¿Cómo reconciliarte con el dinero y cambiar tu relación con él? | Teletrabaja.me
>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Ingresos en linea

¿Cómo reconciliarte con el dinero y cambiar tu relación con él?

¿Alguna vez el dinero te ha dado algún que otro dolor de cabeza? El problema, según nuestra autora invitada de hoy, Isabel Mancias, tiene que ver con nuestra forma de pensar. Sigue sus consejos y te aseguro que tu relación con el dinero cambiará a mejor para siempre.

Una de las preocupaciones más grandes del ser humano de la vida moderna es el dinero. Sin saber cómo o cuando toma el control de nuestras y nuestros pensamientos, haciéndonos caer muchas veces en la desesperación y llegando a tener una influencia tan fuerte que nos puedes afectar el negocio, la salud o las relaciones personales.

Es fácil pensar en el ser positivo, ya que lo hemos escuchado muchas veces por muchos medios. Sin embargo, cuando no tienes el flujo de dinero circulando, esto no es tan fácil de hacer.  Escuchamos decir algo como: “deja de ser tan negativo”, “sigue pensando de esta forma y solo atraerás más de lo mismo”, entre muchas otras.

Lo que realmente tienes que empezar a pensar es de forma diferente y ver al dinero como un amigo.

Esto es fácil de hacer, pero no muy sencillo de lograr si no cuentas con los pasos o la guía necesaria.  La idea es que tú puedas reconciliarte con el dinero y manejar una mejor relación con él para que no te falte, o bien para que esté en constante circulación.

Veamos entonces cómo puedes lograr reconciliarte con el dinero.

 

1. Entiende que el dinero es una forma de intercambio

La realidad es que el estrés que genera el dinero es por la falta de entendimiento de qué es y cómo usarlo.  El dinero es energía, no más, no menos.

Si te sientes preocupado por el dinero es porque has crecido con creencias que no te apoyan a lograr tus objetivos financieros. Por ejemplo; el dinero no crece en los árboles. Tienes que trabajar muy duro para apenas sobrevivir, los ricos son malos, el dinero corrompe, ser ambicioso es malo.

Estas son ideas que se fueron formando en la mente de la gente que vivió experiencias no agradables con las personas, o bien que fueron abusadas financieramente por alguien, o alguna otra situación en donde vivieron algo no muy grato y les hizo creer que todas las personas con dinero por ejemplo, son malas, o te van a lastimar.

Toda esta información ha ido pasando de generación en generación y se creó tu forma de vivir y de relacionarte con el dinero.  La realidad es que el dinero fue una invención para poder ayudar a los comerciantes y que se hicieran las transacciones de forma más rápida.

Si entiendes un poco de la historia del dinero y como fue creado te darás cuenta que ni es malo, ni te hará algún daño. Y podrás verlo como lo que es: “energía en movimiento”.  Con esto en mente ahora es momento de saber cómo relacionarte mejor con él.

2. Identifica cuáles son tus pensamientos recurrentes

Muchas personas te van a decir que busques cuáles son las creencias que tienes, la realidad es que esas van a salir por si solas, no pierdas el tiempo en eso.

Puedes pasar años enteros tratando de encontrar esas creencias y nunca vas a terminar. Es mucho mejor que simplemente pongas atención en que estás pensando en las siguientes circunstancias.

-¿Cuando tienes que pagar algún recibo o factura piensas en otro pago más?

-Si estás tratando de hacer una venta o cerrar una negociación, ¿piensas en el dinero que te va a generar y cómo lo vas a gastar?

-Si tienes empleados o bien personas externas a los que les pagas, ¿sientes que el dinero se te va y en cómo lo vas hacer para pagarles?

-¿Antes de dormir piensas en todo lo que tienes que hacer o pagar?

-Si alguien menciona dinero, ¿te pones de mal humor?

-Evitas ver tu situación financiera porque prefieres no ver lo mal que está todo.

-No tienes una idea clara de cuánto ganas y cómo lo gastas.

Lo más importante con este pequeño ejercicio es que identifiques si estos pensamientos son recurrentes durante tu día.

Este pensamiento recurrente es la mentalidad que domina tu vida y hay que hacer algo para cambiarlo, ya que si continuas con esta, los únicos resultados que podrás tener son los mismos que has estado teniendo hasta hoy.

Lo que la mayoría de la gente no sabe es que los resultados que tienes hoy (ya sean buenos o malos) son por la programación que tienes en tu mente subconsciente. Por lo que si no haces una reprogramación, seguirás teniendo los mismos resultados una y otra vez.

3. Identifica cuáles son los tipos de dinero y en qué categoría entras

La mayor parte de las personas piensa que solo hay un dinero, y bueno a decir verdad si, dinero solo hay uno.  A lo que me refiero es a que existen categorías y si tú quieres reconciliarte con él, tienes que saber cuál es la categoría en la que entras.

Existen 5 tipos de dinero y estos son: ahorros, ingresos, deuda, metas económicas y dinero toxico.  Cada una de estas categorías habla del tipo de problema que tú tienes.  Es imposible generalizar y poner todo en una misma canasta.

Lo mismo sucede con el dinero y para que tú puedas tener éxito con esta nueva relación, primero de nada debes de entender cuál es tu categoría. Una vez identificado será mucho más fácil poder cambiar tu relación.

Ingresos

Este tipo es cuando recibes una cantidad de dinero por tu tiempo, energía y conocimiento.

Presenta el nivel de supervivencia y tu nivel de valoración propia.

Si estás dentro de este tipo, es clave que trabajes en tus creencias acerca de autoestima y el valor que les das a los demás.

La mayoría de las personas que entran en esta categoría son las que son empleadas y no tienen otra forma de generar más ingresos o dinero más que con el sueldo que les pagan.

Ahorros

Se sienten muy inseguros por las eventualidades, las emergencias que pueden pasar, el no tener ahorro.

Muy a pesar de que puedas tener un buen ingreso, tu inseguridad proviene de algún evento traumático en su vida.  La mayor preocupación de las personas que están en esta categoría es el ahorrar y pueden dejar pasar muy buenas oportunidades de generar más por el hecho de que tienen miedo de perder sus ahorros.

Si estás en este tipo de dinero, te recomiendo que trabajes con tus emociones negativas acerca de ese evento y en la confianza.

Deuda

El más prejudicial emocionalmente. Puede ser una manifestación del subconsciente de una memoria del pasado de vergüenza o no soy suficiente.

El estar en deuda activa emociones negativas muy fuertes y creencias tales como: “soy un fracasado, no merezco ser feliz, por más que trabaje y trate de hacer las cosas bien, nada me sale”.

Una persona que está en este tipo, evita estas emociones y esto puede provocar divorcios, desastres financieros o bien problemas de salud muy fuertes.

Si te encuentras en este tipo, es importante trabajar con esas emociones y empezar a crear unas creencias que te apoyen para lograr salir de esta situación.

Una de las formas más sencillas del ser humano de no ver las cosas es el de evitar enfrentarse, primero que nada no te sientas mal si estás haciéndolo.

Lo importante es que estás buscando algo para cambiarlo y esto es el primero paso.  Y segundo, es muy importante que no trates de hacerlo solo, ya que esto puede atrasar tu progreso. Busca ayuda de un coach con experiencia.

Metas económicas

Relacionadas con las metas y aumento de riqueza. Cuando te pones una meta económica y activa sentimientos y creencias.

Puedes tener buen ingreso, pero cuando se trata de ponerte metas, haces lo necesario para que esta no sea grande o no salirte mucho de tu zona de confort.

Algunas de las creencias que se activan son: “imposible, no sé cómo llegar ahí, soy un fracasado, ya lo he intentado antes y no lo he logrado, porque esta vez sí voy a poder, no sé qué me pasa que inicio muy bien y con mucho ánimo y luego simplemente pierdo todo interés”.

Si este es tu caso, es necesario trabajar con estas creencias, así como la resistencia que te produce una meta.

Si te estás resistiendo y aún no sabes a qué, es importante hacer un esfuerzo para encontrarlo, ya que de seguir así, estarías reforzando un patrón negativo y te será mucho más difícil salir de esta situación en la que ya estás a día de hoy.

Dinero tóxico

Es dinero que necesitas para sobrevivir pero viene con emociones negativas, de una fuente que te gustaría deshacerte pero dependes de él.

Por ejemplo; una pensión alimentaria, una pelea por una herencia, o una relación enfermiza de pareja o bien de los padres.

Estas situaciones crean bloqueos como “no he podido ser capaz de ganar dinero como deseo, y siento que no voy a poder si no trato de cambiar algo en mí”.

Tienes que trabajar con tus sentimientos fuertemente y con tus conexiones emocionales que se crean con el dinero.  Muchas veces las personas que están dentro de esta categoría, no saben identificar el evento por sí solas, por lo que les cuesta mucho trabajo lograr entender qué les sucede.

Ten presente que cambiar una relación no es de la noche a la mañana. Imagina que tu relación con tu novio o esposa empezó muy bien y ahora se ha ido deteriorando. No vas a poder arreglarla de un día para otro, es lo mismo con el dinero.

Esto va a tomar un poco de tiempo, y si eres consistente y paciente, vas a ver un gran cambio en tu vida y cómo el dinero llega a ti y a tu negocio.

La mayoría de las personas que hicieron el esfuerzo por reconciliarse con el dinero, al principio lo veían como una gran montaña y sentían que no iban a ser capaces de lograrlo.

Sin embargo, conforme van dando pequeños pasos se van dando cuenta de que es cuestión de seguir y no detenerse hasta conseguir dar el siguiente paso.

Los resultados obviamente van a variar en cada persona. Por ejemplo, algunos superarán un evento doloroso  y eso le dará la libertad de pensar desde otra perspectiva y ver cosas que antes no eran capaces de ver. O bien puede ser que ya no se encuentren tan obsesionados con el tema y sientan mucha más tranquilidad y las relaciones en casa son muy más sencillas de llevar y más placenteras.

Como mencioné, los resultados van  a depender de cada persona, pero también es importante elencontrar a un profesional entrenado en el tema para que te ayude a que este proceso sea mucho más sencillo y fácil de llevar.

Un artículo escrito por Isabel Mancias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.