¿Qué es un dominio de Internet? Todo lo que necesitas saber

Hoy en día todo el mundo debería tener su propia web, da igual que seas un empleado que quiera posicionarse mejor profesionalmente, un autónomo o empresario que quiere una web para vender más. Y para poder tener tu propia web, el primero paso es tener un dominio de Internet.

En este post me centraré en explicarte todo lo que necesitas saber para entender qué es un dominio, para qué sirve y el tipo de webs con las que lo puedes utilizar. Además, te explicarte también las nociones básicas de qué es un hosting.

Por otra parte, lo que es montar tu web con ese dominio, gracias a las aplicaciones de código abierto gratuitas como WordPress, Joomla, Prestashop, phpBB y similares, es realmente muy fácil si le echamos voluntad. No en vano, se han hecho increíblemente populares.

También está la opción de darte de alta en un servicio en la nube (gratis o de pago) como Blogger o WordPress.com, pero la mejor manera de montar un sitio web es basado en estas aplicaciones y un hosting web propio. Es, con diferencia, la manera más profesional y con mayores posibilidades para tu proyecto.

En cualquier caso, este post me centraré en el tema dominios.

Para adquirir dominios hay muchos proveedores entre los que elegir y, a diferencia del hosting, el servicio que te van a dar va a ser muy parecido:

  1. GoDaddy
  2. Namecheap
  3. 1and1

Ojo: te los recomiendo para adquirir un dominio a buen precio, pero no para tu hosting.

Para hosting hay opciones mucho mejores: mi favorito es Webempresa, y alternativamente SiteGround o Hostgator

Además, Webempresa incluye un dominio gratis el primero año. Así que no necesitarías contratarlo aparte.

Qué es un dominio de Internet y para qué sirve

Los dominios existen porque, en realidad, los ordenadores conectados a Internet sólo saben manejar direcciones IP que consisten en una agrupación de número separados por puntos.

Es decir, en principio, las direcciones web (las URLs), debería tener siempre una pinta como http://192.168.0.1 en vez de http://www.hostingatope.com.

Está claro que para un humano estar navegando por la web en base a números como 192.168.0.1 sería un absoluto horror: no va bien con nosotros, no somos capaces de memorizar una gran cantidad de números como éstos, nos resultan mucho más intuitivos los nombres.

Por esa razón se creó en su momento el sistema de nombres de dominio (DNS). Este sistema se encarga de asociar esas direcciones IP a nombres que nos resultan mucho más manejables y ya son los propios ordenadores quienes se traducen los nombres de dominio a la dirección IP sin que el usuario se percate de ello.

Gracias a esto, navegar por la web se ha convertido en algo muy fácil e intuitivo.

Tipos de dominios y diferencias con un dominio de red

Existen cinco grandes categorías de dominios:

  1. Los dominios genéricos o gTLD (geopraphical Top Level Domain)
  2. Los dominios internacionales ccTLD (country code Top Level Domain)
  3. Los dominios de segundo nivel SLD (second-level domain).
  4. Los dominios de tercer nivel.
  5. Y los subdominios.

Veamos cada uno en más detalle:

Dominios de primer nivel (o nivel superior)

Todos estos dominios se llaman dominios de primer nivel o dominios de nivel superior. Los puedes identificar fácilmente en una URL por ser la parte más a la derecha de un nombre de dominio.

Es decir, en el caso de hostingatope.com, estaríamos hablando del “.com”.

En ese sentido, más que de dominios, se habla también de extensiones de dominio.

Dominios genéricos gTLD

Los dominios genéricos se caracterizan por no ajustarse a un país determinado.

Las extensiones más comunes que usan estos dominios son las extensiones como “.com”, “.org” o “.net”. Recientemente también se han añadido extensiones como, por ejemplo, “.info” (difusión de información), “.tv” (contenidos audiovisuales) o “.mobi” (especialmente preparados para dispositivos móviles).

Estas extensiones tienen cierta semántica, los “.com” corresponden a empresas, “.org” se supone que lo usan instituciones y organizaciones (o particulares) sin ánimo de lucro y “.net” se supone que es un tipo de dominio adecuado para tratar temáticas muy relacionadas con Internet.

No obstante, no es un tema que haya que ver con absoluto rigor puesto que realmente no hay un control de que la web encaje con este tipo de extensiones. Por tanto, una fundación benéfica, por ejemplo, podrá adquirir perfectamente un dominio “.com” en vez de un “.org” si lo prefiere.

Dominios internacionales ccTLD

Los dominios genéricos se ajustan a un país determinado.

Es importante notar que a nivel de SEO (visibilidad en los buscadores), adquirir un dominio internacional te puede suponer una ligera ventaja para posicionar tu web en ese país. Pero en la misma medida te perjudica de cara a tu visibilidad fuera de tu país.

Por tanto, según tu proyección sea o no internacional, es un tema a meditar.

Seguramente te suenen las extensiones internaciones. Aquí tenemos ejemplos como:

  • “.es”: España
  • “.us”: Estados Unidos
  • “.en”: Inglaterra
  • “.de”: Alemania
  • Etc.

Dominios de segundo nivel

Los dominios de segundo nivel son la parte “registrable” de un dominio.

Es decir, yo no puedo registrar la parte “.com” para que sólo yo pueda usar dominios “.com”, pero sí puedo registrar “hostingatope” de manera exclusiva si nadie lo ha hecho antes.

Dominios de tercer nivel

Los dominios de tercer nivel son una especie de híbrido entre los de primer nivel: combinan la semántica de los gTLD con los ccTLD.

Su uso ha ido en aumento en los últimos años ante la escasez de nombre de dominios disponibles, aunque personalmente no me gustan nada porque los encuentro totalmente “ortopédicos”, “metidos con calzador” y en ese sentido no me convence la imagen que transmiten.

De todos modos, tengo que recalcar que este juicio es totalmente subjetivo y de gustos personales. No dispongo de datos que avalen que te puedan perjudicar de alguna manera y perfectamente alguien podría dar razones en los comentarios para lo contrario.

Otra razón de que no me gusten es que la nomenclatura me parece que puede generar confusión a nivel conceptual con los dominios de segundo nivel. Creo que habría sido más lógico usar estos términos al revés, es decir, “tercer nivel” para lo que son propiamente los nombres de dominio.

Subdominios

El subdominio es la parte que viene a la izquierda del nombre de dominio: es decir, en “www.hostingatope.com”, el “www” ya sería un subdominio de hostingatope.com.

Los subdominios se usan mucho para diferenciar grandes bloques de diferente contenido en un sitio web, por ejemplo: blog.misitio.com, tienda.misition.com, etc.

También es típico usarlos para separar idiomas en un mismo sitio: es.misitio.com, en.misitio.com, de.misitio.com, etc.

Entidades relacionadas con los dominios de Internet

Si quieres entender de verdad cómo funciona el sistema de dominios, es también muy importante que tengas alguna noción de cómo se gestionan, qué entidades intervienen y cómo se relacionan entre sí.

Las entidades a través de las cuales se gestionan los dominios son las siguientes.

ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers)

La ICANN es la organización multinacional/internacional sin fines de lucro y con sede en California (EEUU) que supervisa la asignación global de direcciones IP, servidores raíz de nombres de dominio DNS y otros recursos relacionados con Internet. En su momento estas tareas fueron realizadas por la IANA (Internet Assigned Numbers Authority) que ahora forma parte de la ICANN.

En la actualidad le corresponde también la responsabilidad de la asignación de los nombres de dominio y las direcciones IP, algo que en el pasado realizaba el organismo gubernamental de EEUU INTERNIC.

Dominios.es (aka NIC España o Nic.es)

Dominios.es o (también conocido como NIC.es o NIC España) es el organismo gubernamental español responsable de la gestión del Registro de nombres de dominio de Internet bajo el código de país “.es”. En la actualidad depende del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Las funciones relacionadas con la gestión del registro incluyen la tramitación de solicitudes de nuevos dominios y su asignación y está integrado en la Entidad Pública Empresarial Red.es.

Los registradores de dominios

Los registradores de dominios o proveedores de dominios son las entidades finales como GoDaddy, Namecheap o 1and1 que mencionaba antes y con las que se relaciona el usuario. Estas entidades intermedian a su vez con la ICANN y Dominios.es ya que estas últimas no tratan con los usuarios finales.

Averiguar el propietario de un dominio con Whois

En principio, el registro de un dominio conlleva que los datos del propietario (nombre, email de contacto, etc.) del dominio estén disponibles públicamente, aunque a petición del cliente, los registradores suelen ofrecer también el servicio de un registro privado que impide que los datos del cliente se conozcan públicamente.

Para averiguar los datos del propietario existe el protocolo WHOIS que permite efectuar consultas en la base de datos de la ICANN para obtenerlos.

Existen multitud de herramientas online gratuitas como ésta que permiten utilizar WHOIS cómodamente desde un interfaz web.

Qué es un hosting web: diferencias con un dominio

Como ya decía al principio de este post, si uno quisiera, podría montar un servidor web en su casa. Pero si sumamos el coste del servidor, la luz consumida al estar 24h operativo, el coste de la línea ADSL y el coste de una IP fija, superaría fácilmente los 100€ mensuales. Sin contar todo el tiempo y dificultades técnicas de montar algo así.

Ésta es una típica situación de economía de escala porque, en vez de hacer esto, es mucho más barato comprar muchas máquinas, meterlas todas en una sala, conectarlas todas a la red y disponer de un equipo de técnicos para instalar todo eso y resolver los problemas técnicos.

Compartiendo una infraestructura así, los precios bajan de manera espectacular. Esa es la idea básica detrás de un servicio de hosting.

Es decir, alquilar luego “trocitos” separados de esas máquinas a clientes, como si fueran habitaciones de un hotel (de ahí lo de “hosting”, “hospedaje”), baja el precio hasta tal punto que hoy en día se pueden contratar servicios de hosting de buena calidad en torno a 5€ al mes.

Pero, además, un hosting no ofrece solamente alojamiento para una web, dispone de muchos más servicios. Entre ellos, los más importantes son los siguientes:

  • Un servidor de correo electrónico que permite que tengas cuentas de correo con tu propio nombre de dominio, algo que, sobre todo en el caso de un negocio, contribuye obviamente también a una imagen mucho más profesional que usar correos tipo @outlook o @gmail…
  • Acceso vía FTP para almacenar y descargar ficheros.
  • Creación de discos virtuales con WebDAV, es decir, crear almacenamiento en la nube con tu propio servicio de alojamiento web al que accedes como si lo tuvieras en tu ordenador.

En definitiva, entre otras cosas, por el bajo coste de contratar un hosting y lo fácil que aplicaciones como WordPress lo ponen para crear una web, estamos viviendo una tremenda ola de nuevos sitios web creados por particulares y pequeños profesionales en los últimos años.

Comprar y vender dominios de Internet

Todo el mundo puede adquirir un dominio y, además, resulta una cosa relativamente económica. Registrar un dominio cuesta en torno a 10€ para un año, con ligeras variaciones según el proveedor utilizado. También se encuentran con frecuencia promociones agresivas con precios más bajos.

Cómo comprar (registrar) un dominio de Internet

Para la contratación del dominio tienes básicamente dos opciones:

  • Contratar el domino junto con el alojamiento web. Esto tiene la ventaja de la simplicidad porque todo está en el mismo sitio, pero tiene la desventaja de que, al tener las dos cosas juntas, en caso de descontento, tendrás que mover también las dos de proveedor.
  • Contratarlo junto con otro proveedor diferente. Si contratas el dominio en un proveedor especializados como los antes mencionados (GoDaddy, Namecheap o 1and1, por ejemplo) tiene la ventaja de que un dominio alojado aquí puede salir algo más económico que en un proveedor de hosting y de que generalmente ofrecen interfaces de usuario algo mejores. Además, en caso de descontento con tu hosting, no hace falta mover tu domino, simplemente se reconfigura en un minuto para apuntar el nuevo hosting.

Reventa de dominios

Una vez adquirido el dominio, aunque no lo uses en una web, puedes planteártelo también como inversión.

Esto fue un negocio importante en el pasado ya que muchos profesionales anticipando la importante de Internet se anticiparon a comprar dominios atractivos para profesionales del estilo “abogados.com”, “seguroscoches.com”, etc. para revenderlos luego a empresas interesadas por un precio muy superior al registro original.

Hoy en día ya es mucho más complicado puesto que los dominios “buenos” disponibles para especular con ellos prácticamente ya se han agotado.

Cómo transferir un dominio

Si por el motivo que sea quieres cambiar un dominio de un proveedor a otro, puedes hacerlo. Esto se llama una transferencia de dominio y es muy sencillo de hacer, aunque está algo condicionado en los periodos cercanos a la renovación del dominio durante los cuales se bloquean las transferencias (consulta a tu proveedor sobre ello).

Es un proceso estándar que funciona como sigue:

  1. Realizar una petición de transferencia de dominio desde tu nuevo proveedor. Los detalles de cómo hacer esto dependen lógicamente de tu proveedor, aunque suele haber una opción en los menús para esto. Lo normal es que tengan una página de ayuda para explicarte el proceso y, si no, se lo consultas al soporte.
  2. Es importante que te cerciores de que tienes acceso a la cuenta de correo electrónico que figura como contacto de tu dominio, ya que los emails de la gestión los irás recibiendo aquí.
  3. Una vez pagado el pedido (que corresponde a comprar ese dominio en tu nuevo proveedor), recibirás un email en la cuenta del contacto administrativo por parte de Nic.es. En este correo encontrarás dos enlaces para aceptar o cancelar la transferencia.
  4. Tras aceptar la transferencia, lo normal es que tu nuevo dominio esté operativo en el nuevo proveedor de dominios en cuestión de horas.
  5. Configura el dominio para que apunte a los DNS de tu hosting.

Cómo apuntar un dominio a una página web

Si tienes contratado un hosting y dominio en el mismo proveedor, olvídate de este apartado, ya tendrás tu dominio vinculado a tu servidor y no tendrás que hacer nada. En el caso contrario, sigue leyendo…

Apuntar un dominio a un servidor web consiste básicamente siempre en lo mismo: en configurar en el panel de Administración del dominio los servidores de nombres (DNS), que es un dato que te tiene que proporcionar a estos efectos tu proveedor de hosting. Se introduce esa información en la configuración del dominio y listo.

Lo que varía básicamente en esto es el interfaz de usuario, más aún cuando no usas un hosting propio sino un servicio en la nube tipo WordPress.com, Blogger o Wix. Aquí te remite a la ayuda del proveedor en cuestión.

A modo de ejemplos, te dejo unos vídeos dónde puedes ver cómo se hace esto para el caso de Blogger y el caso de un hosting propio.

Cuando es un servicio en la nube como Blogger o WordPress.com

En este primer vídeo verás cómo vincular un dominio propio a un blog en Blogger con un dominio adquirido en GoDaddy. Aunque si tienes otro proveedor, te debería servir igualmente:

Cuando tienes tu propio hosting web

En el segundo vídeo puedes ver un ejemplo para un servidor de hosting:

En este video podrás ver como apuntar un dominio a un hosting:

Conclusiones

Y esto ha sido todo.

He intentado que en este post venga absolutamente todo que vayas a necesitar el esto de tu vida para manejarte con dominios de páginas web.

Pero si no fuera así, deja simplemente tu duda en los comentarios

Un artículo escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *