>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Divisas y Monedas

Forks de Bitcoin, descubre los más interesantes

No cabe duda que Bitcoin ha pasado momentos difíciles, particularmente en 2017, cuando empezamos a sufrir un aumento importante en la comisión necesaria para que las transacciones se lleven a efecto y muchas congestiones en la red. El problema se atribuye al reducido tamaño del bloque en Bitcoin (1 Mb) lo cual se ha visto que resulta insuficiente para dar salida a la gran cantidad de transacciones que se van realizando. Dado que 1 Mb son 1024 Kb y una transacción por término medio puede ocupar unos 0,4 Kb podemos deducir que en un bloque caben aproximadamente 2560 transacciones. Como cada bloque se produce cada 10 minutos eso nos deja una capacidad de 4,26 transacciones por segundo. Lo cierto es que no es mucho y, en las condiciones originales el Bitcoin resulta dificilmente escalable.

El límite de 1 Mb para los bloques de Bitcoin fue introducido en 2010 por el propio Satoshi Nakamoto (sea quien sea). Aparentemente este límite pretendía minimizar los efectos de una ataque Denial of Service (DoS) a la red y, posiblemente, la idea en sí misma no era mala por aquel entonces. Pero cuando el uso de Bitcoin se ha disparado a nivel global, bloques de 1 Mb se muestran claramente insuficientes para el número de transacciones que se están realizando en la actualidad. El resultado es desastroso para la idea de una moneda de uso corriente. En Bitcoin los nodos actúan de forma competitiva y cuando hay muchas transacciones en espera pueden elegir cuáles validar primero y, naturalmente, serán las que lleven asociadas una comisión más alta dejando relegadas aquellas con comisiones más bajas. Esto, a efectos prácticos, se convierte en un infierno para el usuario.

Una transacción puede permanecer sin validarse horas e incluso días. Aún más, una transacción con una comisión baja podría no validarse nunca. Si una transacción no se valida los Bitcoin asociados quedan bloqueados, sin poder usarse como es lógico y, finalmente, al cabo de varios días volverían a estar disponibles en el monedero que los envió. Por tanto, un comerciante no puede arriesgarse a dar por buena una venta pagada en Bitcoin y no confirmada por la red. Si fuera así, cualquier persona malintencionada podría simular un pago configurando una comisión muy, muy baja, marcharse con la mercancía y esperar tranquilamente que los Bitcoin volvieran a su monedero. De por sí, es poco práctico para ventas en comercios tener que esperar siquiera 10 minutos para empezar a obtener validaciones en una transacción. Pero la realidad es que si no pones una comisión sustanciosa a una transacción, cantidad que puede llegar a más de 10 euros, tu transacción puede tardar horas en ser confirmada. Comprenderás que esto imposibilita usar Bitcoin para, por ejemplo, pagar un café o una barra de pan; a no ser que te importe poco pagar más por la comisión que por la mercancía misma.

El gran debate y después la guerra

Durante el 2017 asistimos a debates interesantísimos sobre qué soluciones se podrían implementar en el código de Bitcoin para solucionar el problema de su escalabilidad. Algunas de las propuestas fueron las siguientes:

  • Aumentar el tamaño del bloque, por ejemplo a 2 Mb. Parece sencillo; tan solo es modificar una linea del código pero en la práctica presenta numerosos inconvenientes si no va acompañado de otras medidas complementarias más complejas. El principal asunto es que duplicando el tamaño del bloque el tamaño de la Blockchain también se va a ir haciendo muy grande más rápidamente. Recordemos que los nodos deben almacenar una copia completa de la Blockchain que, actualmente ocupa unos 158 Gb. No todo es tan simple como lo estoy planteando pero nos sirve para hacernos una idea de la situación. En todo caso, es una solución posible.
  • Implementar Segregated Witness (Segwit) manteniendo el tamaño de los bloques en 1 Mb. Segwit es una manera de tratar las transacciones de forma que parte de los datos (las firmas) se guarden en una estructura separada. A efectos prácticos el tamaño de las transacciones sería menor y podrían acoplarse más en un bloque dando lugar prácticamente a un tamaño de bloque de hasta 1,6 Mb. El problema, si se quiere buscar un problema, es que esto precisa actualizar scripts, wallets, nodos, librerías, APIs y exploradores de bloques lo cual es un proceso que se va haciendo lentamente. Todo para llegar a un tamaño de bloque efectivo de 1,6 Mb cuando todo esté actualizado al 100% lo que, visto así en perspectiva, no parece algo que pueda aportar una solución a largo plazo.

La búsqueda de soluciones desencadenó una auténtica guerra entre partidarios de unas y de otras. Tanto es así que, finalmente, ante la falta de consenso, empezaron a surgir nuevas monedas derivadas de Bitcoin a partir de procesos que se denominan Hard Fork. Estas divisiones suponen crear una bifurcación en un momento dado de tal forma que la cadena de bloques se transforma en dos que siguen rutas independientes. En el momento de la bifurcación las monedas se ven duplicadas, es decir, quien tenga cierta cantidad de Bitcoin poseerá también la misma cantidad de la nueva moneda. Bueno, no siempre es la misma cantidad porque el código de la nueva moneda podría definir un número diferente de unidades finales. Si Bitcoin serán 21 millones y la nueva moneda 210 millones pues recibes 10 veces más de la nueva.

En todo caso, las nuevas monedas derivadas de la Blockchain original pueden aportar soluciones interesantes, mejorando sus características y facilitando las cosas. Pero no es fácil hacerse un hueco a la sombra de Bitcoin. Si nos ponemos profundos, tampoco es fácil determinar cuál es finalmente el auténtico Bitcoin aunque solamente plantear esta duda pueda despertar las más encendidas iras entre partidarios de una u otra moneda.

Desde agosto de 2017 hemos asistido casi con incredulidad a la aparición de una enorme cantidad de derivaciones de Bitcoin. La lista de todos los fork de Bitcoin  siempre será incompleta porque no sabemos cuál será el último. Pero está claro que la mayoría de ellos apenas sobrevivirán o permanecerán en el ancho círculo de la indiferencia y, sin embargo, hay unos pocos que son realmente interesantes y podrían llegar a ser tan importantes como el propio Bitcoin (sea cual sea el auténtico).

Si nos atenemos al nombre, Bitcoin solo hay uno. Pero para intentar seguir siendo sostenible ha tenido que poner en marcha algunos cambios.

Bitcoin (BTC) decidió implementar SegWit y este proceso está tomando más tiempo del esperado porque los wallets tienen que acomodarse a este cambio y lo van haciendo lentamente. Los detractores de esta solución afirman que es un parche temporal pero el equipo de desarrollo seguramente estará pensando en el futuro basándose en las duras experiencias previas así que no cabe afirmar rotúndamente que Bitcoin no será capaz de salir del callejón. De hecho, la progresiva implantación de SegWit parece estar dándole un respiro y se va notando un descenso en las comisiones y una menor congestión de su red. Y de todas forma, sigue siendo el líder con una capitalización de mercado de 164.384.990.600 dólares porque Bitcoin, al fin y al cabo, no solo fue el primero sino que es ya una marca. Aún cuando fuese incapaz de superar sus problemas de escalabilidad seguirá siendo una reserva de valor como lo son los lingotes de oro; algo que cualquiera desearía conseguir y atesorar aún cuando resultase insólito pagar una cerveza con unas virutas de oro.

Hard Forks de Bitcoin que no hay que perder de vista

Bitcoin Cash

Bitcoin Cash (BCH) ha sido el primero en bifurcarse tras un largo verano de guerras sin cuartel en el corazón de Bitcoin y el ruido mediático que provocó hizo que todos los focos estuvieran puestos en lo que podría ocurrir. Nunca se había seguido un hard fork con tal ansiedad de tal manera que las cosas pintaban como si Bitcoin fuese a saltar por los aires. En realidad no pasó nada grave; tan solo fue algo que ocurre habitualmente en el mundo celular, una especie de mitosis que dio lugar a dos monedas distintas. La solución de Bitcoin Cash fue aumentar el tamaño de bloque hasta 8 Mb. Y por el momento está funcionando.  Bitcoin Cash es, sin duda, la que más cerca está de hacerle sombra a Bitcoin ya que se puede obtener en una buena cantidad de Exchanges y está siendo aceptada cada vez por más y más sitios. Los partidarios de BCH afirman que es el auténtico Bitcoin basados en que BTC ha realizado cambios (SegWit) que no estaban previstos en el White Paper original de Satoshi Nakamoto a diferencia de lo de  aumentar el tamaño del bloque que sí era una posibilidad sencilla aunque no se pudo llegar a un consenso para llevarla a efecto. Su capitalización de mercado es de unos 20.108.380.039 dólares, es decir, unas 8 veces menor que la de Bitcoin lo mismo que su precio que actualmente está en torno a 0,12-0,14 BTC.  Pero ojo, porque Bitcoin es el gigante de las criptomonedas pero Bitcoin Cash se coloca en la cuarta posición lo cual quiere decir que su peso específico con solo 7 meses de vida es espectacular y sigue creciendo. Por todo ello debería aconsejarte sin lugar a dudas que consigas algunos BCH si no tienes aún.

Si buscamos otros fork interesantes nos encontraremos con algunos que, sin llegar a tener la entidad que ha adquirido Bitcoin Cash parecen estar en camino de construir algo importante. En realidad, cuando pensamos en oportunidades de inversión tenemos que irnos a extremos razonables. Si buscamos algo ya hecho y funcionando maravillosamente seguro que su precio es también elevado. En el mundo de las criptomonedas las alegrías más grandes suelen venir de proyectos que apoyamos cuando todavía casi nadie apostaba por ellos. El truco está en profundizar en sus recovecos, mantenerse cercano a los canales de información oficiales y de la gente que ama esos proyectos, ver lo que hacen, lo que avanzan, la hoja de ruta y también poner una pequeña parte de corazón (no mucho). Tiene siempre una parte de riesgo invertir en algo que aún está por hacer. Es una cuestión de confianza razonable fundada en algunos hechos o, como mínimo, algunos indicios. Es probable que algunos forks de BTC sean claramente un timo, un intento de enriquecerse rápidamente en esta corriente de ansiedad por no perder las oportunidades y aprovechando la movida mediática. Otros pueden ser intentos legítimos de crear algo mejor que pueden ser exitosos o no. Y finalmente, no lo dudo, unos pocos van a ocupar un puesto relevante porque sí habrán conseguido mejorar lo existente o aportar un valor añadido.

Así que debo hablarte de al menos tres derivaciones más de Bitcoin

Bitcoin Gold

Bitcoin Gold (BTG)  Se forkeó en octubre de 2017 cuando todavía no éramos muy conscientes de los que venían posteriormente y ha conseguido alcanzar el puesto 19 entre todas las criptos con una capitalización de mercado de 1.965.486.390 dólares y, por tanto, un valor por unidad proporcional de unos 0,012 BTC. Aporta una descentralización mayor con su algoritmo Equihash, que no requiere dispositivos especialmente dedicados (ASIC miners) pudiéndose minar con GPUs. Técnicamente esto hace que el poder de la red no esté bajo el control de mineros con capacidad para equiparse con dispositivos caros. No voy a recomendar especialmente que te hagas con BTG si no los has obtenido cuando se llevó a efecto el fork pero tenía que citarlo aquí por haberse situado en su destacada posición actual.

Bitcore

Bitcore (BTX)  nació antes de la fiebre de los forks, en pleno debate sobre la sostenibilidad de Bitcoin con una propuesta que unía ambas opciones fundamentales: SegWit y aumento del tamaño de bloque. Así, BTX tiene un tamaño de bloque de 20 Mb (10 Mb + 10 Mb por SegWit). Además, bloques cada 2,5 minutos y minable con GPU gracias al algoritmo de minado TimeTravel 10. Su distribución ha querido ser lo más justa posible y se ha hecho mediante el método de reclamarlos (a partir de 2 snapshots) para quienes tenían BTC y una serie de airdrops a cuentas registradas con alguna cantidad mínima de BTX. Puede parecer complejo pero, a efectos prácticos, si te estas enterando ahora y resulta que tenías BTC el 2 de noviembre de 2017 conseguirás la mitad de BTX importando las claves privadas o barriéndolas a un monedero BTX (Coinomi también te puede servir). Actualmente tiene una capitalización de mercado de 260.083.559 de dólares con un valor de 0,0023 BTC lo que lo sitúa alrededor del puesto 73 en el ranking de criptomonedas. Si tienes Bitcore, guárdalos bien porque podrían valer mucho más en el futuro.

Bitcoin Atom

Bitcoin Atom (BCA)  A este sí voy a dedicarle algunas lineas más precisamente porque aún se encuentra muy lejos de los anteriores pero mostrando un fuerte potencial. El Hard Fork tuvo lugar el 24 de enero de 2018 o sea, que es básicamente un bebé. Sin embargo es palpable el trabajo duro que realiza un equipo de desarrolladores anónimos (hecho este que generaría incertidumbre si no fuera porque el trabajo realizado es real). En este poco tiempo de vida lo he visto nacer y crecer cumpliendo los primeros puntos de su hoja de ruta. De entrada presenta un inconveniente, que solamente existe en un Exchange y, además, un Exchange para mi no especialmente recomendable: Yobit. En Yobit comenzó a existir como futuros antes de que se hubiera puesto en marcha la red el pasado 7 de febrero. Todavía no están implementados los Wallets en Yobit por lo que no es posible hacer depósitos o retiradas. Pero, a favor, el conocido wallet multimoneda Coinomi lo apoyó desde el principio y ya es posible obtener BCA, guardarlos y hacer transacciones desde dicho monedero. Si tenías BTC en Coinomi o en cualquier otro monedero con control de claves privadas el 24 de enero puedes obtener la misma cantidad de Bitcoin Atom fácilmente.  Por la razón antes expuesta (estar solo en Yobit) su capitalización de mercado es prácticamente irrelevante y su cotización ronda los 0,0022 BTC. Bitcoin Atom pretende ser un Bitcoin con SegWit, Hybrid Consensus y Lightning Network; o sea, casi todo lo que cualquiera pueda imaginar en estos momentos y, especialmente, la capacidad para ser un verdadero Exchange descentralizado mediante Atomic Swaps y contratos Hash Time-Locked (HTLC). Tal profusión de características también induciría a dudar sobre su viabilidad pero, por el momento la hoja de ruta se está cumpliendo. Ya dije, las oportunidades mayores surgen tempranamente. En este caso sí te aconsejo mucho que te hagas con Bitcoin Atom en cuanto puedas o te tomes seriamente lo de obtenerlos si te correspondían por tener algún Bitcoin el día que se produjo el fork. Por el momento dispones de Coinomi Wallet para reclamarlos / guardarlos y en cuestión de unos días la hermosa interfaz gráfica para su Core Wallet.

¿Quién ganará?

Evidentemente quienes logren transformarse en criptomonedas útiles para transacciones cotidianas, incluyendo micropagos. Y en esos asuntos no va en cabeza Bitcoin. Bitcoin Cash cada vez se está utilizando más y Bitcore también podría escalar posiciones. Por otra parte Bitcoin Atom puede alcanzar hitos muy importantes y presentar soluciones a varios problemas de una vez, incluyendo las tan deseadas Atomic Swaps que nos permitirían disponer de un auténtico Exchange descentralizado sin tener que recurrir a servicios de terceros. En todo caso, te estoy sugiriendo una incursión por las mejores alternativas escindidas de la Blockchain de Bitcoin. Tampoco nos engañemos: hay muchas otras criptomonedas que podrían cumplir perfectamente la función de servir para micropagos. Simplemente ocurre que la palabra Bitcoin sigue manteniendo una aureola mágica.

Estas son mis recomendaciones sobre los forks más interesantes de Bitcoin. No son muchas, pero son las mejores.

Vía: Criptolog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *