>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Divisas y Monedas

Por qué no deberías comprar Bitcoins (pese a estar por las nubes)

Lo sabemos, su precio se ha disparado y se han convertido en un objetivo de inversión muy goloso. Hace tiempo el Bitcoin rondaba los 100 dólares y hoy supera los 4.000 pero, ¿quién garantiza que vaya a ser así mañana?

El 2017 está siendo un año frenético y casi de locos para el Bitcoin. A cualquiera que desconozca la naturaleza de esta criptomoneda le resultará difícil entender cómo algo puede multiplicar su valor en apenas 8 meses un 750% (en enero su precio rozaba los 973$ y ahora registra un valor histórico de 4.300$).

La especulación está haciendo que la cotización del Bitcoin se dispare, y que muchos se estén pensando seriamente invertir en ella para enriquecerse o sacar tajada.

El Bitcoin depende del valor almacenado, es decir, de la demanda que haya de ellos y de la oferta. Ocurre algo similar con el oro: hay quien lo compra y lo almacena con la esperanza de que se revalorice cuando aumente su demanda; pero si éste empieza a extraerse en grandes cantidades, su valor almacenado disminuirá, porque habrá más disponible.

El valor almacenado no depende del propietario sino de terceros y de lo que estos estén dispuestos a pagar por los bienes en cuestión. Un activo puede ver disparado su valor almacenado en muy poco tiempo, y perderlo todo igual de rápido, en el momento en que se dispare su venta y la oferta supere a la demanda. Esto ha ocurrido a lo largo de la historia con infinidad de bienes y podría repetirse con el Bitcoin.

Por esta razón algunos inversores como Adam Hartung desaconsejan la compra de estas criptomonedas, por muy tentador que pueda resultar. En este caso además, al ser una divisa que escapa a controles de todo tipo, está más sujeta a variaciones y a la voluntad de los mineros.

Un usuario podría cortar la cadena de bloques  – o blockchain – sobre la que se sujetan, crear más Bitcoins y manipular su valor, comprarlos en grandes cantidades y venderlos de nuevo. Además no hay que olvidar que existen otras criptomonedas, como como Ethereum, Ripple o NEO, cuya emisión se puede disparar y desbancar al Bitcoin, perdiendo éste su valor. Y lo peor es que cualquiera de estos escenarios puede ocurrir en cualquier momento.

El Bitcoin es hoy más un asunto de especuladores que de inversores, pues aquellos sólo fijan sus objetivos a corto plazo y compran con la intención de vender a continuación. Por eso, si eres un ahorrador al que le cuesta cada euro o dólar que gana, comprar Bitcoins no es para ti.

Vía | Forbes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *