>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Divisas y Monedas

Crowdlending. Qué es y cuál es mi estrategia de inversión

A la hora de invertir nuestro dinero, el crowdlending (o crowlending) es una buena opción. Te cuento lo que es y la última inversión que he hecho en la materia.

Todos sabemos que el dinero puede traer más dinero si lo ponemos a trabajar, y además que puede hacerlo de forma pasiva. Eso, claro está, suponiendo que lo tengamos. Si no es el caso, deberíamos empezar por otro sitio: aprendiendo maneras de obtener ingresosde salir de deudas caso de tenerlas, etc.

Pues bien, una vez que tenemos el capital suficiente, las alternativas, en general y a grandes rasgos, pueden ser varias:

El crowlending se incardina dentro de esta última modalidad: el préstamo de dinero que, a su vez, puede revestir diversas formas. Las vemos a continuación.

¿De qué maneras prestar dinero y qué es el crowdlending?

Una persona, como dueña que es de su dinero, puede hacer con él lo que considere, por ejemplo prestarlo a otros.

De esta manera tú mismo puedes actuar como un banco sin serlo. No obstante, seguirás sin gozar de los privilegios de la banca derivados del principio de reserva fraccionaria, que grosso modo significa que el banco puede prestar o utilizar dinero que no tiene y obtener rentabilidades por él. Algo así como imprimir dinero a discreción o hacer dinero de la nada. Lo explico todo en mi artículo más rebelde y conspiranoico: la gran mentira del dinero.

Pero volviendo a nuestro tema, como particulares podemos prestar dinero de diversas formas:

♦La primera es a título individual, prestando dinero a otros por medio de un contrato de préstamo. Es el supuesto típico en el que le dejas dinero a alguien: un familiar, un amigo, un vecino… para montar un negocio o lo que considere. El contrato deberá reunir una serie de requisitos y, sobre todo, incluir garantías para asegurarnos la devolución de lo prestado caso de que se tuerza la cosa. Lo explico con más detalle en un capítulo de mi libro Libertad financiera en dos pasos.

♦ La segunda opción es, dando un paso más allá, constituir una plataforma o empresa específica que tenga por objeto conceder microcréditos o pequeños préstamos al público en general. Es el caso, por ejemplo, de la archiconocida Cofidis o de ¡Qué bueno! Esto ya representa un paso considerable, hablamos de palabras mayores que quizá se nos escapen un poco de las manos.

♦ Y la tercera es el supuesto del crowdlending, que es lo que nos ocupa en este artículo.

El crowdlending es la financiación de empresas o particulares por una pluralidad de inversores. En este caso, la empresa o el particular no acuden a los bancos o a las formas tradicionales de financiación, sino a plataformas en las que personas de todo tipo, personas como tú o como yo, aportan cantidades que en su conjunto son las prestadas. Los prestatarios reciben el dinero que necesitan y los prestamistas consiguen una rentabilidad, un interés, en función del capital prestado.

Como ves, los beneficios son múltiples: se democratizan las finanzas, personas que quizá de otra manera no podrían obtener crédito lo consiguen por esta vía, los particulares invierten su dinero y lo ponen a trabajar, etc.

Pues bien, últimamente he decidido apostar por esta modalidad y quiero contarte lo que he hecho por si te interesa replicarlo. Y antes de seguir aviso que aquí no hay enlaces de afiliación ni comisiones de ningún tipo, para los peor pensados. Me limito a contar lo que he hecho, con los pasos a seguir, por si a alguien le interesa. Que sí, perfecto. Que no, igualmente perfecto y a seguir cada uno con su vida

Mi última inversión en crowdlending

He decidido invertir unos ahorrillos a través de la plataforma Circulantis. Ofrece un modelo de crowdlending un tanto distinto del habitual, pero que cada vez va cobrando más fuerza. Concretamente las modalidades que trabaja son el factoring y el descuento de pagarés.

El factoring consiste en anticipar el cobro de facturas. Imagina que has hecho un trabajo y has emitido la factura, pero todavía no la has cobrado porque vence más adelante. Pues en circulantis los inversores te anticipan el importe de la misma para que no tengas que esperar y a cambio “reciben un pequeño porcentaje de ella”.

♦ El descuento de pagarés opera de forma similar. Tienes un pagaré para cobrar dentro de X tiempo, y con el descuento lo que consigues es cobrarlo ya a cambio de perder una pequeña parte del mismo.

En ambos casos los inversores aportamos dinero para financiar a las empresas que lo necesitan. ¿Cuánto aportamos? Cada uno lo que quiera. A partir de 50 € puedes, aunque también te digo que para cantidades tan pequeñas casi no merece la pena, pero teórica y formalmente es posible.

En esta plataforma se puede hacer la inversión de dos formas: eligiendo manualmente la empresa a la que quieres financiar o en modo automático. En este último caso, Circulantis va aportando tu dinero a las empresas que van apareciendo (y que no son pocas) siempre que se den los requisitos que tú establezcas. Esto es importante, porque tú siempre determinas los parámetros de inversión.

Los requisitos de que hablamos son básicamente son dos:

  • La cantidad que quieres aportar en cada operación.
  • El rating mínimo que aceptas.

El rating es un indicador de solvencia. Las empresas son calificadas con un rating que oscila entre 0 y 20. Cuanto más bajo es el rating, más riesgo comercial y de impago existe, pero a su vez el interés a percibir por el inversor es mayor (en concordancia con su mayor riesgo). En función, por tanto, de la rentabilidad que quieras obtener y del riesgo que estés dispuesto a asumir, tú eliges.

A modo orientativo, el tipo de interés medio percibido podría ser de un 7 u 8 % anual. Como las operaciones suelen durar escasos meses, el importe se prorratea.

¿Por qué considero muy interesante invertir por esta vía?

Me identifico bastante con esta forma de inversión por varias razones.

# Pasividad

Como he optado por la modalidad automática de inversión, no hago absolutamente nada. Una vez que he ingresado lo que quiero invertir, me despreocupo y el sistema lo hace todo por mí. Ingreso pasivo en estado puro, productividad sin fin.

# Rentabilidad

La rentabilidad media no es que sea del otro mundo, pero desde luego más que muchos productos financieros (y más de lo que te dan en el banco) es. En cualquier caso, si quiero más, puedo obtenerlo, puedo llegar hasta un 15 % si asumo más riesgo, pero no creo que sea necesario.

# Rapidez

Hay formas de inversión en las que tienes que esperar años para ver resultados. Aquí no. Inviertes hoy tu dinero y entras en una operación que vence a los dos meses, por ejemplo, y a los dos meses tienes tu principal y tus intereses de vuelta. Ya has puesto a tu dinero a trabajar y ya te viene de regreso con los deberes hechos. Si fuera Gracita Morales solo le faltaría decir: zu dinero, zeñoritoooo

# Bola de nieve

Esta ventaja es muy, pero que muy importante. Puede parecer una tontería, pero en absoluto lo es. Hablamos del efecto bola de nieve producto del interés compuesto.

Imagínate la situación.

⇒ Yo invierto un dinero en Ciculantis. El que quiera, 50 €, 500, 300.000…

⇒ El dinero se va prestando automáticamente a todas las empresas que cumplen con los requisitos que yo he fijado.

⇒ Conforme van venciendo las operaciones (a los dos meses, a los tres…) el dinero se me reintegra a mi cuenta con la rentabilidad obtenida.

⇒ Ello en su conjunto (principal e interés) se vuelve a invertir automáticamente en otra operación.

⇒ Que cuando me la reintegren (junto con su nueva rentabilidad) volverá a ser invertida de nuevo.

⇒ Y así hasta el infinito o hasta el día que me canse y retire el dinero en su totalidad.

Sin hacer absolutamente nada, tu dinero y tus ganancias se reinvierten continuamente, haciendo cada vez más grande el capital, sin que tengas que hacer un solo click.

Para mí esto es una gozada. Y como siempre digo: si eres joven, ni te lo pienses. A los 20 o 30 años puedes haber multiplicado tu inversión de forma considerable. Y si, además del capital que inviertes al principio, aportas una cantidad que vayas ahorrando mensualmente, puedes perfectamente retirarte con 40 o 50 años. Hablamos de cosas muy, pero que muy importantes, créeme.

Pasos a seguir en esta modalidad de crowdlending

Si quieres invertir en Circulantis, te indico los pasos a seguir. Son muy sencillos.

# 1 → Te registras en la plataforma con un e mail y una contraseña.

# 2 → Confirmas el correo que te envían para asegurarse de que eres real.

# 3 → Rellenas el formulario con tus datos: nombre completo, DNI, teléfono de contacto, dirección física, etc.

# 4 → Ingresas en la cuenta indicada la cantidad que quieres invertir.

# 5 → Envías por e mail un justificante de la cuenta y de tu DNI.

# 6 → Si quieres optar por la inversión automática marcas esa opción indicando, como hemos dicho, el rating a partir del cual aceptas invertir y el importe que quieres destinar a cada operación. Por ejemplo, si en total has invertido 3.000 €, puedes decidir que en cada operación concreta tú vas a concurrir con 100 €, es un decir. También puedes aportarlo todo a una sola operación, pero yo lo veo muy arriesgado. De todas formas, también hay que decir que impagados no suele haber, aunque posibilidad de haberla hayla.

# 7 → Y si no quieres invertir en automático, entras al panel en el que aparecen todas las posibles empresas a financiar con sus datos y eliges en función de tus gustos o preferencias.

Y bien, hasta aquí hemos llegado. ¡Espero que te haya gustado!

Esta forma de crowdlending, como he dicho, me parece muy interesante y por eso he decidido invertir en ella. Si quieres decirme algo en los comentarios, aquí estoy. Y si te ha gustado el artículo, compártelo por favor en alguna red. Compartiendo nos ayudamos y favorecemos que el conocimiento se expanda. ¿Me haces el favorcito, please?

Cuídate y un abrazo. Agustín Grau

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *