Por qué los Valores no significan lo mismo para todos los clientes

Los valores son factores críticos determinantes en nuestra conducta. ¡Y es que nos ayudan a fijar prioridades, así como a decidir cómo asignar nuestros recursos limitados (tiempo, energía, etc.) aquí y ahora!

Sin embargo, ¡no significan lo mismo para unas personas que para otras, en absoluto! Y ése es un concepto clave que, como coach, no solo debes tener enormemente en cuenta, ¡sino que te ayudará muchísimo en tus sesiones y procesos!

Por eso, para aclarar un tema tan importante como éste, te vamos a explicar en este post por qué los Valores no significan lo mismo para todos los clientes. ¡Comencemos!

 

Cómo nos afectan a diario nuestros Valores

Nuestros valores se construyen a partir de todo lo que nos ha sucedido en la vida, así como de muchos otros factores: las personas que hemos conocido, nuestros padres y familiares, nuestra afiliación religiosa, nuestra educación…

Las personas efectivas reconocen esas influencias del entorno, e identifican y desarrollan un conjunto claro de creencias, valores y prioridades. También reconocen que algunos valores pueden ser más importantes que otros, en un momento o contexto en particular.

Nuestra jerarquía personal de los valores debe ser versátil; necesita refinarse, sintonizarse y sincronizarse con nuestro entorno.

Lo que asociamos a nuestros Valores

Cuando nos incorporamos a una organización, comunidad o familia, traemos con nosotros valores y creencias arraigadas. Estos valores y creencias se entremezclan con los de los otros miembros. De este modo, se acaba creando una cultura organizativa, familiar o comunitaria, aunque el proceso es algo más complicado.

Como hemos visto, las organizaciones actuales ya cuentan con un conjunto de valores muy afianzados. ¡Lo mismo ocurre con los países, las comunidades y las familias! Además, las estructuras de esos sistemas suelen dar más poder a unas personas que a otras, a la hora de establecer o modificar sus valores.

En consecuencia, algo que puede acabar ocurriendo es que nos sintamos incómodos en nuestro entorno o desconectados de la cultura en que vivimos y trabajamos. ¿Qué hacemos en tal caso?

¿Qué papel juega el/la coach en todo esto?

A veces, nos hace falta ayuda para comprender nuestros valores, así como conocer la cultura y los valores de los lugares donde vivimos y trabajamos.

Aquí, el coach desempeña un papel fundamental, ayudando a las personas a conocer sus valores y los de su entorno. También puede ayudar a tomar decisiones y a adaptarse, creando un encaje positivo entre la persona y su contexto.

En ocasiones, la decisión puede pasar por encontrar una situación más acorde con nuestros propios valores, bien por nuestra cuenta o en colaboración con la pareja, equipo u organización. Hagamos lo que hagamos para conseguirlo, esa adaptación positiva se traduce en una persona más feliz y las personas más felices tienen más éxito.

¡Es tu turno!

Nuestro tiempo es limitado, así que es sumamente importante que conozcamos nuestros valores, ¡y que los pongamos en práctica de una forma consciente!

Así que ya sabes, ¡pon en marcha todo esto desde ya, y déjanos tu opinión escrita en comentarios!

Un artículo escrito por Simón Dolan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *