Los peligros de que Bitcoin se expanda en Wall Street

Preparados o no, Wall Street va a por Bitcoin. El propietario de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE, por sus siglas en inglés), Intercontinental Exchange, y uno de los mayores proveedores de infraestructura para los mercados financieros en Estados Unidos, dijo recientemente que planea lanzar un intercambio regulado de activos digitales. Bitcoin podría cambiar mucho y quizás no para mejor, según algunas opiniones.

Se trata de un gran avance para aquellos que quieren ver cómo Bitcoin es adoptado de manera más generalizada. Además de la NYSE, Intercontinental Exchange posee más de 20 intermediarios, servicios de mercado y cámaras de compensación. Se queda corto decir que se trata de un organismo muy influyente en el mundo de las finanzas. Con su postura hacia Bitcoin, es probable que la sigan los inversores institucionales, los fondos de cobertura, las oficinas familiares, los fondos de riqueza soberana y otras entidades que buscan invertir grandes cantidades de dinero. Muchas de estas empresas han estado interesadas en invertir en Bitcoin y otras criptomonedas, pero han dudado porque no existía una infraestructura de mercado convencional.

Sin embargo, existen motivos para que los impulsores de Bitcoin se preocupen. Según la veterana de Wall Street, que se convirtió en una aficionada de Bitcoin, Caitlin Long, la acogida por parte de la industria financiera podría crear repercusiones negativas, especialmente si las compañías de Wall Street tratan esta moneda como la mayoría de los activos convencionales. Los posibles problemas surgen del hecho de que Bitcoin y Wall Street tienen “sistemas fundamentalmente diferentes” para manejar los activos, explica Long, quien pasó 22 años trabajando para varias empresas de Wall Street y, más recientemente, como presidenta de Symbiont, una compañía de blockchain empresarial.

La diferencia se reduce a dos factores clave.

En primer lugar, mientras que los activos de Bitcoin (bitcoins) son propiedad directa y los controlan los titulares individuales de sus claves criptográficas correspondientes, las personas que compran una acción u otro activo convencional generalmente no son sus dueños, sino que su propietario es una institución centralizada como un intermediario, un custodio una cámara de compensación. Lo que realmente “posee” es un pagaré de su bróker u otra institución financiera.

En segundo lugar, mientras que blockchain de Bitcoin está diseñado para evitar que más de una persona posea un solo activo, las empresas de Wall Street usan rutinariamente los activos de sus clientes para respaldar sus propias transacciones y operaciones, por ejemplo, utilizándolas como garantía para tomar préstamos de otra empresa. Este tipo de práctica es el “procedimiento operativo estándar” en Wall Street, afirma Long, y añade que, como resultado, los mercados financieros sistemáticamente “crean más reclamos para un único activo subyacente”. Los libros contables usados ​​para rastrear estos reclamos pueden salirse de la sincronización: los accionistas de Dole Foods, por ejemplo, una vez fueron a reclamar sus recompensas después de una demanda colectiva exitosa contra la compañía y descubrieron que poseían un 33 % más de acciones de las que realmente había.

Este tipo de situación es “antitética” para Bitcoinargumenta Long, ya que contrarrestaría a la escasez de algoritmos de la moneda. (Las nuevas bitcoins se crean a un ritmo controlado, a través del proceso de minería intensivo en recursos del sistema y la oferta total nunca exceden de poco más de 21 millones). Eso podría paralizar su precio, y por eso Long está convencida de que si las empresas de Wall Street deciden tratar a Bitcoin como “otro activo más que pueden comercializar“, utilizando sus modelos existentes para hacer negocios, cometerán un gran error.

Vía: Revista del MIT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas