>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Divisas y Monedas

‘Stablecoins’, las criptomonedas que no son tan estables como parecen

Si le ha dedicado algo de tiempo a invertir en (o leer sobre) el mundillo de las criptomonedas, probablemente haya acabado frustrado por la enorme variabilidad e impredecibilidad de los precios. Pero algunos desarrolladores expertos en cadena de bloques (o blockchain) afirman que no tiene que ser así. Defienden que el truco consiste en vincular el precio de un token (o ficha) criptográfico con el de una moneda fiduciaria como el dólar estadounidense.

“¡Blasfemia! ¡Herejía!”, replican los conservadores de las criptomonedas, el grupo más tradicional de la comunidad que se unió al movimiento con la convicción de que las criptomonedas fueron inventadas para reemplazar el dinero fiduciario, no para coexistir. Este grupo tiene algunas critícas muy legítimas hacia esta nueva forma de criptomoneda, bautizada como stablecoins (o criptomonedas estables). Dicen que el concepto simplemente no es viable. Sin embargo, las stablecoins atraen cada vez más interés y capital de riesgo. Así que vamos a analizar la situación.

El contexto: la idea de una criptomoneda estable existe desde hace años, y ya hay tokens vinculados al dólar estadounidense (por ejemplo, Tether y TrueUSD) disponibles en algunas casas de cambio de criptomonedas. Pero la reciente fijación en torno a las ofertas de monedas iniciales (ICO) ha generado una nueva cosecha de diferentes enfoques para construir una moneda estable. Estos se dividen en tres categorías generales:

  1. Respaldar los tokens con efectivo en una cuenta bancaria. Así es como funciona Tether, la moneda vinculada en dólares más popular. O al menos eso es lo que dicen. La compañía no ha demostrado al público ninguna prueba de que los más de 2.500 millones de tokens “USDT” en circulación estén respaldados por dólares reales. Tal vez la nueva start-up Circle, que cuenta con una buena financiación, sea más transparente. El mes pasado, Circle anunció sus planes para desarrollar una stablecoin totalmente respaldada por reservas en dólares. De cualquier forma, los usuarios de un sistema como este deben confiar su dinero a un tercero.
  2. Respaldar los tokens con otras criptomonedas. En lugar de utilizar el dinero fiduciario como garantía, ¿por qué no utilizar otra criptomoneda? Eso elimina la necesidad de confiar en un tercero, ya que se puede realizar en una cadena de bloques. Pero esta estrategia introduce otra fuente de volatilidad que produciría una criptomoneda estable que en realidad no lo es tanto. Una forma de solucionarlo sería mediante la “sobrecolateralización”, un proceso en el que los usuarios primero deben depositar una cantidad mayor, por ejemplo 150 dólares (cerca de 127 euros) en ethers, a cambio de 100 dólares (alrededor de 85 euros) en una moneda estable. Pero si el precio de la moneda colateral cae (en este caso el ether), también lo hará el del token vinculado.
  3. Crear un “banco central algorítmico”. Este concepto implica el uso de software para aumentar y disminuir el suministro del token estable para mantener su vinculación. El mejor ejemplo es un proyecto nuevo llamado Basis, que recaudó más de 110 millones de euros en abril de varias empresas de capital riesgo de Silicon Valley (EE. UU.). El libro blanco (PDF) de Basis describe un sistema basado en la compra y venta de tokens adicionales además del stablecoin (que, al menos por ahora, también se denomina “basis”). Si su precio cae por debajo de un dólar, blockchain venderá “bonos de tokens” a los usuarios por monedas estables por un valor inferior a un dólar y los eliminará del sistema. Los bonos de tokens están garantizados para producir pagos de un dólar una vez que el precio de la moneda estable se vuelva a estabilizar.

Suspenso en Economía: Tal vez el crítico más activo de las stablecoins sea el fundador y antiguo COO de Monex (la primera start-up de blockchain), Preston Byrne. Byrne, quien ha escrito extensamente sobre el tema, expresó en un correo electrónico a MIT Technology Review que los desarrolladores de criptomonedas estables no tienen en cuenta los principios económicos básicos al suponer que siempre podrán “incentivar a los usuarios de sus sistemas para comprar sus monedas” a un precio arbitrario. El experto afirma que esta propuesta “ignora que en todos los intercambios basados en el mercado, el precio está determinado por un acuerdo entre un comprador y un vendedor, no por un algoritmo. Lo único que se necesita para que fallen estos sistemas es que la gente no compre el producto”.

Un artículo escrito por Mike Orcutt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.