos ojos. Será una experiencia muy interesante; además, la mejor manera de aprender es ver cómo lo han hecho otros a los que les ha ido bien.

Cada uno de los siguientes apartados se merece uno o varios posts para él solo; por eso aquí haré simplemente una introducción a cada concepto, para que entiendas lo básico de cómo funcionan, qué diferencias hay entre ellos y en qué situaciones puede encajar mejor una u otra fórmula.

Con las referencias que te daré en cada punto, podrás seguir profundizando en los que más te interesen.

1. Ganar dinero en páginas web con publicidad online

La manera probablemente más conocida, más simple e inmediata de ganar dinero con una web es mostrando anuncios en tu web.

Es importante que distingamos entre dos situaciones diferentes: la del anunciante (por tanto, eres tú quien paga por tener tráfico a tu página) y el de propietario de la web que los muestra (en cuya caso eres tú quien cobra por mostrar anuncios en tu web).

Aquí voy a hablar de la segunda situación.

Las dos grandes maneras de cobrar por anuncios online son con una web o un canal YouTube que sean de tu propiedad. Veamos las diferencias:

La publicidad display de Google, Amazon y otras plataformas

Estos son los “banners” de toda la vida, es decir, los anuncios que te encuentras embebidos en todo tipo de webs, sobre todo periódicos y revistas digitales, pero también blogs, etc.

La publicidad en YouTube

El propio reproductor de YouTube, como bien sabes, también muestra anuncios. Estos son anuncios de la plataforma AdSense de Google que pueden ser de tres tipos básicos:

  1. Anuncios display que se muestran en la parte inferior del reproductor.
  2. Anuncios gráficos que se muestra arriba a la derecha, encima de los vídeos sugeridos.
  3. Anuncios de vídeo, los cuáles se dividen a su vez en varios tipos (al principio, durante el vídeo, que se pueden omitir, que no se pueden omitir, etc.)

Aquí encontrarás los detalles:

Lección “Anuncios YouTube” de YouTube Creators

La peculiaridad de YouTube está en la famosa exigencia de las 4000 horas de visualización en los últimos 12 meses y 1000 suscriptores que Google te exige antes de poder monetizar tus vídeos con anuncios de YouTube.

Los ingresos con publicidad online. Pros y contras

Vistas estas dos opciones básicas, hablemos de pros y contras.

La principal ventaja de la publicidad online es que resulta muy fácil empezar gracias a las plataformas de publicidad online como Google AdSenseAmazon AdsBing Ads o Facebook Ads.

Básicamente sólo necesitas crearte una cuenta y configurar tus datos personales (o de tu empresa).

A partir de ahí, estas plataformas te proporcionan un código que puedes insertar en las páginas dónde quieras que aparezcan los anuncios.

El principal inconveniente es que los precios dependen mucho de la demanda de anunciantes, ya que los espacios para los anuncios se subastan. Por esta misma razón, dependen también muchísimo del país.

En EEUU los precios, como media, son el doble o más de los que se consiguen en España. Sin embargo, en los países LATAM se quedan en una fracción de los precios en España.

Por otra parte, los anuncios tratan de ser inteligentes en el sentido de que sean lo másrelevantes posible con respecto al contenido de la página en la que se muestran.

Es decir, en una web de finanzas personales, por ejemplo, se deberían mostrar, sobre todo, anuncios del sector financiero y afines.

No obstante, esto no siempre se cumple en la medida que sería deseable, de modo que a veces habrá anuncios en tu web que no son demasiado óptimos y simplemente no te agrade que aparezcan en ella.

En definitiva, todo esto hace que haya nichos buenos (con muchos anunciantes “compitiendo”por los espacios publicitarios) que se pagan bien y malos (con pocos anunciantes) que se pagan mal.

Típicamente cobrarás con un modelo CPC (Coste por Clic) donde el anunciante paga solamente por los clics recibidos en sus anuncios.

En nichos de baja demanda, el CPC no pasará de unos poco céntimos. Un ejemplo realista de un nicho “malo” sería éste:

  • 1000 páginas vistas con un CTR (tasa de clics) del 1% con 10 clics y una media de 2 céntimos el clic.
  • Cada 1000 páginas vistas generarían 0,2€ y se necesitaría 1 millón de páginas vistas para ganar 200€.

Una miseria, ¿no te parece?; sin contar con lo difícil que es crear una web con 1 millón de páginas vistas/mes.

Los 0,2€ serían aquí lo que se conoce como CPM. Acuérdate de estas siglas, luego te explico de se trata exactamente.

Un ejemplo realista de un nicho “bueno” sería éste:

  • 1000 páginas vistas con un CTR (tasa de clics) del 3% con 10 clics y una media de 20 céntimos el clic.
  • Cada 1000 páginas vistas generarían 6€ (CPM de 6€) y se necesitaría 1 millón de páginas vistas al mes para ganar 6000€.

Estas cifras ya son mucho mejores, pero tenemos el gran problema que exigen posicionar tu web en nichos llenos de webs competidores muy fuertes. Una tarea casi imposible para un particular.

Como puedes deducir de lo dicho, la publicidad online me parece una fórmula limitada a profesionales, con posibilidades de crear webs potentes en nichos competitivos.

Para pequeños emprendedores, en principio, no la considero una buena vía, especialmente en blogs. En YouTube, dado su gran potencial de tráfico puede ser más viable para un particular.

Pero no te preocupes, como irás viendo, hay muchas más alternativas… 🙂

2. Venta de espacios publicitarios en tu web

Seguimos con la publicidad online, pero cambiamos de modelo: la venta de espacios publicitarios en tu web a anunciantes.

Probablemente te estés preguntando: ¿y cuál es la diferencia con lo anterior?

Pues, aunque no lo parezca, es bastante diferente y los ingresos también; sobre todo para las webs pequeñas, resultado de un contacto con los anunciantes mucho más directo (que también implica más esfuerzo de gestión).

Veamos las diferencias:

En primer lugar, al negociar directamente (o vía una agencia) con los anunciantes, una web, aunque tenga con poco tráfico (debilidad en el modelo anterior), si tiene una alta reputación, puede resultar atractiva para ciertos anunciantes.

En cuanto a los ingresos, aquí se suele utilizar un modelo de ingresos CPM, las siglas de “Coste por Mil impresiones” (¿te acuerdas de que lo mencioné arriba?).

Un CPM de 3-5€ no es ningún disparate si la web tiene la calidad suficiente. Compara eso con los 0,2€ de CPM que ponía antes como ejemplo realista de a lo que puede aspirar una web pequeña.

En sitios con una marca muy fuerte, estos CPM pueden llegar incluso a precios por encima de los 100€ como, por ejemplo, en periódicos digitales muy conocidos. Aquí tienes varios ejemplos.

Un ejemplo perfecto para esta fórmula sería una web de un nicho pequeño e hiper-especializado que, por su tamaño, no puede aspirar a grandes cantidades de tráfico y altos CPCs, pero sí puede ser atractiva para algunas marcas de su nicho por su reputación.

Pongamos un nuevo ejemplo realista:

  • Una web con 50.000 páginas vistas al mes (no es mucho, este blog tiene 6 veces más en este momento…) en las que colocamos 2 anuncios, con un CPM de 3€ cada uno.
  • Esto equivale en ingresos a 50 veces el CPM (3€), multiplicado por dos anuncios al mes. Es decir, un total de 300€ al mes.

Ya no está tan mal para ser unos ingresos en piloto automático, mes tras mes, ¿verdad?

Eso sí, no es tan cómodo como usar una plataforma. Esta fórmula de ingresos de obliga a buscar a potenciales anunciantes, negociar con ellos, etc. De todos modos, hay intermediarios que te pueden ayudar; los veremos en el apartado de patrocinios.

3. Ingresos pasivos con marketing de afiliación

Veamos ahora una forma de ganar dinero que mucha gente no muy experta en marketing digital confunde con la publicidad online, pero que es radicalmente distinta: el marketing de afiliación.

Ya te adelanto que me parece una fórmula fantástica, casi obligada diría, para las webs con potencial para ello. No es casualidad que sea la vía de ingresos Nº1 de este blog.

El marketing de afiliación se parece a la publicidad online en que también funciona por clics en enlaces, pero aquí se acaban todas las similitudes.

En el marketing de afiliación, cuando un usuario hace clic en uno de estos enlaces, en el destino (la página del producto), vía cookies, queda registrado la web del afiliado de la que procede este usuario.

Si el usuario compra en un plazo máximo establecido (que oscila típicamente entre 1 y 30 días), el afiliado recibirá una comisión por la venta.

Estos enlaces pueden ser como los banners de anuncios online o simples enlaces de texto (muchas veces mucho más efectivos, por cierto).

Las comisiones suelen oscilar típicamente entre el 5% y 50% del precio del producto. Esta última tasa se da en productos digitales como cursos online, por ejemplo. En un producto físico o servicio, por razones obvias, es prácticamente imposible llegar a porcentajes tan altos.

Este ejemplo quizás te haga intuir también otra diferencia fundamental con los anuncios: en el marketing de afiliación hay mucho más control y estrategia que en los anuncios; es una forma de marketing de contenidos mucho más activa.

Con una plataforma de anuncios online, aunque la plataforma tratará de encontrar los mejores anuncios posibles para el contenido, éstos son cambiantes y, hasta un punto, arbitrarios.

En el marketing de afiliación, el autor del contenido determina el producto (o un número reducido de ellos) que encaja perfectamente con su contenido y los recomienda a su audiencia en los puntos del contenido donde tiene sentido hacerlo.

Hay contenidos donde ciertos productos encajan de manera natural y otros donde el contenido se diseña ex profeso para un determinado producto (un análisis de producto, por ejemplo).

En ambos casos se pueden obtener rendimientos económicos muy altos porque este tipo de contenidos, cuando se saben hacer, convierten muy bien (consiguen altas tasas de clics y de ventas) y se pagan muy bien.

Esto permite que incluso webs pequeñitas puedan obtener muy buenos rendimientos. Y, por si esto fuera poco, es inmediato y muy fácil de implementar. Sólo necesitas localizar productos con programas de afiliación, darte de alta en ellos y empezar a usar sus enlaces.

Es relativamente fácil encontrar productos que te encajen porque hay una infinidad de programas de afiliación. Tan solo con los programas de afiliación de las grandes tiendas online como Amazon o Aliexpress ya tienes una oferta casi infinita de productos.

Un último consejo muy importantesé honesto; no sólo te resultará ético, sino también rentable.

La fórmula buena es buscar entre los potenciales productos afines a tus contenidos los mejores, (pruébalos a fondo, etc.) y recomendarlos sólo productos de este nivel en tus contenidos.

Aquí tienes un “triple-win” perfecto: tu audiencia estará contenta (le has ahorrado tiempo y disgustos), el proveedor estará contento (consiguió una venta) y tú también (has ganado una comisión).

Procura que tu marketing de afiliación sea al 100% así y te irá muy bien; te lo aseguro, hablo por experiencia 🙂

4. Colaboraciones con marcas. “Influencer marketing”

En un sentido amplio, ya hemos visto fórmulas de colaboraciones con marcas como lo son la venta de espacios publicitarios o el marketing de afiliación también.

Pero hay fórmulas más directas que otras. Aquí quiero centrarme en las más directas.

Para que esto sea posible, es importante un trabajo previo: tienes que llegar a un punto de haber creado una marca (que puede ser personal o no) y reputación con la suficiente entidad para que sea atractiva para las marcas.

Llegado a este punto, hay una infinidad de fórmulas de colaboración directa con las marcas que entran dentro de lo que se conoce como “influencer marketing”.

Este tipo de marketing es especialmente interesante para sitios con contenido audiovisual.

Aquí tienes un ejemplo típico de este tipo de vídeos que probablemente se esté monetizando con product placement (abajo explico lo que es):

El problema con el contenido audiovisual es que, al no ser el contenido texto en el que se pueden introducir enlaces, las fórmulas que pasan por clics del usuario como el marketing de afiliación se hacen más complejas.

Pero esto no quiere decir que sea un mal medio para monetizar, en absoluto. Este tipo de medios como YouTube o los podcasts tienen también fortalezas específicas muy importantes.

Una de las más importantes es el potencial para conectar con tu audiencia, lo que aumenta la confianza de tu público y es precisamente una de las grandes bazas que un influencer tiene de cara a las marcas.

¿Qué puedes hacer en estos medios? Aquí van algunos ejemplos:

  1. Patrocinios: muy usado en los podcasts; por ejemplo, con una pequeña cuña de la marca al principio, en medio o al final del audio.
  2. Product placement: es muy típico en YouTube que una marca pague al YouTuber por mostrar sus productos (un tutorial de uso, un análisis del producto, etc.). También se puede aplicar al podcasting, aunque encaje mejor en el formato vídeo.
  3. Merchandising: lo anterior, pero más discreto; se trata de que se vean los productos. Puede ser porque el YouTuber lleve ropa o accesorios de la marca, productos que tiene colocados estratégicamente (en la mesa, una estantería en el fondo, etc.) para que se vean “casualmente” en el vídeo, etc.
  4. Generación de leads para terceros: derivar leads y clientes. Por ejemplo: un YouTuber con un canal sobre mecánica de coches que deriva clientes a talleres colaboradores.
  5. Colaboraciones en eventos: el influencer puede ayudar mucho a aumentar la audiencia en los eventos y puede colaborar simplemente con su presencia, una entrevista, una charla, etc.
  6. Consultoría a marcas: pasar a ser un consultor de la marca para mejorar sus productos en base al conocimiento del influencer de su audiencia y el feedback que recibe.
  7. Patreon: es una opción muy interesante y cada vez más popular, una especie de plataforma de intermediación de donaciones que incentiva las donaciones. Dada su importancia, luego lo retomo en un apartado propio.

A esto hay que añadir, por supuesto, las demás fórmulas que vemos aquí. Ejemplos claros son la publicidad online o el marketing de afiliación.

En YouTube, la publicidad online ya viene integrada (vía AdSense); en las plataformas de podcast no porque no son tuyas.

Marketing de afiliación lo puedes hacer en ambos casos, pero el quid de la cuestión es que aquí vas a tener que trabajar especialmente las llamadas a la acción con buenos incentivos para conseguir los clics necesarios.

Los enlaces los puedes colocar en los lugares que te permita la plataforma (descripción del vídeo/canal/podcast, etc.) o en otra web tuya a la que remitas el público.

Es decir, vas a tener que hacer cosas como mencionar, por ejemplo, que en la descripción del vídeo/podcast dejas enlaces a los productos y que, usando esos enlaces, tu público conseguirá el beneficio X (un descuento, por ejemplo).

Por último, te recomiendo muchísimo hacer esto mismo para captar suscriptores para tu lista de correo desde el minuto uno desde las plataformas. Puede ser con estas mismas tácticas, pero en este caso, para obtener un descargable gratuito, por ejemplo.

5. Vender tus propios productos en tu página web

Esto es una de las fórmulas más rentables y más populares entre los pequeños emprendedores, de ganar dinero con su web.

Los productos por los que te recomiendo empezar son los productos digitales ya que, una vez producidos, escalan perfecto (es prácticamente el mismo esfuerzo vender uno que 10.000).

Los ejemplos “clásicos” son eBooks y cursos online, aunque en este último caso hay una gran diferencia entre los cursos sin y con soporte (estos últimos ya no escalan tan bien, pero también tienen precios más altos).

Esta fórmula, en la opinión de muchos de los autores de este tipo de productos, es la mejor de todas por ser la de más potencial de ingresos y rentabilidad.

De hecho, en España, lanzamientos de este tipo de cursos por “solopreneurs” (emprendedores en solitario) con una facturación de 6 dígitos ya no son casos extraños. Incluso ha habido casos que han superado el millón de euros.

Personalmente no lo tengo tan claro; de hecho, en términos de relación rendimiento/esfuerzo, pondría al marketing de afiliación por delante, ya que crear un buen curso hoy en día, junto con el trabajo de soporte, exige muchísimo trabajo puesto que, hoy en día, el listón está alto.

En cualquier caso, esto es altamente opinable. De lo que no cabe duda es de que se trata de una opción con mucho potencial.

Ahora bien, aparte del esfuerzo de creación de un curso, esta fórmula también es sensiblemente más exigente en cuanto a estrategias de marketing que las anteriores.

A la dificultad de por sí de conseguir una audiencia, se añade la necesidad de estudiar muy bien el mercado para elegir bien el producto a crear, el diseño de funnels de venta y el proceso de venta. Mucha tela para alguien que está empezando con todo esto.

Por eso, aunque tengas el objetivo final de tener tus propios productos, mi recomendación sería la de empezar primero con marketing de afiliación, con productos de terceros. Con el tiempo, esos productos pueden pasar a ser los tuyos.

Es mucho más asequible y gradual, y la experiencia como afiliado también te será muy útil para cuando diseñes tus propios productos.

6. Vender servicios online

A diferencia de la venta de productos, la venta de servicios es mucho más fácil y menos arriesgada para un principiante: el diseño de los servicios suele lleva mucho menos esfuerzo que crear un producto y el proceso de lanzamiento y venta, por lo general, es también más sencillo.

El gran inconveniente de esta opción es el riesgo de que los servicios se conviertan en una trampa mortal para tu negocio: que te quedes atrapado para siempre en una fase de prestación de servicios mal pagados.

Me explico: cuando aún eres un desconocido vas a tener que aceptar precios bajos. A pocos clientes, el que tiene la sartén por el mango es el cliente, no tú. Eso es ley de vida, es parte de las estrategias que existen para entrar a competir en un nuevo mercado.

No pasa nada mientras que esto sea así solo durante un tiempo. El problema es cuando esta situación se convierte en permanente.

Esto sucede cuando necesitas echar tantas horas que te impide desarrollar tu marca, porque te quedas sin tiempo para desarrollar tu web y las otras actividades que construyen tu marca (charlas, etc.)

Por tanto, tenlo muy claro: si aspiras a servicios rentables, necesitas una marca fuerte que te llevará automáticamente a una demanda alta y te permitirá trabajar con precios más “premium”.

Lectura recomendada:

Cómo quitar el miedo a espantar a los clientes por poner precios altos

Recuerda: ese es el principal reto donde te jugarás el éxito de tu proyecto. Por tanto, conviértelo en tu prioridad Nº1.

7. Crear un sitio de membresía

Una opción interesante que se ve también cada vez más en España en los últimos años son los sitios de membresía (membership websites); sitios en los que para ser miembro tienes que realizar un pago periódico.

He tenido algunas experiencias personales como colaborador en este tipo de sitios (en su momento, como profe en Quondos, por ejemplo).

Desde esta experiencia, las principales cuestiones que veo son las siguientes:

Pros de sitios de membresía

  • Es un modelo de ingresos recurrente, con ingresos bastante estables de mes en mes.
  • Es ideal para llevar tu audiencia al “siguiente nivel” en términos de formación.
  • Permite crear unas relaciones de más calidad (más intensas y duraderas) con tus clientes.

Contras de sitios de membresía

  • Es un tipo de sitio complicado de montar técnicamente: organización y entrega de los contenidos, gestión de pagos, servicios para la comunidad (foros, soporte, etc.)
  • Es muy exigente: presión continua para crear nuevos contenidos, exige un soporte permanente a la comunidad, desgasta psicológicamente, por lo puede resultar muy repetitivo a lo largo de los años, etc.
  • Es complicado arrancar sin haber creado una elevada cantidad de contenido de antemano.
  • Mantener a la gente motivada para seguir es exigente. Debes buscar formas de añadir valor añadido de manera continua para que no se vayan y escalable para que no te supere en capacidad de trabajo.

En definitiva, no lo valoraría tanto como mejor o peor, sino como un modelo de ingresos especialmente exigente. Si sabes dar en el clavo con tus decisiones puede ser muy rentable, pero si no, también puede convertirse en una auténtica tortura.

8. Creación de tiendas online

Crear una tienda online es otra opción muy popular.

Aparte de las tiendas online propias de las grandes marcas y los grandes nombres como AmazonZalando, por ejemplo, hay un ejército de tiendas pequeñas y medianas en prácticamente todos los nichos.

No es que lo considere un tipo de negocio “malo”, sino, parecido a como ocurre con los sitios de membresía, en términos generales, me parece un tipo de negocio online muy complejo y exigente.

Mis razones son éstas principalmente:

  • El modelo de negocio es complejo: una tienda online es un modelo de negocio complejo con una parte web también compleja (el posicionamiento web, por ejemplo, se complica bastante).
  • Añade la dificultad de la logística: salvo que tu tienda venda exclusivamente productos digitales como cursos online, software, etc. (lo que reduce mucho la logística necesaria), tienes que abordar tareas como la provisión de los productos, gestión de stocks, entrega de éstos al cliente, devoluciones, etc. Mucha tela si eres un pequeño emprendedor que está empezando.
  • Es difícil de posicionar: como todos los sitios web, es fundamental que posiciones tu tienda en Google para que el proyecto funcione. Si de por sí ya no es fácil posicionar un sitio web nuevo en Google, posicionar los productos de una tienda online es aún más complicado.
  • Hay una competencia feroz: no puedes competir con las tiendas online de las grandes marcas, con sus recursos y costes.
  • Compites también con sitios de nicho: a las tiendas online en tu nicho, hay que añadir los sitios de nicho. Estos son sitios que hacen marketing de afiliación con Amazon, con catálogos de producto iguales a los de una tienda online. Muchos de ellos, además, son creados por profesionales del posicionamiento web (SEOs).

Por todos estos motivos, una tienda online es una de las vías de emprendimiento, en principio, menos recomendaría.

Sin embargo, hay circunstancias muy específicas en las que sí le veo mucho sentido a tener una tienda online.

Algunos ejemplos:

  • Una tienda sólo para tu propia marca. La tienda de MiMao puede ser un buen ejemplo: una marca muy joven del sector, con un producto muy original y de mucha calidad que está arrasando.
  • Nichos muy especializados en los que no compiten los grandes. La web Decalaveras(todo tipo de objetos con motivos de calaveras) que ha creado el SEO Romuald Fons. Es un buen ejemplo de un nicho muy original en el que a nadie se le ocurrió competir. Técnicamente, es un sitio de afiliado, pero para el caso vale exactamente igual como ejemplo.
  • Herramienta complementaria a tu web. Esto sería una tienda que complementa a una web que ya tienes consolidada. La tienda de Vilma Núñez para vender sus cursos online es un buen ejemplo de esto.

9. Trabajar con proveedores de Dropshipping en España

El punto anterior quedaría incompleto si no mencionase, al menos, el concepto de Dropshipping.

En un modelo de Dropshipping, la tienda no tiene stock propio, son los proveedores que se encargan de la logística de entrega de los productos.

La principal ventaja es que simplifica considerable el modelo de negocio al eliminar la parte de la logística, pero esto no quiere decir que todo sean ventajas.

Por ejemplo: el margen de beneficio es menor y al no tener control sobre el stock dependes más de los terceros y puedes estar más expuesto a problemas de roturas de stock, etc.

Aquí te dejo una guía completa para conocer a fondo este modelo de negocio:

Guía completa de Dropshipping

10. Patrocinio de tu canal YouTube, podcast o página web

Los patrocinios son una de las fórmulas “clásicas” de generación de ingresos en el mundo de los negocios, que ya existían antes de Internet.

En nuestro caso, simplemente te interesa saber que también se usan de manera habitual como una forma de generar ingresos en todo tipo de sitios web: en blogs, canales YouTube y en podcasts.

Obviamente, aquí la cantidad y calidad de patrocinadores que vayas a encontrar y, con ello, tus ingresos, va a depender mucho de la fuerza de tu marca.

Es decir, un podcast recién creado y desconocido lo va a tener crudo para conseguir patrocinadores. Será cuando llegues a cierta masa crítica de audiencia (cientos de miles de reproducciones) cuando te vas a poder plantear esta fórmula.

La excepción son las personas que ya cuentan con otros activos en la web.

Por ejemplo: si eres un Instagramer con cierto grado de “influencer” con, al menos, varias decenas de miles de seguidores y decides crear un podcast, partes de una base que te permitirá contar desde el primer día también con una audiencia en tu podcast sobre la que seguir construyendo.

En este caso, como es lógico, llegarás también mucho antes al punto en el que conseguirás llegar a acuerdos con patrocinadores.

En cualquier caso, los números no son el único factor. Si quieres atraer patrocinadores, has de cuidar también la calidad de tu sitio web.

Esto quiere decir, cuidar cosas como:

  • El diseño de tu web o canal YouTube.
  • La calidad de tus contenidos.
  • Tu nivel de actividad y visibilidad en las redes sociales.

Ahora que hemos visto qué necesitas hacer para ser atractivo para un patrocinador, debes buscarlos proactivamente. Si eres totalmente pasivo, es difícil que aparezcan por sí solos.

¿Qué puedes hacer?

En primer lugar, te recomendaría que lo indiques claramente en tu sitio web: en una página dedicada en tu blog, en la descripción de tus vídeos en YouTube y en la descripción del propio canal, lo mismo en tu podcast, etc.

Te recomiendo mucho hacer un pequeño dossier con datos de interés como las cifras de tráfico de tu web, la demografía de tu público, etc.

Luego fíjate en otros sitios afines al tuyo en los que ya se estén haciendo patrocinios; es probable que los patrocinadores tengan interés en ampliar sus patrocinios con más webs.

Y, por último, hay también algunas plataformas que ponen en contacto a influencers con marcas:

5 plataformas que conectan marcas con influencers

Bonus: 2 Formas recientes de ganar dinero que están arrasando

Quiero cerrar el post con dos opciones que son relativamente recientes (desde hace muy pocos años), y que están arrasando en estos momentos.

1. Vender online con Amazon FBA (en España y otros países)

FBA son las siglas de “Fulfillment by Amazon” que, traducido, sería algo así como “ejecución” o “cumplimiento” por Amazon.

Lo que quiere decir esta fea traducción al castellano es que, a través de este servicio de e-commerce, Amazon pone a disposición de terceros toda su logística para la venta de sus productos en su web.

Quizás ahora estés diciendo “ah… vale, es un servicio de dropshipping de Amazon”.

No, no es dropshipping, a diferencia del dropshipping, aquí, los productos los suministras tú y los envías a los almacenes de Amazon.

Por otra parte, la tienda online no la pones tú, estás vendiendo dentro de la tienda de Amazon. Es decir, salvo el envío inicial de la mercancía, de todo lo demás se encarga Amazon.

Esto tiene ventajas muy grandes; algunos de las más importantes son éstas:

  • Te olvidas prácticamente de la parte técnica de una tienda online y la logística de venta.
  • Debido a lo anterior, acelera muchísimo la puesta en marcha de tu tienda.
  • Te da acceso directo a la gigantesca base de clientes de Amazon.
  • Eliminas la necesidad de posicionar tu propia tienda online en Google.

Es obvio que esta fórmula tiene mucho sentido para crear una actividad de e-commerce, especialmente para pequeños emprendedores y negocio.

No es extraño que ya haya muchos casos de éxito de pequeños emprendedores que han triunfado con Amazon FBA.

Aquí te dejo un excelente tutorial de introducción a Amazon FBA de David Cantone:

Ahora bien, aunque esta opción la considero muy interesante, tampoco nos excedamos con el entusiasmo: como todo, Amazon FBA tiene su ciencia. Tampoco aquí el éxito vendrá sólo.

Por suerte, tienes muchísimo contenido gratuito en blogs, YouTube, etc. para aprender a fondo cómo se trabaja con esta opción y las estrategias necesarias para tener éxito con ella.

Una vez más, tu éxito dependerá de si estás dispuesto a echarle el trabajo necesario.

2. Recibir donaciones con Patreon

Una vía de ingresos que, en principio, parece natural, pero que la experiencia ha demostrado que funciona realmente mal, son las donaciones.

Es decir, los ingresos que se consiguen con el típico botón tipo PayPal para donaciones son prácticamente ridículos.

Ante esta situación surgió Patreon, una idea que, a través de una plataforma de intermediación (que es lo que es Patreon básicamente), le ha dado una vuelta de tuerca muy interesante al concepto de donaciones y que con ello está dando unos resultados sorprendentes.

Aunque Patreon ya se fundó en 2013, en España han tardado en aparecer casos de éxito realmente relevantes.

Uno de los principales es el de Jaime Altozano y su canal YouTube dedicado a todo tipo de temas relacionados con la música. Con los datos en su página en Patreon se puede ver que esta plataforma le aporta, mínimo, más de $2000 al mes (abajo te explico cómo llegar a esta cifra).

Para entender la idea que hay detrás de Patreon, lo principal es saber que en Patreon hay dos tipos de miembros:

  • Los creadores: son los autores de las obras (de todo tipo).
  • Los mecenas (“patrons”): los fans que siguen a los creadores y quieren apoyarlos.

La idea es que, a través de Patreon, los fans de los autores pueden acceder a una variada serie de privilegios que los creadores ponen a su disposición, a cambio de un pago periódico (realizado vía Patreon).

Estos privilegios pueden ser todo tipo de cosas como, por ejemplo, contenido exclusivo, contacto directo con el creador, etc. Es básicamente una cuestión de la creatividad del autor para dar con fórmulas atractivas para su público.

Se pueden establecer, además, y es muy interesante hacerlo, niveles de acceso (tiers) para adaptarse a todos los bolsillos.

En el caso concreto de Jaime, por ejemplo, el nivel de acceso básico es de $2 al mes, junto con niveles superiores con mayores privilegios y mayores importes.

Con esta información ya puedes entender mi estimación de ingresos anterior: en la captura de su página figuran 1061 mecenas. Con la aportación mínima de $2 ya llegaríamos a un mínimo teórico de $2122 al mes.

Sin embargo, habiendo tiers más altos, está claro que la cifra real ha de ser más alta que esos $2122.

Hay que añadir también que de estos ingresos Patreon se queda una pequeña comisión (el 5%en este momento); el resto (el 95%) es para el creador.

En definitiva, una solución genial y muy elegante para todos los implicados, ¿no te parece?

Conclusiones y consejos finales

Como has podido ver, hay un montón de fórmulas para ganar dinero con una página web.

Si eras de los que todavía dudaban si ganar dinero en Internet es posible, especialmente cuando eres un pequeño emprendedor o con un pequeño proyecto personal en tu tiempo libre, espero que este post te haya despejado definitivamente la duda.

Ahora bien, no hay atajos. Todas las fórmulas, éstas y otras de las que no he hablado aquí, requieren trabajo y paciencia, y no poca.

Pero si esto lo tienes claro, te aseguro que crear un negocio en Internet es, al menos para mí, la mejor manera que hay de ganar dinero y de realizarte profesionalmente.

¿Dudas? Coméntamelas en la sección de comentarios

Un artículo escrito por Berto Lopez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas