LAS 7 CLAVES DE LOS INGRESOS PASIVOS PARA ALCANZAR LA LIBERTAD FINANCIERA

Los ingresos pasivos se han revelado como una de las estrategias más eficaces para todos aquellos que buscan la libertad financiera.

Ahora bien, ¿son realmente eficaces? ¿Nos pueden aportar realmente esa anhelada independencia financiera?

Pues como en todo, depende de cómo lo hagamos, qué estrategia sigamos y cómo la configuremos. No todo ingreso pasivo, por sí solo, nos va a hace libres en lo económico. Habrá que diseñar bien nuestra hoja de ruta. Una cosa es que un ingreso sea pasivo y otra que podamos vivir de él.

Por cierto, antes de continuar, ¿todo el mundo sabe lo que son los ingresos pasivos? Aquellos que, como su nombre indica, se perciben de forma pasiva por su titular una vez configurados, constituidos o creados. Dicho de otra forma, creamos la fuente o el origen y cobramos. Sin necesidad de ulteriores trabajos ni mantenimientos. O con muy pocos.

Ejemplos: arrendamientos de inmuebles, productos financieros, activos digitales para su venta, productos que proporcionen derechos de autor o regalías, etc.

A mí es un tema que me apasiona bastante por varios motivos:

  • No son numerus clausus, es decir puedes crear tantos como tu imaginación te permita (yo hasta ahora he recopilado 50, algunos de
    ellos los pongo en práctica, ¡y sigo en ello!).
  • Son muy democráticos: cualquier puede ponerlos en marcha desde
    cualquier lugar y sin necesidad, en la mayor parte de los casos, de
    conocimientos académicos o especializados.
  • Son el remedio más directo que conozco hacia la libertad financiera. Otros, quizá, también te lleven, pero dando más vueltas. Y otros, ni de lejos te llevan (léase trabajo por cuenta ajena, a menos que seas un alto ejecutivo de una multinacional y lleves ahorrando media vida).

Pues bien, una vez visto en qué consisten estos ingresos y porqué me gustan tanto, vamos a tratar el objeto del post: Las siete claves de los ingresos pasivos para proporcionarte libertad financiera.

1. REQUERIR UN COSTE DE CONSTITUCIÓN MUY BAJO.

Este requisito no es necesario para que un ingreso sea pasivo, pero sí para que te aporte libertad financiera.

Significa que si gastas o inviertes una gran cantidad de dinero para que te reporte una rentabilidad discretita, pongamos por caso de 50 €/mes, el ingreso será pasivo, una vez que lo has constituido, pero dudo mucho que puedas vivir con los 50 euros mensuales.

Hay que invertir/gastar/emplear la menor cantidad de dinero posible para obtener la mayor de las probables rentabilidades.

Ejemplo: si dispones de X cantidad de dinero, pongamos 90.000 € por ejemplo, te será más rentable adquirir un inmueble y arrendarlo que abrir un depósito a plazo fijo.

Estamos hablando de rentabilidad. Otra cosa será la personalidad de cada uno, sus temores, idiosincrasia, miedos, etc.

2. TENER UN COSTE DE MANTENIMIENTO MUY BAJO.

En análogo sentido al anterior, lo deseable sería que el ingreso requiriese de muy escasos costes de mantenimiento para incrementar nuestra rentabilidad.

Obtener dividendos de acciones bursátiles puede ser muy cómodo, pero
conlleva unos costes de comisiones y gestión que quizá no lo hagan tan
atrayente. En cambio, los costes de alojamiento de un producto digital en
internet, pongamos por caso, pueden ser muy inferiores y proporcionarnos la posibilidad de ingresos mayores.

3. FUNCIONAR EN MODO AUTOMÁTICO O SEMI.

Este elemento es clave en los ingresos pasivos. Deben funcionar en modo
automático o casi. Debes no hacer nada o casi nada. Y deben seguir
funcionando y proporcionando beneficios, por supuesto.

La clave del ingreso pasivo, a diferencia del ordinario, estriba en que tiene lugar sin necesidad de ulteriores acciones una vez que ha sido creado.

Ahora bien, respecto a la automatización hay algunos malentendidos.

No todo lo que funcione a través de internet tiene porqué ser pasivo. ¡Muchos sabemos que le echamos horas!

Lo automático tampoco tiene nada que ver con lo especulativo. Son conceptos diferentes. Comprar una cosa y venderla más cara puede estar muy bien (o no, no lo sé) pero no tiene porqué ser un proceso automático (si quieres revender un inmueble, por ejemplo, hay que hacer publicidad, gestiones, desplazamientos, visitas inmobiliarias, etc. ¡todo lo cual no tiene nada de pasivo!)

4. SER VARIOS Y PERTENECER A DIVERSOS SECTORES.

Un solo ingreso es difícil que te brinde independencia financiera. Para disfrutar de ella deben ser varios y, por mayor seguridad, pertenecer a sectores diferentes.

Un sólo libro (ejemplo típico de ingreso pasivo) es difícil que te permita retirarte.

Varios sí. Si eres bueno, tienes buen marketing y se venden, lógicamente.
Pero también puede llegar un día en que disminuyan las ventas. Entonces
desearás tener otros ingresos de otros sectores: un bien arrendado, un curso online, un depósito a plazo…

5. PERMITIR EL USO DE PALANCAS.

¿Qué es una palanca? Un mecanismo que te permite, con un esfuerzo muy discreto, multiplicar efectos, multiplicar beneficios. Es conseguir más con menos.

Las palancas, al igual que los ingresos pasivos, pueden también configurarse a gusto del consumidor. Y son un elemento necesario para, en nuestro caso, hacernos libres, permitir retirarnos. Si el ingreso no permite el uso de palancas, es más difícil que lo consigamos.

Ejemplos: un producto digital puede comercializarse en internet a través del marketing de afiliación. Eso es una palanca. Otra: Un libro o ebook que contenga el ofrecimiento de más productos relacionados puede igualmente funcionar a modo de palanca.

6. SER ESCALABLES.

Esto es, gozar de la cualidad consistente en poder crecer en ventas (y
beneficios) a ritmo mucho mayor que el de costes. Es decir, permitir ganar más sin necesidad de invertir más, o invirtiendo muy poco en relación a lo que se gana.

7. TENER UNA VIDA ÚTIL MUY LARGA.

Y por último, como es de suponer, un ingreso con una long life nos repercutirá mucho más que uno con ciclo de vida corto.

El ciclo puede ser corto bien porque el producto se agote o consuma, o bien porque su interés decaiga. Por ejemplo, no es lo mismo escribir un libro sobre las claves de la felicidad (tema válido para cualquier época, tiempo y lugar) que sobre las consecuencias de las medidas del gobierno para este año.

Y hasta aquí hemos llegado. Estas son las siete claves que debe reunir un ingreso pasivo para permitirte olvidar las preocupaciones por el dinero.

Y si deseas asegurarte mejor tu futuro económico, aquí tienes los diez mejores pasos para la libertad financiera. Si además te interesa tu libertad y desarrollo personal, puedes leer “libertad personal más libertad financiera igual libertad total”.

Espero que te haya gustado el artículo y te haya servido para hacerte más consciente y más sabio. ¡Buenos éxitos y buenos ingresos!

Un artículo escrito por Agustín Grau      |  Vía: Emprenderaldia

2 thoughts on “LAS 7 CLAVES DE LOS INGRESOS PASIVOS PARA ALCANZAR LA LIBERTAD FINANCIERA

    1. Antes de nada, pedirte disculpas por no haber puesto tu web como referencia; reproduciomos muchos artículos de Agustín Grau que publica en su blog y, la inercia nos ha llevado a poner solamente un enlace al mismo, como hacemos habitualmente; sin tener en cuenta que este en concreto, está en tu web.

      Como es justo, hemos añadido la fuente original; gracias por hacernos ver el error y, ayudarnos a mejorar. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas