El 10% del capital captado para nuevas criptomonedas ha sido robado o estafado

De los 3700 millones de dólares captados en ofertas iniciales de monedas en los últimos meses, 400 millones acabaron en manos de ciberdelincuentes. Un informe de EY también revela un descenso pronunciado en la calidad de estos proyectos en el final de 2017.

La burbuja de las criptomonedas -con el bitcoin por bandera (esa misma moneda capaz de crecer exponencialmente de 1000 a 20000 dólares para luego perder la mitad de su valor en solo un mes)- ha traído consigo no sólo una locura para el ecosistema de innovación digital y los sistemas bancarios de medio mundo. Y es que, todo esto ha sido caldo de cultivo para numerosas estafas y ciberdelitos, normalmente asociados al uso de esas divisas para el blanqueo de capitales o la compra de drogas o armas. Pero también ha dado pie a robos directamente ligados a la propia naturaleza de estas divisas.

Es lo que ha sucedido con las ICO (ofertas iniciales de monedas). Esta práctica es habitual a la hora de recaudar dinero para construir nuevas plataformas tecnológicas que sustenten estas divisas digitales o para el lanzamiento de una nueva moneda en si misma. Pero lo que quizás no sea tan positivo es que más del 10% de los fondos recaudados mediante este procedimiento se han perdido o han sido robados por hackers.

Así lo demuestra un estudio de la consultora Ernst & Young. Esta firma analizó más de 372 ICO, en las que se obtuvo unos 3700 millones de dólares, de los que 400 millones fueron robados. Principalmente a través de técnicas de phishing, los ciberdelincuentes consiguen hasta 1,5 millones de dólares cada mes procedentes de estas ofertas iniciales de monedas.

Si este punto es alarmante sobre el comportamiento y la efectividad de las ICO, más lo es la tasa de éxito que estas operaciones tienen. Según EY, el volumen de las ofertas iniciales de monedas se ha ido desacelerando desde finales de 2017en noviembre, sin ir más lejos, apenas el 25% de las ICO alcanzaron su objetivo, frente al 90% que lo lograron en junio. 

Para la consultora, los motivos de esta mala marcha de las ofertas se debe a la menor calidad de los proyectos y a los problemas experimentados en situaciones similares del pasado. “Nos sorprendió la calidad de algunos de los libros blancos, vemos errores de codificación claros y vemos conflictos de intereses entre las empresas que emiten los tokens y la comunidad”, explica EY en su informe.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas