>>>>Cargando... ESPERE>>>>>
Vender en Internet

Tengo una tienda online: ¿debo aceptar bitcoin como medio de pago?

Hay defensores y críticos con la introducción del bitcoin como un medio de pago más en las tiendas online. Os contamos los argumentos de unos y otros.

El bitcoin es la criptomoneda más popular de nuestros días que, pese a sus numerosos altibajos (como su posible división en dos divisas o la extrema volatilidad de su valor), ha logrado atraer el interés de una concurrida audiencia. Tal ha sido el impacto del bitcoin en nuestra sociedad que se trata de la forma de pago por defecto en la Internet Oscura –no exenta de fraudes y estafas– pero también en el mundo real, con Japón como el primer país en aceptar pagos mediante bitcoins en sus comercios tradicionales.

Pese a estos avances en favor del uso de bitcoin como otro medio de pago cualquiera, como si de una tarjeta de crédito o una cuenta de PayPal se tratara, lo cierto es que no son pocas las voces que alertan de los riesgos para los consumidores de utilizar este procedimiento, principalmente debido a la ausencia del respaldo oficial de un Banco Central.

Pero en TICbeat hemos querido darle la vuelta a la tortilla y arrojar algo de luz sobre los beneficios y amenazas que afronta la parte ofertante: los vendedores, las tiendas online y cualquier negocio en la red que reciba pagos digitales. ¿Deben aceptar bitcoins para aumentar el abanico de opciones de pago a sus clientes? ¿Qué riesgos legales y económicos asumen con esta decisión? El debate está servido…

A favor

Los defensores de aceptar bitcoins en los comercios electrónicos defienden que una de sus principales desventajas -el anonimato, asociado con el pago de servicios ilegales- también puede convertirse en su mayor virtud. Ya sea por una percepción subjetiva de mayor seguridad para los consumidores o para garantizar su completa privacidad al comprar productos legales pero socialmente delicados (como artículos relacionados con el sexo, por ejemplo), el bitcoin tiene mucho que decir.

Asimismo, para las tiendas online el bitcoin esconde un as en la manga muy notorio en cuanto a la prevención del fraude se refiere. Al realizar un pago con tarjeta bancaria, y dependiendo de la pasarela de pago que se tenga y la nacionalidad de las dos partes, puede producirse que el cargo nunca llegue a poder realizarse porque la cuenta está sin saldo o, sencillamente, es robada y su dueño la ha bloqueado y denunciado. Sin embargo, con la creciente competencia de Amazon y sus envíos exprés, cada vez son más los e-commerce que envían sus productos en apenas 24 o 48 horas, con lo que pueden verse expuestos a fraudes en los que pierdan tanto el dinero de la transacción como el bien en si mismo. Con bitcoin no se pueden revertir pagos o devolver cargos: una cartera tiene un montante de dinero que es enviado a otra.

Pero el gran punto a favor para aceptar bitcoins en una tienda online tiene que ver con las comisiones. Actualmente, las tasas por pagar con tarjeta de crédito en una pasarela al uso pueden rondar el 10-20% del valor final del producto (con PayPal la tasa ronda el 3-4%), lo cual es especialmente dramático si el comercio se dedica a la venta de productos de muy bajo coste. En cambio, con los bitcoins, la comisión a pagar por la transferencia depende de la velocidad a la que la empresa quiere recibir su dinero, con lo que teóricamente es posible incluso no pagar absolutamente nada por el pago… aunque tardaríamos mucho más en obtener el dinero.

En contra

El principal argumento de los críticos con aceptar bitcoins en los negocios online ya lo adelantábamos al principio de este artículo. La alta volatilidad de esta criptomoneda hace que su valor sea demasiado inconsistente como para hacer planes a largo plazo, incluso para contemplar el pago a proveedores y la gestión eficiente de un stock. El bitcoin es capaz de cambiar su valor en apenas unas horas, viéndose increíbles subidas de su tasa de cambio en una semana y, a la siguiente, un significativo desplome. De hecho, los usuarios también saben esto, con lo que probable que compren nuestros productos cuando el bitcoin esté especialmente bajo en su valor para aprovecharse de que nuestra tienda no haya actualizado todavía los precios.

Asimismo, encontramos otro problema todavía sin resolver en la incipiente arena del bitcoin: la ciberseguridad. Y si bien ninguna pasarela de pago es 100% segura, lo cierto es que con esta criptomoneda hemos asistido ya a varios errores graves de seguridad en algunos de sus operadores que han provocado la pérdida de millones de euros a sus usuarios. Y, a diferencia de un sistema de transferencias al uso, donde podemos acudir a la justicia ordinaria para exigir indemnizaciones por un ataque de esta índole, en el caso de bitcoin no podremos contar con respaldo oficial de ningún tipo.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *