>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Divisas y Monedas

El ahorro está muy bien, pero no es suficiente

Así es, siento desmontar el mito, pero es la verdad: el ahorro está muy bien, pero es insuficiente. Te falta algo más.

Puede que pienses:

No llego ni a final de mes, con lo que plantearme esas cuestiones ya es ciencia ficción…

Bastante tengo con pagar lo que debo, con salir de deudas

¿No es suficiente? Pues yo no alcanzo ni a eso

Y todo ese tipo de pensamientos tan edificantes y constructivos.

Pero si es eso lo que piensas, comenzaré por desmontarte el primer mito:

El ahorro es algo al alcance de cualquiera

Por muy mala que sea tu situación siempre hay posibilidad de ahorrar algo.

El único supuesto en el que admitiría que no puedes de ninguna de las maneras, sería en el de que estuvieras viviendo en la calle, sin techo, mendigando las monedas que te echen. Como no creo que me estés leyendo si es ese tu caso, concluyo lo anterior: que siempre se puede ahorrar.

La mente es un extraño componente del ser humano que siempre termina adaptándose a la realidad. Si ganas 1.000 gastas como 1.000, si ganas 3.000 gastas como 3.000 y si ganas 800 gastas como 800. Te adaptas a lo que tengas y vives en función de eso.

En parte es la carrera de la rata de la que hablaba Robert Kiyosaki, el autor de Pare rico, padre pobre: gastas según tienes, o dicho de otra manera, te vas creando gastos según va incrementándose tu sueldo: ahora solo puedes pagar una humilde hipoteca porque el sueldo no me da para más, pero en cuanto te doblan el sueldo comienzas a pensar en la casa de la playa, con lo que ya son dos hipotecas (que, por supuesto, no te dan para más), y así toda la vida erre que erre. El ser humano es asi.

Si aprendieras a detraer una cantidad mensual de tus ingresos conforme los percibieras te amoldarías a vivir con el resto y no pasarías necesidad ninguna. Y ahorrarías.

De igual forma que si examinaras la cantidad de gastos fijos que tienes encontrarías importes que podrían eliminarse o reducirse: algunas comisioncillas de bancos, el plan del móvil en el que no consumes todos los datos, el pack de televisión que casi no ves porque acabas con el ordenador o viendo vídeos en Youtube…

No voy a incidir en cómo ahorrar, porque sería tema largo para otro post, pero dejo dicho lo importante: que ahorrar es algo que todos podemos llevar a la práctica.

Pero…

Pero…

Pero…

Como he dicho en el título de este post:

El ahorro está de maravilla, pero no es suficiente

Porque imagino que en caso de que estés ahorrando el dinero lo tendrás en alguna cuenta corriente de banco o caja de ahorros. Allí está durmiendo el sueño de los justos y tú feliz, porque lo tienes en el banco y ahí no se te pierde.

Déjame entonces decirte dos cositas en las que quizá no hayas reparado:

Cosita nº 1

Hay algo que se llama inflación. Consiste en la pérdida del poder adquisitivo del dinero. Algo así como que el dinero (el mismo dinero) cada vez vale menos.

Si con 2 € puedes comprar ahora un kilo de manzanas, el año próximo o el siguiente podrás comprar alguna menos y dentro de X igual no puedes comprarte (ni comerte) ninguna. Quizá no tanto, pero en esa línea.

Por eso también llaman a la inflación la asesina silenciosa (ver foto de la izquierda): no te das cuenta, no te enteras, pero va matando tu economía poco a poco. Y con el dinero en el banco es eso lo que pasa: ahí está, sí, no te lo quitan, pero cada vez vale menos, o sea que estás perdiendo.

Cosita nº 2

La segunda cosita es lo que dejas de ganar, el coste de oportunidad.

Con el dinero paralizado, inmovilizado, no haces cosas, por lo tanto estás dejando de ganar dinero. Ese dinero no ganado es como si lo perdieras, porque podría venir a ti y no viene.

Y ahí está el quid de la cuestión: necesitas invertir ese dinero, ponerlo a trabajar, para que te traiga más dinero.

Lo que le falta al ahorro para su plena efectividad

Si quieres sacar todo el potencial a tu dinero, el capital ahorrado debes invertirlo para que genere más dinero. Debes, como hemos dicho, poner el dinero a trabajar, convertirlo en tu esclavo para que, mientras tú duermes, él se encargue te traerte más.

Un error

Pero un error muy común es considerar que emprendermontar un negocio, abrir una franquicia… son estupendas formas de inversión.

Para mí son más bien formas de colocar tu dinero para darte más trabajo, para hacer que sigas trabajando más incluso que antes (a pesar de tener más dinero. Qué ironías de la vida, ¿verdad?).

Crear empresas puede convertirse efectivamente en una fuente de ingresos, pero también puede ser una moderna forma de esclavitud si lo que tienes que hacer cada mañana son cosas tan interesantes como:

⇒ Madrugar;

⇒ Salir con el desayuno en la boca;

⇒ Disfrutar de un bello atasco en la ciudad, mientras miles de seres liberados como tú se dirigen a sus idílicos destinos;

⇒ Pensar mientras tanto en todo lo que tienes que hacer durante el día. Y calentarte tú solito, por supuesto;

⇒ Pelearte con los trabajadores, proveedores, clientes… en cuanto llegues a la oficina (o a la fábrica, o al restaurante…).

⇒ Y todo ello aderezado con unas cuantas dosis de llegar tarde a casa, pelearte con tu mujer o tu marido y ponerte un poquito de los nervios cuando las cuentas no te salgan bien.

Para mí eso no es invertir lo ahorrado, para mí es simplemente más de lo mismo.

A lo que me refiero con invertir el ahorro es a hacerlo de forma automatizada

Lo que es, simple y llanamente, hacer que el dinero trabaje para ti, de la forma más pasiva y sistematizada posible.

Antes, cuando los intereses estaban altos, tener el dinero en un plazo fijo te daba dinero. Pues ahora que eso ya no existe, sí existen otras cosas parecidas, con diferentes grados de riesgo según el tipo de perfil, en las que tus únicas acciones consisten en poner el dinero, dar tus datos, registrarte en alguna plataforma y entretenerte de vez en cuando en ver cómo va la cosa.

Algunos ejemplos podrían ser:

En todos los ejemplos anteriores lo que tú haces es nada o casi nada. Lo que vendría a ser algo así como no dar un palo al agua. Te apuntas, metes el dinero y a seguir con tu vida.

Pues eso es lo que quería contarte: que no basta con ahorrar. Además hay que saber invertir lo ahorrado para que no pierda su valor y para generar más.

Cuídate mucho y felices inversiones. Agustín Grau

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.